‘La Criatura’, un thriller sobre basuraleza, una ‘asesina en serie’

‘La Criatura’, un thriller sobre basuraleza, una ‘asesina en serie’

Detalle del cartel de ‘La Criatura’.

Menéalo

Detalle del cartel de ‘La Criatura’.

Realmente es una ‘criatura’ asquerosa. Tan deforme como peligrosa. Nadie querría cruzarse en su camino, y sin embargo, ahí está, en pleno bosque y en los ríos. Y nosotros, inconscientes, la alimentamos a diario. La protagonista del thriller lanzado por el Proyecto Libera, creado hace tres años por SEO-BirdlLife en alianza con Ecoembes para concienciar y movilizar a la ciudadanía sobre el abandono de basura en la naturaleza, es una masa repugnante formada por residuos higiénicos. Toda una asesina en serie que se mueve por nuestros retretes.

Una nueva amenaza está afectando al planeta. La hemos creado nosotros… Y en nuestras manos está también ponerle fin. Es el mensaje que lanza el logrado tráiler de La Criatura, “una serie basada en hechos reales que no queremos tener que rodar”. Con ambiente de thriller, el avance cinematográfico remite directamente a las películas sobre esos terribles asesinos en serie que se escabullen continuamente, que no terminan de ser detectados, pero que merodean a nuestro alrededor con las peores intenciones.

La Criatura es así.

La Criatura está formada por toallitas higiénicas, preservativos, compresas, tampones, lentillas, bastoncillos para los oídos… Una asquerosidad, vamos.

¿Y por qué se han fijado en ella los responsables del Proyecto Libera? Lo explicaron recientemente en la presentación del thriller Miguel Muñoz y Sara Güemes, coordinadores y portavoces de la ONG SEO-BirdLife y de Ecoembes, respectivamente, para el Proyecto Libera: Tras tres años de trabajo contra la basuraleza, una docena de salidas al campo y los ríos –las campañas denominadas “1 metro cuadrado”, en las que han participado en total unos 70.000 voluntarios–, han podido clasificar nuestros impresentables restos que habitan en la naturaleza.

Y el resultado es que los tres tipos más abundantes son absolutamente indeseables: colillas, residuos plásticos en general y residuos de productos sanitarios o destinados a la higiene personal, muchos de ellos también conteniendo microplásticos, una de las principales amenazas para el medioambiente, la biodiversidad y la salud humana, por su extraordinaria capacidad para introducirse en la cadena trófica y acabar en nuestros organismos. En la última campaña de 1 metro cuadrado por los ríos, embalses y pantanos, de los más de 30.400 desechos encontrados y recogidos, las toallitas húmedas fueron los objetos más comunes.

La Criatura es un ser abominable y peligroso. El inodoro es la puerta de entrada de diversos residuos de pequeño tamaño, de consumo rápido y frecuente que pueden terminar en los entornos fluviales y marinos. Una masa invasiva, sin escrúpulos de ningún tipo, que lo mismo asesina a un pez que acaba introducida en el cuerpo humano, con consecuencias nefastas.

La Criatura da nombre también a la campaña, que va acompañada del informe Tirando de la cadena de la higiene personal: la naturaleza como retrete; del retrete al entorno, donde se citan diversos estudios que muestran datos de la incidencia e impacto de este problema creciente y propone algunas soluciones disponibles para cada agente de la sociedad: ciudadanos, administraciones, industria, organizaciones sin ánimo de lucro.

Bastoncillos: 300 años para descomponerse

Uno de los principales problemas se encuentra en el hecho de que casi todos los productos higiénicos contienen en diferente medida plástico. Por ejemplo, los bastoncillos de los oídos, que se estima que necesitan 300 años para descomponerse, los tampones o los preservativos suponen una amenaza para el medioambiente cuando se abandonan directamente en los espacios naturales o cuando llegan a ellos accidentalmente a través del circuito de las aguas residuales. Estos residuos plásticos que acaban en la naturaleza son una gran amenaza tanto por ingesta como por enredo llegando a causar la muerte de un gran número de aves, tortugas y mamíferos marinos.

Además, estos plásticos acaban fragmentándose dando lugar a los microplásticos, partículas de menos de 5 milímetros que no son solubles en agua y cuya persistencia en los entornos naturales es muy elevada. Un ejemplo son las lentillas, cuyas partículas fragmentadas pueden ser ingeridas por especies marinas.

La asesina de los retretes

La masa de La Criatura es enorme, y nosotros nos encargamos de alimentarla a diario. Según un informe de la Comisión Europea de 2016, de entre todos los objetos que se tiran inadecuadamente por el inodoro, los más comunes son los productos utilizados en el cuarto de baño: bastoncillos de algodón, compresas, tampones y sus aplicadores de plástico, algodón, preservativos o ambientadores. Según la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), cada español utiliza al año nada menos que 15 kilos de toallitas húmedas. Este alto consumo y el hecho de tirarlos por el inodoro implica que la red de alcantarillado también se vea afectada por la acumulación de estos productos. Según estudios en Reino Unido, se estima que, cada día, se desechan 70.000 salvaslips, 2,5 millones de tampones y 1,4 millones de compresas.

  COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • Bruno MG

    Por Bruno MG, el 10 diciembre 2019

    Interesante.

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.