19.02.2014

JustMad y JäälPhoto, otras ferias de arte son posibles

Menéalo

Obra de la galería Mad is Mad para JäälPhoto © Rainer Torrado.

La Semana del Arte en Madrid nos trae cinco citas importantes. ARCO como feria-madre, con Finlandia como país invitado este año, más Art Madrid, Flecha, JäälPhoto y JustMad. En su línea de apoyar lo nuevo, distinto y emergente, ‘El Asombrario’ entrevista a Carolina Bustamante, directora de JäälPhoto2014, y Guillermo Espinosa, director artístico de JustMad5; propuestas que ya son referentes de otra forma de acercarse al público, con espacios híbridos, con ambientes más desenfadados, con precios más democráticos. 

Carolina Bustamante, directora de JäälPhoto2014

Como buena colombiana, es de apaciguadora dulce sonrisa, y restauradora de arte de profesión, pero desde su llegada a España se ha acercado al campo de la gestión de exposiciones de arte contemporáneo. Ahora se mueve en muchos frentes: ha asumido la dirección de JäälPhoto, se ha incorporado recientemente como coordinadora de exposiciones en el Museo Reina Sofía, desarrolla un proyecto de comisariado en La Casa Encendida y adicionalmente se dedica a la docencia con diversas plataformas de formación profesional. “Es mucho trabajo, pero afortunadamente todos son proyectos que me motivan. ¿Para dónde voy? No tengo idea, supongo que para donde me lleve la vida”.

¿Qué hace a JäälPhoto diferente a otras de las muchas citas artísticas que se suceden en Madrid a lo largo del año, y sobre todo en torno a ARCO? 

Lo más evidente sería decir que el formato, lo cual, de por sí es ya una gran diferencia. Para empezar, marca una relación espacial diferente con el espectador y plantea un tipo de visita en la que tanto el recorrido como la experiencia son radicalmente diferentes a lo que encuentras en las demás ferias. No se trata de stands cuadrados en los que solo varía la dimensión y cuya distribución hace que compitan visualmente unos con otros; en el caso de JäälPhoto tenemos un edificio lleno de habitaciones abiertas al público, mostramos espacios autónomos, con identidades muy particulares, con montajes específicos y creativos, que han tenido que adaptarse e integrar la habitación, usándola a su favor y a favor de las obras expuestas… Intentamos no ser monótonos en forma alguna. Por otro lado, cuando el público entra en una habitación, entra a la vez en el espacio íntimo del galerista, es como abrirle las puertas de casa, y en este sentido obliga tanto a uno como al otro a entablar una relación más cercana, que es uno de los objetivos que perseguimos. Por lo demás, creo que lo que nos diferencia es una cuestión de actitud. Proponemos otro modo de acercarnos al arte y a la fotografía. Nos interesa crear un evento que sea festivo, donde los participantes se diviertan, donde el público se divierta, donde se pueda disfrutar de la fotografía y se pueda acceder a ella sin necesidad de acartonamientos o barreras creadas bajo cierta idea del arte como privilegio. A ello nos referimos en parte cuando nos denominamos como una feria joven; no se trata solo de que llevemos poco tiempo en la andadura, sino más bien de la actitud, el ambiente y la visión que tenemos sobre lo que debe ser un evento de arte y fotografía contemporánea y de cómo debemos relacionarlo o abrirlo al público…

¿Qué balance haces de la edición del año pasado, que fue la primera de JäälPhoto?

Para ser una primera edición, encontramos una buena recepción de la propuesta, tanto por parte del público como de la crítica; conseguimos un evento sólido y con muy buen nivel, muy visitado por fotógrafos y profesionales del campo. Esto ha sido muy importante a la hora de plantear y proponer la segunda edición a las galerías. Luego siempre encontramos puntos que reforzar y que esperamos mejorar y replantear este año: alcanzar un mayor nivel de ventas, dinamizar el evento con una programación paralela a las exposiciones, ampliar la difusión en prensa y medios…

Obra de Calendario Pez. Sin título.

Obra de Calendario Pez para la galería 3K ART en JäälPhoto.

¿Qué podremos ver en esta edición? ¿Novedades?

En esta edición hemos apostado por dar más cabida al vídeo-arte como expresión complementaria a la fotografía. Creemos que son formatos muy cercanos en su lenguaje y que, por tanto, dialogan de manera muy efectiva. Además, hemos trabajado muy de cerca con las galerías y colaboradores para ofrecer al público una programación variada, completa y de gran interés, de forma que incentivemos más movimiento e interacción con los contenidos de la feria; tendremos proyecciones de vídeo, charlas, encuentros, performances, entrevistas, talleres, entre muchas otras cosas. Finalmente, Hago Cosas presenta su próximo proyecto: JäälProject, un espacio complementario pensado para crear un puente entre fotógrafos jóvenes no representados aún y las galerías en busca de nuevas propuestas. Invito a todos a consultar el programa en nuestra web.

¿Hay algún nexo en los participantes en JäälPhoto, alguna característica en común?, ¿qué criterio manejáis en la selección?

Cuando recibimos las propuestas de las galerías, buscamos en principio cierta afinidad con nuestra propia sensibilidad: buscamos impacto visual o emocional, frescura, ironía, potencia, actualidad… No nos gusta limitarnos en términos de tipologías, temáticas, técnicas, géneros; preferimos ofrecer un abanico amplio de visiones sobre lo que somos hoy como sociedad y de las muy diversas formas que existen de expresarlo. Lo que sí pesa en gran medida a la hora de hacer la selección de participantes es, principalmente, que la galería hable nuestro mismo lenguaje, entienda y apoye nuestra propuesta, y apueste por el cambio en su forma de presentar a los artistas y de relacionarlos con el público. Por esta razón, una buena parte de nuestras galerías viene de ediciones y experiencias pasadas; se trata de un grupo maravilloso que siempre nos ha apoyado y que comprende perfectamente lo que implica nuestro modelo, que siempre nos han aportado ideas y a quienes debemos en gran medida la forma que adquiere hoy en día el proyecto.

¿Cómo ves, Carolina, el panorama artístico fotográfico actual? Aparte de la multiplicación de los panes, las fotos y los peces, ¿alguna tendencia a destacar?

¿En términos globales? ¡Uf! Es un panorama complejo, amplísimo, confuso y, a fin de cuentas, maravilloso en su extensión y posibilidades. Es difícil, de hecho, destacar algo en concreto, pues me parece que quien resalte algo lo hace desde su propio universo, contexto, gustos e intereses. Yo en particular tiendo a apreciar mucho propuestas en las que se mezcla de manera muy fina lo documental y la ficción; pienso en alguien como Walid Raad, por ejemplo, así como la fotografía en la que bien por medio de la escenificación o el reportaje se hace una reflexión política consciente y comprometida, como podría ser lo que hace Liu Bolin.

Tus referentes artísticos. Algunos nombres que te hayan marcado en tu carrera.

Difícil de contestar…, aparecen muchos nombres en la cabeza. Me marcan figuras como Débora Arango o Luis Caballero en Colombia; la una por su arrojo y el otro por el desgarro emocional que siempre produce. Cuando me acerco a los estudios de arte contemporáneo y cultura visual, me fijo maravillada en la obras de Jenny Holzer, Bárbara Kruger y su forma de explicarme el espacio público; de allí paso a mirar la calle y la obra de artistas con los que no dejo de identificarme plenamente (Richard Hambleton, John Fekner, Invader, BLU, Os Gemeos, JR, Iconoclasistas, Bastardilla, Eltono, Nuria Mora, Miss Van, Faith47, Boamistura, Roa…). En relación a todos ellos pienso en Jean Dubuffet y su forma de entender la marginalidad en el arte… Tendría que hablar también de Guillermo Gómez-Peña y el colectivo La Pocha Nostra: el otro, el inmigrante, las etiquetas, el cuerpo, los estereotipos…, todo está allí y, para quien es inmigrante y colombiano, todo esto dice mucho. Si nos limitamos a fotografía, no sé, tal vez volvería a pensar en fotógrafos que han mirado la calle y la han documentado: Brassaï y Martha Cooper.

Organiza la feria de tus sueños. ¿Cómo sería?

Creo que no sería del todo una feria en realidad o al menos intentaría que la palabra feria desapareciera del nombre del evento; esto, por la connotación económica que tiene la palabra feria… Y no porque me parezca mal que exista un espacio donde el artista pueda comercializar su obra para vivir de ella; ¡todo lo contrario! Creo que es algo necesario. Lo que me molesta de la palabra feria, y de muchas ferias en general, es la simplificación del evento a una especie de mercado donde los stands se convierten en escaparates, donde no se piensa en la experiencia estética del público y donde la accesibilidad es tan limitada que solo quienes poseen una gran fortuna pueden realmente cumplir el objetivo de la compra. A mí lo que me gusta es la idea de crear un espacio donde mirar, pensar y estimular la mente y el cuerpo con el arte, donde el artista y la galería puedan entrar en relación directa con el público y comunicarle algo más que el precio, donde el objetivo último sea, más que vender, enamorar al visitante con la obra. Suena romántico e ingenuo pensando en el mundo en el que realmente vivimos, pero estamos hablando de sueños, ¿no? Así que la feria de mis sueños no sería una feria, sería, muy en la línea que venimos trabajando, un gran evento artístico, en un espacio inaudito, con un montaje estimulante, donde todo lo que se presente esté a la venta y donde quienes participen, tanto público como expositores, estén buscando diálogos, proyectos, intercambios, colaboraciones…

¿Cómo ves el panorama artístico en Madrid?

Paralizado y activo a la vez. Pasan muchas cosas, pero por falta de apoyo y por el castigo brutal que está viviendo el arte y la cultura a manos de las políticas públicas y económicas del Gobierno, los espacios se desvanecen, las propuestas no se proyectan como debería. Artistas hay, buenos y muchos; pero como sucede en muchos sectores, estos intentan mirar más para afuera que localmente, y eso es normal y apetecible en una situación como la actual. Sin embargo, el campo sigue en movimiento, las propuestas de exposiciones, festivales, encuentros, etc., aparecen a la orden del día, demostrando que existe la voluntad de seguir trabajando y abriendo espacios de reflexión. Prueba de ello es lo que pasa esta semana: cinco ferias al mismo tiempo, se reúnen en Madrid cientos de artistas, galerías, críticos, coleccionistas… Todo el público tiene los ojos puestos en lo que se comienza a conocer como la semana del arte de Madrid; eso tiene que ser un indicador positivo.

¿Y cómo ves Madrid?

Contenida; con ganas de explotar y transformarse…, de volver a ser.

G Fernando PRadilla El Museo. Felix Fernandez

Galería Fernando Pradilla. ‘El Museo’ de Félix Fernández en JustMad.

Guillermo Espinosa, director artístico de JustMad5

Periodista cultural de inconfundible enroscamiento (en sus bigotes). Muy interesado en los proyectos artísticos y la gestión cultural, su experiencia se encuadra hasta ahora dentro de la gestión independiente y el non profit. “Hacerme cargo de una feria de arte contemporáneo me pareció un reto, desde luego”. Comenzó a hacer proyectos artísticos con Casas y Calles, una acción colectiva en que abrían las casas un día a intervenciones de artistas, y continuó montando un proyecto a la contra, The Black Pillar, co-comisariado con Tolo Cañellas: un pilar de obra en un garito muy oscuro, pensado para piezas site-specific desarrolladas en las peores condiciones de observación posibles. “Era lanzar un reto a artistas emergente locales, y consagrados internacionales (los alternábamos), en el que participaron algunos artistas que no había expuesto antes en España, como Dean Sameshima o Angelo Plessas”. Luego heredó de Virginia Torrente, Giulietta Speranza y Andrés Mengs el espacio Frágil, una vitrina abierta a la calle que es hoy por hoy el non profit art space (espacio autogestionado sin ánimo de lucro) más longevo de la capital, y que tras tres años de exposiciones mensuales, acaba de ceder a la comisaria Cristina Anglada. “Me gusta trabajar desde la independencia, de criterio estético y discursivo, no tanto de economía, porque esto vuelve todo más complicado y sí, a veces precario, y hacer trabajos de base: generar sinergias e implicar a públicos no especializados, poner el arte al servicio de todos”. Su proyecto inmediato tras la feria es irse a Miami, al South Center Art Florida, a elaborar una serie de exposiciones en unas grandes vitrinas abiertas a la calle que posee el centro en plena Lincoln Road de Miami Beach, proyecto posible gracias a la ayuda de Acción Cultural Española (ACE).

¿Qué hace a JustMad5 diferente a otras de las muchas citas artísticas que se suceden en Madrid a lo largo del año, y sobre todo en torno a ARCO? 

Creemos que hemos hecho una apuesta honesta en relación al contexto actual. Una feria voluntariamente más pequeña y más cuidada, con propuestas más al hilo de eso que consideramos “arte emergente” o “joven” y también “mid career“, que no dejan de ser convenciones reductoras pero relativamente prácticas. JustMad5 ha apostado por respaldar también espacios híbridos o nuevos formatos de galería, espacios que modifican las bases tradicionales de la práctica; tenemos galerías convencionales, claro, pero también espacios de producción que han comenzado a comercializar arte para mantener su actividad, o los llamados artist-run spaces: espacios y galerías gestionados por los propios artistas. Son otro modelo dentro del mercado. Hemos insistido también en seguir internacionalizando la feria: atraer a algunas galerías de calidad que no han visitado Madrid antes, como Galerie Dukan (París), Martin Mertens (Berlín), Local (Chile) o Moproo (Shanghai), entre otras, y hemos invitado a jóvenes comisarios y gestores internacionales a visitarnos, que son el futuro de la profesión. Tratamos de ampliar fronteras pero siendo consecuentes con nuestra complicada situación como mercado, más motivada por una cuestión de imagen nacional que por la estricta realidad. Y creemos que también es una feria con otra actitud: mucho más distendida y abierta al público general. Abriremos de noche, la deriva o paseo por la feria se ha pensado para que resulte una auténtica experiencia, ofrecemos mini-conciertos de música electrónica experimental desarrollada como otra vía de trabajo por artistas plásticos. Una feria de arte demasiado extensa en un momento en que todas las lógicas del crecimiento capitalista están en cuestión no era lo más adecuado. Otros modelos son posibles, está claro.

¿Qué podremos ver en esta edición? ¿Alguna novedad? ¿Algo destacable, secciones nuevas?

El primero de todos los cambios es la ubicación. Literalmente nos hemos elevado por los aires: de aquel enorme parking del Hotel Puerta de América a la planta Logia del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, un ático acristalado y con una enorme terraza que creo que matiza estupendamente la visita a la feria, y la convierte en una experiencia distinta. Y también que, pese a la reducción de expositores, o precisamente por ello, hemos multiplicado nuestros proyectos paralelos: aparte del programa general de exposición, hemos creado JUST ON PAPER sobre creación en papel (dibujo y no solo dibujo), JUST ON SCREEN (sobre creación reciente en vídeo-arte), JUST SIZED (escultura e instalación de gran y mediano formato, pero a modo de contestación a las implicaciones de poder del gran formato) y quizá el proyecto más hermoso de todos, JUST RESIDENCE: cuatro residencias para artistas latinoamericanos en España, arropados por sus galerías, ideado y desarrollado por la comisaria chilena Andrea Pacheco. Estos artistas han creado obra en nuestro país que exhibirán en la feria. Son jóvenes pero con un futuro extremadamente prometedor. Y también los JUST TALKS: conferencias con puntos de vista novedosos sobre creación en papel, gestión independiente y coleccionismo en modo generacional. Y, por supuesto, esa otra parte más lúdica, más de pararse a relacionarse, intercambiar ideas, disfrutar del espacio y hasta divertirse escuchando música experimental y dj’s que es el JUSTMAD CURATED BAR.

Tú que llevas mucho tiempo en este mundo como periodista y comisario, ¿cómo ves el panorama artístico actual? 

Muy vital, globalizado, ultra-referencial, lleno de propuestas de diversa índole. Me interesan fenómenos muy nuevos: las relecturas con algo de carácter meta-artístico sobre estéticas pasadas pero actualizadas, como se está haciendo con principios de las primeras vanguardias y, a la par, con movimientos de los sesenta y setenta. También la mezcla cada día más evidente entre discursos conceptuales y racionales y otros totalmente irracionales –el pensamiento simbólico, el esoterismo, el new age-; la presencia de estéticas surgidas del boom digital, que ahora parece luchar contra sí mismo y negar la virtualidad, aplicándose a lo objetual en lo que hemos dado en llamar post-internet; la proliferación de estéticas que toman referentes en hechos culturales y estéticos marginales de los ochenta y noventa aplicándolos al hoy –y aquí no hay lecturas meta artísticas todavía: no ha dado tiempo… Cada vez más personas pueden dedicarse a la creación, cada vez las herramientas son más amplias y más accesibles y las voluntades más libres…, eso quiero creer al menos. Y también –aunque este discurso es algo ambiguo en términos puramente sexuales- creo que contamos con una gran ventaja: la plena incorporación de los discursos femeninos a la esfera del arte. Es toda una revolución; el siglo XXI está trayendo de una vez por todas el fin de semejante y bárbara desigualdad. Ya era hora.

Danos tus referentes artísticos. Algunos nombres que te hayan marcado…

Casi todo me ha influido de algún modo, y mis gustos son muy amplios. Así que te voy a dar al menos algunos nombres de lo que ahora mismo me tienen subyugado. Algo muy generacional y emergente, muy de lo que estamos hablando. No menciono a los que estarán presentes en esta feria; sería un desconsiderado trato de favor que no puedo asumir. Veamos: Timur Si-Quin, Angelo Plessas, Cyprien Galliard, Manu Arregui, Pepo Salazar, Yorgos Sapountzis, María Loboda, Simon Fujiwara, David Mutiloa, R. Marcos Mota, Cory Arcangel, Banks Violette, Aïda Ruilova, Ilja Karilampi, Nuria Güell, Haris Epaminonda, A Kassen, Superflex, Rubén Grilo… He omitido voluntariamente a aquellos que pertenecen a una generación anterior a la mía, y a muchos que son amigos cercanos porque a estos ya se lo digo cuando los veo. Y a muchos otros para no aburrir con un índice onomástico. En el mundo de la gestión y el comisariado, también he de citar a esa gente cuya modélica actuación y capacidad me sirven de ayuda e inspiración, tanto como sus generosos consejos: Rafael Doctor, José Guirao, Giulietta Speranza, Virginia Torrente, Joaquín García, Agustín Pérez Rubio, Octavio Zaya…

La New Gallery para JustMad. Jorge Fuembuena. Studium, 2012.

‘Studium’ (2012), obra de Jorge Fuembuena para La New Gallery en JustMad.

Organiza la feria de tus sueños. 

Pues tendría más o menos el número de expositores que tiene JustMad5, no más de 40, y a ser posible más o menos los mismos programas paralelos. Mejor más, y cada uno con su propio comisario al frente. Contaría con poquísimas paredes y cada display expositivo para cada programa se haría ad hoc y siguiendo criterios estéticos extremos y diferenciados. Y al menos un programa de seis a ocho artistas comisariados por la propia feria y a lo grande. Y demandaría un espacio enorme, de corte industrial o abandonado, de esos que solo encuentras disponibles en ciudades ubercapitalistas como Londres, Hong Kong, Shanghai o Nueva York. Vamos, todo eso que la falta de dinero y el propio concepto de feria, tanto sus nudos vinculantes como esa subyacente inevitable de negocio, siempre te impiden hacer. En total: una sana locura. A lo que alude precisa y veladamente, en juego de palabras anglosajón, nuestra feria. Muy cuerdo no estoy, como se puede ver.

¿Cómo ves el panorama artístico en Madrid?

Luchando denodadamente contra todos aquellos que, por omisión de deberes, dejadez, ignorancia, malas prácticas, corrupción moral, económica y de gestión, deseos de control ideológico, populismo  o voluntario enconamiento, y excusándose de forma cobarde en la crisis, están haciendo todo lo posible por desestructurarlo o dañarlo.

¿Y cómo ves Madrid, Guillermo?

Recuperando al fin su vitalidad. Es una ciudad acostumbrada a tener dirigentes que no se la merecen. Lo que siempre me ha fascinado de Madrid es su cosmopolitanismo pese a todo: vivimos en una ciudad relativamente pequeña, interior, cara, a veces incómoda, con unos servicios que no paran de encarecerse para la poca oferta vital que propone la ciudad. Los madrileños pagan mucho por vivir donde viven, y reciben muy poco a cambio de sus dirigentes: las estructuras culturales son escasas y mal gestionadas. De ahí que la escena independiente sea tan activa y tan fundamental y necesaria. Y que la ciudad soporte una tradición nocturna y de vida en la calle a todas horas, donde se gestan las relaciones, las amistades y también muchas ideas. Algo que molesta profundamente a los gobiernos y que tratan de silenciar constantemente, porque para ellos el modelo de capital ideal parece estar más cerca de Valladolid que de Berlín o Londres. Es muy triste, pero los madrileños resisten, y tras estos últimos años de preocupación y repliegue, de tristeza y aburrimiento forzados, están volviendo a recuperar la calle, la noche, el vínculo y la estructura de comunicación e interrelación de base. Poco a poco. Y desde luego, en una versión cada vez más clandestina -la presencia policial es constante, signo del mucho miedo actual del poder a sus ciudadanos libres- y underground, como si hubiésemos retrocedido dos décadas en libertades y costumbres, y tuviéramos que reconquistarlas. El Madrid cool y pseudo sofisticado de los últimos años, ese sí que está desapareciendo en función de uno creo que mucho más interesante, porque es patrimonio puro de esta ciudad: un ambiente cutre, desenfadado, divertido, aglutinador y que no se fija en estas tonterías inanes y vacías que cierto snobismo trajo consigo. Digamos que ahora, por suerte, importan más las personas que la decoración; la gente con la que compartes ideas que el marco donde lo haces.

Más información: www.jaalphoto.com (21, 22 y 23 febrero) y news.justmad.es (del 19 al 23 febrero).

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

2 comentarios

  • El 21.02.2014 , José Manuel García Rupérez ha comentado:

    Me entusiasma tu filosofía de compromiso con el arte, la cultura y el medio ambiente. Aunque proyecte la sombra de la utopía, hay que seguir confabulándose con ella. Un abrazo. JM

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.