27.01.2020

Las ‘Kellys’, esas mujeres-duende casi invisibles que logran que todo funcione

Menéalo

Ilustración: Pixabay.

Hemos recibido en la Redacción de ‘El Asombrario’ una nueva carta del niño Guille, de la mano de Alejandro Palomas, pidiéndonos a ver si podemos hacer algo para que las ‘Kellys’, esas mujeres-duende que limpian nuestra vida y consiguen que la rutina continúe, reciban un trato digno.

Hola, señor Director. Es que como es enero, parece que todo va más despacio porque en invierno, como cuando salimos del cole ya casi está oscuro, no me da tiempo de escribir cartas por los deberes y bueno. Nazia dice que ahora en Pakistán hace frío pero distinto y el sol llega a otra hora. Lo que pasa es que antes tiene que pasar por aquí, porque le queda de camino y entonces se queda un rato para que la panadería abra y las personas no se tropiecen tanto como en Alaska del Norte y también para que las señoras mayores que están en el hospital puedan hacer la fotosíntesis.

A mí me gusta el invierno, aunque es mejor no decirlo mucho, porque cuando lo digo siempre me dicen “ualaaaaa, qué dices, ya tenía que salir Guille, siempre al revés de todo el mundo”, y creo que a papá también le gusta. Es que les pasa a todos los padres y a lo mejor a las madres no tanto, porque cuando llega el verano y estamos de vacaciones, los padres que se toman el aperitivo con papá en la terraza de la plaza siempre dicen: “Pero qué ganas de que llegue el invierno y empiece el cole. A ver si vuelve la rutina de una vez”, que yo no sé muy bien lo que es. Lo de la rutina, digo. Nazia dice que debe de ser como esas cosas que siempre vuelven todos los años, como la gripe o los Reyes o la Navidad, que es antes de las rebajas porque es más cara, pero la rutina yo no la he visto nunca y Nazia tampoco. Además, no la anuncian en la tele y tampoco es fiesta ni nada, por eso me parece que a lo mejor es una cosa de mayores, porque la señora Ernestina, la del kiosko, un día le dijo a María Elisinda, la chica de Perú que cuida del señor que vive en la casita con jardín de la plaza, que a veces la rutina te mata y otras, cuando llega, es una bendición.

Bueno, es que tengo una cosa que es un secreto porque no lo sabe nadie, bueno solo Nazia porque ya se lo he dicho. Ayer me olvidé las llaves de casa en el cole y volví a buscarlas porque si no papá se pone nervioso y es mejor que no, y cuando llegué estaba todo oscuro, pero había luz en la clase de sexto. Entonces me acerqué sin hacer ruido y me asomé y ¡vi unas mujeres que me parece que no eran de verdad porque eran mágicas! Es que eran cinco o más y debían de ser primas o hermanas de María Elisinda, la que cuida del señor de la plaza, porque se parecían mucho y hablaban igual y limpiaban los cristales y barrían y ponían las sillas en orden y todo el rato cantaban una canción que yo me sé que se llama “Despasito” y parecía que bailaban con las escobas y con la fregona como los deshollinadores con Mary Poppins pero con uniforme verde y bueno. Es que ya no vi más porque tenía que volver corriendo a contárselo a Nazia y sin llaves ni nada y cuando llegué a la plaza, Nazia estaba delante del kiosko y se lo conté todo, y ella me miró muy raro y dijo, muy bajito: “Son las Kellys”.

“¿Las Kellys? ¿Quiénes son?”, le pregunté.

Nazia puso la cara que pone cuando se aburre de algo pero no mucho y dijo: “Son una familia de mujeres duendes que limpian por la noche la ciudad. Y la escuela también. Y los hoteles. Y todo. Por eso no nos morimos. Si no existieran, no habría cole, ni comida, ni nada y tendríamos que buscar otro planeta más rápido que ahora. Pero solo salen cuando está oscuro, porque como son como de Harry Potter y dan tanta luz, recargan la batería de los países. Además, no pueden salir de día.”

“¿Por qué?”.

“Es que no me acuerdo bien, pero me parece que dijeron en la tele que es porque si no las vemos no les tienen que pagar y así no se nota”.

Y ya no pudimos seguir hablando porque empezó a llover un poco y bueno.

Señor Director, es que quería pedirle una cosa que a lo mejor se puede: ¿Usted tendría un rato corto pero no mucho para hablar con el Presidente Nuevo del Palacio que ha llegado primero al trono porque tiene las piernas muy largas y así claro y decirle que las Kellys son duendes y que a lo mejor son amigas de Mary Poppins, bueno, seguro, y que escriba en un pergamino que por orden del rey las Kellys tienen que cobrar dinero de verdad en billetes porque si no les pagan no pueden salir de día y conocer a su prima María Elisinda ni tomarse el aperitivo en la plaza cuando hace sol para que puedan ser personas cuando no van vestidas de verde ni llevan las escobas?

Es que si son duendes, seguro que saben cosas que son muy importantes, ¿no?

Menéalo

Sobre el autor

Alejandro Palomas
Novelista, traductor y poeta, ha recibido, entre otros, el Premio Nacional de Literatura Juvenil 2016 con Un hijo y el Premio Nadal 2018 con Un amor. Su obra ha sido traducida a más de 20 lenguas.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

2 comentarios

  • El 27.01.2020 , Mary ha comentado:

    Permítame hacerle un.inciso, las Kellys no sólo son verdes, ni son sólo las que limpian colegios , limpiamos hoteles y también existen asociaciones de Kellys Unión a nivel nacional e incluso en Canarias y Cuba.
    Lo invitó a buscar info, pues hay kellys luchando a las que no les gustan los medios.
    Gracias.

  • El 28.01.2020 , Rosario ha comentado:

    Soy una kelly y m a encantado el relato del niño, también como lo a pasmado el escritor.. Doy gracias por q poco a poco, somos menos invisible. Hace poco salí en tlv. En la mañana, y en la 6 de Susana espejo público, por ganar a laa mutua y a la seguridad social… Por un cambio de contingencia.. No m reconocía q la enfermedad q padezco era común… Una gueza m a dado la razón, y ya estoy como enfermedad profesional… Tenemos q andar denunciando, porq no tenemos las enfermedades reconocida, producida por este trabajo. Pedimos la jubilación a los 60 años, yo soy más joven y soy una mujer destruida física y scologico. Por la carga de trabajo q nos pone. Bueno espero q no aya aburrido… Un saludo ROSARIO VICENTE . UNA KELLY DE HUELVA.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.