“La edición más necesaria” del Festival de Almagro, la emoción del reencuentro

“La edición más necesaria” del Festival de Almagro, la emoción del reencuentro

Ana Belén recibe el premio Corral de Comedias del Festival de Teatro Clásico de Almagro.

Menéalo

Ana Belén recibe el premio Corral de Comedias del Festival de Teatro Clásico de Almagro.

Arranca la 43ª edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, una cita cultural imprescindible para entender la tradición teatral de nuestro país y que este año adquiere un significado especial por cuanto supone de reencuentro de un sector muy castigado por la pandemia y que ahora más que nunca necesita de apoyo anímico y del calor del público. Apoyo y calor aunque sea con aforo y duración reducidos al 50%. El martes por la noche Ana Belén recibió el premio Corral de Comedias por su trayectoria con los clásicos.

Un año más, y a pesar de la crisis sanitaria, la localidad manchega se vuelve a vestir de gala para acercarnos lo mejor del Siglo de Oro español. Volverán a brillar los versos de Lope, Sor Juana, Calderón o Ausiàs March; eso sí, a dos metros de distancia y con un 50% de aforo.

Como explica Ignacio García, director del festival, “Almagro supone siempre un milagro teatral y este año lo será más que nunca gracias al empeño de un Patronato en el que todas las administraciones han defendido la relevancia de esta cita como faro de esperanza social, teatral y cultural, como espacio de una vida plena tras la tragedia”.

Y es que las medidas sanitarias colocan al festival en una situación extraordinaria, ya que a lo largo de sus dos semanas de duración se presentarán 26 compañías teatrales, a diferencia de las 70 compañías que en años anteriores se distribuían durante un mes de programación.

Pero esta edición, que inaugura la nueva temporada teatral tras cuatro meses de inactividad, trae consigo una emoción compartida al tratarse del reencuentro de un sector castigado por la situación de alarma que ahora más que nunca necesita de apoyo anímico y que añora el calor de una platea repleta de gente. Como apunta García, “todo es diferente este año y tiene otro valor; también la vuelta a los teatros vacíos tanto tiempo, huérfanos del rito escénico y del encuentro”.

Como reza el lema de esta edición con un verso de María de Zayas: “De mil gustos de amor el alma llena”, el Festival de Almagro llega con el fin de colmarnos el alma de cultura para ayudarnos a volver a lo que éramos; y qué mejor que rememorando los clásicos, pretéritos y a su vez eternos. El Corral de Comedias, el teatro Adolfo Marsillach (antiguo Hospital de San Juan), el Palacio de los Oviedo y la Antigua Universidad Renacentista (Aurea) serán los cuatro espacios escénicos que acogerán un total de 44 representaciones.

Durante la gala de inauguración, celebrada en el Palacio de los Oviedo, el ministro de cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, reivindicó en su discurso el “imprescindible trabajo de los artistas, tan necesario en nuestro días”. Además, explicó la relevancia que tiene que los artistas se vuelvan a subir a los escenarios tras el tiempo de confinamiento; “hasta ahora sólo podíamos leer y escribir, por eso el Festival de Almagro aparece para salvarnos”.

El Premio Corral de Comedias de este año, entregado durante la gala, fue concedido a la cantante y actriz Ana Belén, a la cual Uribes describió como “un referente social y político de nuestro país, una figura ética que luchó en tiempos convulsos como los que nos ha tocado vivir ahora”.

Rueda de prensa de presentación de esta nueva edición del Festival de Almagro tomando todas las medidas de seguridad.

Ana Belén, a quien Almagro vio crecer como actriz teatral de la mano de grandes de la escena como Lluís Pascual en aquella legendaria interpretación de La hija del aire, recibe el galardón como reconocimiento a su inconmensurable labor teatral y, en particular, por su interpretación de textos clásicos: “Todo mi aprendizaje viene de ahí, de la raíz del teatro clásico”, confesó antes de recoger un premio que reivindicó “el valor de la cultura contra aquellos que la minimizan o directamente la desprecian”. “En estos tiempos tremendos en los que nos ha tocado vivir”, añadió, “nos hemos dado cuenta de que son los libros, la música, el cine, incluso el teatro, visto desde nuestras casas en streaming, lo que nos abre las puertas al conocimiento, la belleza, la reflexión. Eso lo consigue la cultura». De igual forma, también recordó “a los héroes de la sanidad que han hecho que podamos estar aquí”.

En cuanto a la programación, cabe destacar la importancia que, un año más, adquiere la Compañía Nacional de Teatro Clásico, que este año presenta dos producciones propias, ambas de estreno, y dos coproducciones. Lo hace con En otro reino extraño, una selección de textos poéticos y dramáticos que giran en torno a Lope de Vega y el amor. Un proyecto gestado durante el confinamiento, dirigido por David Boceta y que cuenta con un elenco integrado por jóvenes actores. Además, los días 24 y 25 de julio, en el Corral de Comedias, la Compañía presentará, por primera vez ante el público, Alma y palabra. San Juan de la Cruz, de José Carlos Plaza a partir de poemas de San Juan de la Cruz, interpretado y dirigido por Lluís Homar, quien estará acompañado en el escenario por la actriz Adriana Ozores.

Se echará en falta en esta edición a las compañías internacionales que llegaban desde otros países para acercarnos a Shakespeare; sin embargo, Almagro acogerá hasta el 26 de julio a compañías teatrales de Canarias, Comunidad Valenciana, Andalucía, Madrid, Extremadura, Galicia y, por supuesto, Castilla-La Mancha, dándonos todas ellas su mejor versión de nuestra etapa áurea convirtiendo, una vez más, a Almagro en la auténtica Reserva Natural del Siglo de Oro.

Destaca, entre todas, Polvo enamorado, un recital a partir de autores del Siglo de Oro con dramaturgia y dirección del gran Alberto San Juan. Además, la compañía extremeña La Escalera de Tijera trae uno de los clásicos que no podían faltar en una cita como esta, La Celestina, la obra de Fernando de Rojas en versión de Roberto Calle Martín y bajo la dirección de Javier Uriarte. Añadir que nuevamente volverán a estar representadas las autoras del Siglo de Oro, a través de textos de 16 de ellas, otorgando así visibilidad a las grandes autoras teatrales femeninas, a veces olvidadas

Las exposiciones nos ayudarán a comprender el esplendor del Barroco, AC/E nos dará la vuelta al mundo con su exposición El sueño; también salen al mundo el Barroco Infantil, en una edición virtual, y la ficción sonora de Radio Nacional de España emitida desde el Corral de Comedias, donde se podrá ver Magallanes, el viaje infinito, un texto de Alfonso Latorre bajo la dirección de Benigno Moreno, con Roberto Álamo y Joaquín Notario encabezando el reparto.

En definitiva, cabe recordar aquella frase de Calderón de la Barca que decía que “dichas que se pierden son desdichas más grandes”. Por ello, Almagro no podía perder la “dicha” de su festival de teatro clásico, porque la desdicha hubiera sido mayúscula y colectiva: perdíamos todos. Resume Ignacio García haciendo referencia al verso de María de Zayas:

“Queremos que quienes disfruten del Festival regresen a sus casas y a sus vidas llevando consigo de mil gustos de amor el alma llena”.

Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. Del 14 al 26 de julio. 

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.