26.07.2013

Elvis Costello, elogio de la lluvia

Menéalo

elvis-costello

El músico británico venció a la lluvia en su actuación en el escenario verde en la segunda jornada del Heineken Jazzaldia. Costello tuvo un recuerdo para las víctimas del accidente ferroviario de Galicia, demostró una vez más su amor por Diana Krall, su mujer, y encandiló a San Sebastián junto a su banda The Imposters. 

MANUEL CUÉLLAR, San Sebastián

“Parece que hoy cantaremos algunas canciones que hablan de la lluvia”. Fue una de las primeras frases que pronunció el músico tras encadenar cuatro temazos para abrir su actuación en la segunda jornada del 48 Heineken Jazzaldia. Llegó tan elegante como siempre, con un traje negro de tres piezas y un sombrero claro. Y tan arrollador como de costumbre: I can’t stand up, High fidelity, Radio radio y Everyday I Write the book cayeron una detrás de la otra y sin descanso mientras sobre la arena de la Zurriola caía una molesta e insistente llovizna. Saludó a un público que conoce bien. “Encantado de veros de nuevo, han pasado algunos años desde que nos vimos por última vez”, aseguró el músico nacido en Londres. Concretamente tres desde su última actuación al frente de The Sugarcanes en la Plaza de la Trinidad. Cumplida su exquisita educación británica, Costello se quitó de en medio Alison, uno de sus grandes éxitos, en la primera parte del concierto. Hasta aquí, todo según lo previsto.

Pero la noche de ayer no fue como la primera.

El día anterior, en el arranque de esta nueva edición del festival, cuando Jamie Cullum saltaba al escenario, el brutal accidente de tren de Santiago acababa de ocurrir y la mayoría del público asistente al concierto no se enteró de lo sucedido hasta llegar a sus casas o, incluso, al día siguiente. Anoche, sin embargo, hasta Elvis Costello era consciente de la consternación de todo el país. Y quiso recordarlo sabedor de que pese a las muchas muertes, la vida debe continuar. “Esta es una canción triste que compuse junto a Clive Langer. Una canción de desconsuelo y aflicción que habla de la guerra, de aquellos que se iban en barcos para no volver”, aseguró al presentar Shipbuilding, una elegía antibelicista que escribió en 1982 movido por el conflicto de la guerra de las Malvinas en el que murieron 649 militares argentinos, 255 británicos y tres civiles. “Es una canción de pérdida y quiero dedicársela a todos los muertos en el accidente de Santiago y sus familiares. Quiero mandarles todo nuestro amor”. Un gesto de elegancia y compasión de un músico que el próximo 25 de agosto cumplirá 59 años.

Costello, pese al paso del tiempo, posee un amor por la música a prueba de cumpleaños. Lo demostró con temas como Watching the detectives, un reggae de la nueva ola de finales de los setenta que puso la playa a bailar; A slow drag with Josephine, esa recreación de los felices años 20 o la energética I don’t want to go to Chelsea. Pero también enseñó su corazón de quinceañero enamoradizo al interpretar Almost blue. “Es una canción que también canta mi mujer, Diana Krall, que en estos momentos está tocando en Madrid y que tendréis aquí en un par de días”, explicó el músico. Les separa la carretera, pero les une una canción que ambos incluyen en sus respectivos repertorios. Las estrellas del rock tienen corazoncito. También cantó She, un baladón de Charles Aznavour, para que el público pudiera ponerse meloso y no sintiera celos de su unión con Krall, aparentemente, a prueba de bombas. Todo con la fantástica y virtuosa compañía de The Imposters, la banda con la que anda de gira, formada por Davey Faragher (bajo), Pete Thomas (batería) y un Steve Nieve en los teclados en estado de gracia y que sin duda lleva una gran parte del peso de todo lo que ocurre y se escucha sobre el escenario.

Costello prometió canciones que hablaran de la lluvia y cumplió con su palabra. Mientras continuaba lloviendo y ya cerca de las dos de la madrugada se sacó un as de la manga e interpretó una versión de Purple Rain. Sí, anoche, mientras llovía en San Sebastián, Prince se apareció en la Zurriola y, cosas de la magia del Jazzladia, llevaba gafas de pasta y cantaba con la voz de un genio llamado Elvis.

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.