17.02.2019

Esa España a la que le siguen oliendo los calcetines

Menéalo
Casado, Abascal y Rivera convocaron y posaron juntos en la manifestación de la derecha en Colón.

Casado, Abascal y Rivera convocaron y posaron juntos en la manifestación de la derecha en Colón.

Esta semana me ha perseguido una foto. Ha ocupado la portada de casi todos los periódicos y en ella se ve a los líderes de la derecha y la ultraderecha, arropados por sus afines, en la plaza de Colón (pobre Colón). Miran al frente, con el mentón levemente subido, mientras escuchan el himno de España, en una especie de arrobo místico. Intentan ocultar sus mentiras y su desconfianza mutua bajo una bandera enorme. Nunca aceptarán que esa bandera cubre a todos los españoles, que hay otras maneras de sentirse español, tantas como ciudadanos, y que no necesariamente pasan por la suya. Frente a tanta mentira, caspa e intransigencia, hoy recomendamos leer (o volver a leer) ‘Contra todo esto’, de Manuel Rivas.

Es sabido que la suya es la de los hombres de bien, los herederos del general cuyos restos descansan en un mausoleo, mientras se niegan a enterrar con dignidad a los muertos arrumbados desde hace décadas en las cunetas. Es la España de la cleptocracia, la del capitalismo caníbal, la los toros, el saqueo al Estado, la de la mujer en casa, la de la misa obligatoria y la educación segregada y de pago, la de la testosterona, la que piensa que ser gay es una enfermedad y que los inmigrantes viene a robar y a delinquir, por eso hay que mantenerlos lejos. Es la España a la que le siguen oliendo los calcetines, aunque haya pasado por Harvard o falsificado un máster. Es la España a la que Rivera no quería darle la mano, pero hay muchas maneras de mostrar el afecto.

Otra bandera, en este caso la de los independentistas de ERC y PDeCAT, ha pesado más que el bienestar de los catalanes y hemos visto cómo sus votos se han sumado a los de los independentistas españoles (PP, Ciudadanos y Vox, los que nos quieren excluir a los españoles que no pensamos como ellos) para tumbar unos presupuestos que iban a paliar, aunque fuera mínimamente, los destrozos de una década.

Unos y otros querían elecciones. Los independentistas españoles para recuperar el poder, que consideran suyo, como el Estado y lo que contiene. Los independentistas catalanes para mantener el suyo porque saben que cuanto peor vaya en “Madrid” mejor les irá a ellos.

Habrá elecciones el 28 de abril (ya que estamos, cómo me hubiera gustado que se celebrasen dos domingos antes, el 14 de abril) y unos y otros saldrán en masa a votar. Su paladar no es tan exquisito, o caníbal, como el de la izquierda española. Una parte de esta izquierda se quedará en casa, con argumentos más o menos razonables pero que en todo caso facilitarán que la derecha recupere el poder y que se quede en él durante mucho, mucho tiempo. Una de las primeras medidas del tripartito andaluz ha sido darle la responsabilidad de aplicar la Ley de la Memoria Histórica a una diputada de Vox. El zorro cuidando de las gallinas. Es un anticipo de lo que podría venir.

Por eso, a todos estos ciudadanos que quizás estén desmotivados o que nunca hayan ido a votar porque no creen en el sistema o en los políticos (¿quién cree en ellos?, solo hay que exigirles que hagan su trabajo), les diría que leyeran Contra todo esto (Alfaguara), de Manuel Rivas, un libro necesario y luminoso del que hemos hablado en esta Área de Descanso. Publicado en abril del año pasado, antes de la moción de censura que renovó el ambiente fétido que se había instalado en el país, las palabras de Rivas son una sacudida contra la apatía, nos incitan a rebelarnos. “Siento vergüenza. La vergüenza te ayuda a ver. No es un desenlace, es el principio. La vergüenza abre paso a la esperanza. La esperanza no se espera. Hay que arrancársela de los brazos al conformismo”, escribe el autor gallego.

No nos conformemos. Todas las elecciones son importantes, pero creo que en estas que vienen nos jugamos demasiado. Podemos mantener la esperanza de que otro país es posible, por imperfecta que sea la política institucional, o quedarnos en casa y regresar al pasado, que sean otros quienes decidan por nosotros.

Menéalo

Sobre el autor

Javier Morales
"Soy escritor, periodista y profesor de escritura creativa. He publicado el relato autobiográfico "El día que dejé de comer animales", las novelas “Trabajar cansa” y “Pequeñas biografías por encargo” y los libros de relato “Ocho cuentos y medio”, “Lisboa” y “La despedida”. Imparto clases de escritura creativa en el taller de Clara Obligado y en la Escuela de Escritores. En Área de Descanso hablo de los libros que me gustan. Puedes seguirme o escribirme en: escrituracreativajaviermorales@gmail.com Puedes seguirme en:

Facebook: www.facebook.com/javier.moralesortiz

Twitter:https://twitter.com/javiermoralesor www.javiermoralesortiz.com

¿Quieres leer más artículos de este autor?

3 comentarios

  • El 17.02.2019 , guillem ha comentado:

    “la política o la fas o te la fan”
    Joan Fuster

    sí, creo que en España esta frase tiene especialmente sentido… les deseamos suerte desde Catalunya.

  • El 19.02.2019 , Manel Pina ha comentado:

    Hay quien olvida el duro pasado, puede ser que no hayan vivido una época pasada, pero seguramente sus padres o abuelos sí. No entiendo algunos pensamientos, o quizás “despensamientos”

  • El 19.02.2019 , Genadie ha comentado:

    Su artículo no hay por donde cogerlo. Me recuerda a los mismos topicazos simplistas que sueltan los del otro bando para seguir teniendo en qué diferenciarse. Con la pena que dais creyendo que sois mejores que los independentistas catalanes o los independentistas españoles (esto último, una bobada sin sentido, porque ya me dirán de qué se quieren independizar aquellos). Una estrategia un tanto infantil de rebajarlos a la misma altura a los dos para sobresalir yo. La izquierda es necesaria, pero una izquierda renovada, clara, fuerte, abierta, diversa, conciliadora, cercana, humanista, solidaria, que abandone el determinismo marxista, ya vetusto y superado, que abandone disquisiciones y circunloquios tan absurdos como aburridos como este que nos propone el autor sobre la contradicción primaria en lo social que debe imponerse a la contradicción secundaria en lo nacional o en la burguesía de la nación sin estado. Una trampa para mentes ociosas que se impresionan por el aparataje teórico e intelectual pero que no conectan con las personas reales y sus necesidades. Personas que no son como aquellas que dieron alas al socialismo y al comunismo, un siglo hace ya. Dónde está la izquierda, la de verdad? Esta no, por Dios. SOS

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.