29.12.2012

José María Cuéllar: Fotos que hay que buscar y fotos que se encuentran

Menéalo
Fotografía de José María Cuéllar

Fotografía de José María Cuéllar

FOTÓGRAFO AFICIONADO PERO OBSESIVO Y PERFECCIONISTA, EL AUTOR (@cuellar) NOS CUENTA LA EXPERIENCIA DE ACERTAR. LA TÉCNICA DE UN ARTE QUE COMBINA LA PERICIA CON LA TECNOLOGÍA Y LA FUGACIDAD DE LOS INSTANTES. EN 2013 ESTARÁ PRESENTE EN FLECHA, UNA DE LAS FERIAS DE ARTE CONTEMPORÁNEO PARALELA A ARCO

JOSÉ MARÍA CUÉLLAR 

Buscar fotos es un pasatiempo entretenido y gratificante. Se puede  elegir el lugar,  la luz y el momento. Probar todos los encuadres, en diferentes épocas del año y en diferentes horas del día. Ensayar con los objetivos y repetirlas mil veces hasta conseguir lo que se busca. Se termina conociendo bien el lugar y teniendo una idea clara de lo que se quiere conseguir, mas bien, de lo que se anda buscando. La búsqueda puede durar desde horas hasta años. Son las fotos de un paisaje, de una arquitectura o de una ciudad, por ejemplo.

La mayoría de mis fotos son buscadas y las planifico previamente. Cuando tras mucho ensayo y error por fin doy con el encuadre, luz y focal apropiados, miro por el visor y se que la búsqueda ha terminado.

Pero lo que hace a la fotografía una actividad mágica es que hay fotos que se encuentran por el camino sin buscarlas. Son únicas y difíciles de repetir porque captan un momento fortuito y casual. Se capturan en ese instante o se pierden para siempre. No se puede volver otro día ni esperar a tener mejor luz. Con la práctica se pueden anticipar algunas y si se tiene la disciplina de ir siempre con la cámara preparada, atraparlas. Cuando el ojo por fin está entrenado, se ven  muchas de estas fotos encontradas en todo tipo de situaciones. Algunas se pueden sacar y otras muchas se escapan, por ejemplo si el encuentro sucedió al volante sin ocasión de parar. Esto último es bastante habitual y frustrante.

Cuando se da el caso de ir buscando una foto determinada y ocurre a la vez un encuentro casual el resultado puede ser brillante. Por ejemplo, un día iba por el campo buscando una foto de amapolas sobre prado verde y Alicia se quedó parada un momento en el cruce de caminos decidiendo cuál tomar.

Otro día iba buscando una foto de un mar de lava y de repente dos personas aparecieron hablando a lo lejos y estuvieron paradas un segundo y siguieron su camino. (Fotografía de apertura de este post)

En momentos como estos es donde realmente me pregunto si encontré la foto o fue ella la que me encontró a mí.

José María Cuéllar expondrá su trabajo en la feria Flecha del 3 de febrero al 3 de marzo

Menéalo

Sobre el autor

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.