28.03.2019

La Hora del Planeta llega este sábado: nos lo recuerda la mariposa apolo

Menéalo
Una mariposa apolo.Foto: Niall Benvie/WWF.

Una mariposa apolo.Foto: Niall Benvie/WWF.

Llega una nueva convocatoria de la Hora del Planeta, lanzada al mundo por WWF. Este sábado, 30 de marzo. Desde la sección ‘El Arca de la Tierra’, que esta organización conservacionista ha puesto en marcha con ‘El Asombrario’, os lo recordamos de la mano –o de las alas- de la mariposa apolo, habitual en la Sierra de Madrid y que, por el cambio climático, se ha visto obligada a desplazar su hábitat a más altura en busca de climas más fríos. Una pequeña mariposa que escala montañas huyendo del calentamiento. Es nuestro símbolo para este nuevo gesto mundial de lucha frente al cambio climático: la Hora del Planeta.

POR MÓNICA TIMÓN / WWF

Con la delicadeza de una pluma, la pequeña mariposa blanca se posa sobre una flor de pétalos del mismo color y desenrolla su trompa para extraer el néctar. Sus alas delanteras están decoradas con motas negras, color que torna a rojo y blanco en las traseras. Pronto comienza a agitarlas para revolotear hacia la siguiente flor y seguir con su comida.

Acaparan nuestra mirada con sus alas cubiertas de vivos colores, sus peculiares antenas o su singular vuelo, pero su importancia va más allá de su valor estético. Símbolo de buena salud de los ecosistemas, las mariposas son, además, un elemento fundamental por su labor en la dispersión de polen y como alimento para multitud de especies de aves, murciélagos y mamíferos insectívoros.

Pequeñas, pero ágiles y ligeras, las mariposas son uno de los grupos de insectos más numerosos del mundo. Pero, como casi todos los insectos, son muy sensibles a cualquier cambio en su entorno, y el cambio climático está haciendo que esas modificaciones se produzcan a pasos agigantados.

Precisamente, huyendo del aumento de temperaturas, la mariposa apolo, la pequeña mariposa de alas blancas decoradas con unas manchas negras y otras rojas, habitual en la Sierra de Madrid, se ha visto obligada a desplazar su hábitat a más altura en busca de climas más fríos. Así, ha escalado las laderas de la Sierra de Guadarrama hacia las cumbres: un ascenso de unos 212 metros en 30 años, tres décadas en las que se ha registrado un aumento de 1,3ºC en la temperatura media en las montañas donde habita.

Es una realidad: asistimos a una pérdida de riqueza natural sin precedentes. La vida salvaje se ha reducido a más de la mitad en menos de una generación, según nuestro último Informe Planeta Vivo (2018), y el cambio climático, que ya se siente en cada rincón del mundo, puede llevar al límite a muchas especies ya amenazadas.

Aunque los osos polares, las tortugas marinas o los pingüinos suelen ser la cara visible de esta grave amenaza mundial, la realidad es que afecta a cientos de especies diferentes y, como consecuencia de las complejas relaciones que se establecen entre todos los seres vivos, a ecosistemas completos.

Nuestro país no permanece ajeno a esta disminución de riqueza natural y es, de hecho, muy vulnerable al cambio climático. La tendencia general en España apunta a un importante empobrecimiento y relocalización de la biodiversidad, que se desplazaría en busca de zonas más elevadas altitudinal y latitudinalmente, es decir, más favorables climáticamente.

La mariposa apolo es solo un ejemplo más de cómo el cambio climático se ha convertido para muchos animales y plantas en un reto y un gran enemigo, que empeora amenazas como la destrucción de los hábitats, la contaminación o la pesca o caza excesivas.

Por eso, la adaptación a los impactos del cambio climático será clave para la supervivencia de las especies. Sin embargo, se estima que más del 30% de las especies podrían desaparecer por no ser capaces de adecuarse a esos cambios. Los animales y las plantas que viven en altitudes muy altas o muy bajas son particularmente vulnerables a esta amenaza.

No debemos olvidar que la biodiversidad es la red que sostiene y permite toda la vida en la Tierra, incluida la nuestra. La supervivencia de multitud de especies, nuestra calidad de vida y nuestro propio futuro dependen de lo que hagamos en los próximos años frente al cambio climático y la pérdida de vida salvaje asociada. 

Menos combustibles fósiles, menos plásticos, menos carne

Para concienciar sobre este grave problema, desde WWF celebramos cada año la Hora del Planeta, una campaña de sensibilización a nivel mundial que denuncia la pérdida de biodiversidad de nuestro mundo como consecuencia del cambio climático.

La Hora del Planeta moviliza a millones de ciudadanos, empresas, ayuntamientos y gobiernos de todo el mundo para que este sábado, 30 de marzo, apaguen durante una hora, de manera simbólica, las luces de sus monumentos, edificios y hogares. Con este sencillo gesto, se unen a una transición ecológica que ya es imparable, como lo demuestran las miles de iniciativas a favor del clima y la naturaleza que se están produciendo sobre todo entre gente joven, algo que arroja esperanza y luz a este urgente problema.

Este año, en el que se espera la participación de más de 180 países, WWF propone además tres retos concretos que ayudarán a evitar la acelerada degradación de la naturaleza. Unos retos que WWF promoverá para que todo el que quiera pueda unirse, lanzando el mensaje claro de que lo que puede hacerse en un día se puede incorporar a una vida.

Los retos son: Un día cero emisiones, que anima a no consumir combustibles fósiles o disminuir al máximo las emisiones. Un día sin plásticos de un solo uso, retando a que no se consuma ni un artículo de plástico de un solo uso durante este día. Y un día sin carne, que pide que este día no se consuma carne y se disminuya progresivamente su consumo, aumentando el de legumbres, frutas y verduras frescas y de cercanía.

Desde WWF, animamos a ayuntamientos, empresas, organizaciones y ciudadanos a unirse a este evento este sábado, 30 de marzo, de 20.30 a 21.30, apagando la luz y aportando su granito de arena en la protección de la naturaleza.

Otros artículos de ‘El Arca de la Tierra’:

El martín pescador y la protección del agua.

El leopardo de las nieves y la lucha frente al furtivismo.

  COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Menéalo

Sobre el autor

Un comentario

  • El 29.03.2019 , Elvira Sivelo. ha comentado:

    Hola.
    Me parece un tema muy interesante y una exposición clara y amena.
    Estaré encantada de recibir más artículos sobre temas similares.
    Mucha suerte con El Asombrario.!!!
    Un saludo.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.