19.02.2014

La habitación más roja que nunca

Menéalo
En primer término, Jorge Martí, cantante de La Habitación Roja.

En primer término, Jorge Martí, cantante de La Habitación Roja, con el resto del grupo detrás.

El líder del grupo La Habitación Roja, Jorge Martí, está harto. De la corrupción instalada en el poder, de la situación de España, del golpe letal asestado por el capitalismo radical a la gente. Lo expresa en su nuevo disco, ‘La moneda en el aire’. Y se lo cuenta a ‘El Asombrario’ en una entrevista muy, muy cañera. Sin desperdicio (ni entrevista ni disco)

Jorge Martí es un tipo sencillo, como cualquiera, aunque lo hayas visto subido a un escenario o en vídeos y entrevistas como cabeza visible de la banda La Habitación Roja. El grupo acaba de lanzar un disco nuevo, La moneda en el aire, una colección de once canciones grabadas en el estudio Rockfield de Gales y un trabajo que destila rabia, política y el positivo mensaje de vivir el momento y tirar para adelante.

En temas como Carlos y Esther (Al mirar hacia otro lado) Jorge canta: “Al mirar hacia otro lado, estabas colaborando / Y tu turno ha llegado, al final te está pasando / Y te llamará tu jefe, te dirá cuánto lo siente / que las cosas están feas, que tal vez no lo merezcas / pero van a despedirte, como hicieron con tu amigo / sin mirarte a los ojos, como le pasó a tu hermano”. En Donde no exista el miedo: “Tú me querías y yo te quería, no necesitábamos más / pero fuimos recortando derechos quedándonos del revés / dimos la espalda a lo bueno (…)” . Y en La casa en silencio: “Lo que nos hace vulnerables es el miedo / la inconsciencia, lo que nos ha arruinado / de nada sirve que me enseñes más noticias / darle al ‘me gusta’ no nos sirve, no cambiará las injusticias”. El “me gusta” de Facebook, esa válvula de escape masiva que cada vez más se ha convertido casi en algo catártico entre tanta noticia de estafas, corrupciones, recortes de derechos, muertes de inmigrantes y cuentas en Suiza.

Precisamente fue Facebook el sistema que utilizó esta revista para charlar con Jorge, que en ese momento se encontraba en su casa en Molde, un pueblecito de Noruega donde vive con su mujer (a la que conoció allí con una beca Erasmus) y sus dos hijas.

En este nuevo disco hay letras que son casi muy canción protesta. Supongo que estáis como mucha gente: muy hartos. 

Pues sí, estamos cansados de lo que estamos viviendo en España. Cansados de ese regreso al pasado con cosas que se creían superadas. Es como si estuviéramos haciendo un viaje hacia atrás en el tiempo y no hubiéramos aprendido nada de la historia.

No creo que hagamos canción protesta. Simplemente creo que los músicos somos cronistas de la actualidad, de lo que vivimos y nos rodea, y si ves que una mayoría de nuestro entorno más próximos sufre despidos injustos, recortes y más recortes…. Es de locos. Y me hace mucha gracia que nos digan que vivíamos por encima de nuestras posibilidades. Una mentira que a fuerza de repetirla, algunos hasta la han interiorizado. Bueno, la verdad es que no me hace ni pizca de gracia.

Me gusta eso de La habitación más roja que nunca.

Pues sí. Pero por otro lado el disco es muy vital, y hay canciones muy optimistas y luminosas… Somos gente de izquierdas, desde luego. Pero ante todo somos ciudadanos y gente de bien. Creo que en la vida el hecho de no hacer con los demás lo que no quieres que hagan contigo es una de las máximas más justas que existen. El disco surge de unos momentos llenos de rabia, impotencia y también problemas personales importantes, como la enfermedad que sufre mi mujer que me ha cambiado la vida bastante. Pero para mí era importante que el poso del disco fuera vitalista.

¿Qué le pasa a tu mujer?, si no es mucho preguntar.

Tiene encefalomielitis miálgica, una enfermedad más conocida como síndrome de fatiga crónica. Y la admiro muchísimo, porque si hay algo que valoro es la gente que lucha contra las adversidades, y lo hace manteniendo el espíritu y la cabeza bien alta. Y eso lo hace mi mujer y lo hace la gente que realmente mueve España. Todavía me cuesta digerirlo y hay momentos en que sin la música…

Hace 4 años y 3 meses se puso la vacuna de la gripe A. No sé si te acuerdas de lo de la gripe porcina… El caso es que esa misma semana enfermó. Le diagnosticaron la enfermedad después de descartar otras cosas más graves, por lo que fue un sin vivir, y luego hemos tenido que luchar contra toda la burocracia que intenta estigmatizar las enfermedades raras diciendo que son psicosomáticas. Al final estamos con recursos con el Ministerio de Sanidad Noruego reclamando una indemnización que no nos darán porque las farmacéuticas tienen mucho poder y los gobiernos también.

Afortunadamente le pilló currando y cobra su baja, que puede que se convierta en una invalidez. Pero una invalidez con 38 años después de 4 enferma y habiéndote pasado la vida estudiando y preparándote para algo, es muy jodido.

Ya… Y supongo que tienes un enorme cabreo con la vida y el destino…

Cuando leo que alguien se pregunta que por qué escribo lo que escribo me dan ganas de sacar un libro de instrucciones. La vida es una constante montaña rusa y la moneda está en el aire. Uno no sabe qué va a pasar al doblar la esquina. Sobre esto he pensado mucho en los últimos cuatro años.

¿Entonces, el principio de la enfermedad te pilló ya con el anterior disco también?

Sí, con el anterior disco ya estaba ahí la cosa. Creo que aquel era más triste que este. La moneda en el aire tiene un punto más de decir: ‘Coño, vamos a plantar cara’. Y además creo que tiene cierto paralelismo con la situación actual de España.

¿Qué es lo que más te afecta de la situación en España, viviendo en Noruega?

Imagina. Yo soy autónomo y cotizo en España. Y me cobran 314 euros de autónomo. ¡¡¡¡314!!!!! Brutal. Con eso hay gente que pasa el mes hoy día. Hijos de puta. No sé. Esto ha sido como una especie de tsunami; de un día para otro las cosas te podían cambiar: mi hermano y su mujer fueron despedidos de la misma empresa para ahorrarse costes. El mismo día los dos. Y ahí los tienes, con dos hipotecas, una hija… Seguro que si no encuentran algo pronto, lo perderán todo. Y luego no sé quién me dice que si Carlos y Esther es demasiado literal. Pues sí, coño. Es que las cosas son así. Me duele ver a nuestros padres, en general, cabizbajos e impotentes. Mi padre siempre ha dicho que cualquier tiempo pasado fue peor. Hasta ahora. Y escucharle decir eso en los últimos años de su vida, me jode mucho. Ver que están tristes y preocupados y que no se morirán tranquilos…

En contraposición a esto, creo que el disco tiene mucho de amor incondicional. El que se tiene con los amigos de verdad, con los amores de verdad, con las pasiones… Eso que te queda cuando ya no queda nada y todo el mundo falla. Esa gente que siempre está ahí. La música.

Es muy común escuchar en España que la gente joven, sobre todo, está muy pasiva, que no protesta ni sale a la calle lo suficiente… Tú, ¿cómo ves el final de todo esto?

Creo que puede que algo de cierto haya en esa afirmación. La gente sólo se moviliza o se moja cuando le toca de cerca o está totalmente desesperada. Obviamente, no es una regla general, pero sí es cierto que no vamos todos a una. Eso sí, cuando lo hemos hecho, creo que los políticos se han acojonado.

También me parece que tenemos una capacidad de aguante bestial. Pasando la mitad de lo que ha pasado en España, en otro país hubieran caído gobiernos enteros. Siempre he pensado que se podría comparar con lo que puede llegar a pasarle a las mujeres maltratadas, que en un momento dado llegan a pensar incluso que se lo merecen o que se lo han ganado, cuando no es para nada así. Es una especie de síndrome de Estocolmo. Nos desgasta la costumbre y al final vemos normal lo que es completamente anormal. Así que la gente está como anestesiada y las noticias ya no calan. Es como si a la gente ya le diera igual lo que pasa. Es como un mecanismo de autodefensa, como le pasa a la gente que olvida cosas traumáticas de su vida. Tal vez es que necesitamos como sociedad pararnos a pensar por qué nos pasa lo que nos está pasando. Y no permitir que vuelva pasar. Aunque nos cuesta aprender.

Me gustaría saber tu opinión del Gobierno en estos dos años, resumida en dos ideas…

Pues creo que voy a utilizar el título de un disco de New Order: Power, Corruption & Lies. (Poder, corrupción y mentiras).

¿Eres consciente de que nos ha salido una entrevista un poco cañera?

Bueno. La vida es muy cañera. De eso no me cabe la menor duda. A veces pienso que ya no tengo nada que perder.

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

4 comentarios

  • El 20.02.2014 , Fermín Larrondo ha comentado:

    Magnificas declaraciones, Jorge. Una gran alegría el ver como habeis ido progresando (en todos los sentidos) desde aquellos días en los que erais unos niños tímidos, casi miedosos frente a los micrófonos de “Al Teu Ritme”. Mis mejores deseos y un fuerte abrazo. Fermín Larrondo

    • El 18.01.2018 , Álvaro ha comentado:

      Madre mía! El gran Fermín Larrondo y “Al teu ritme”. Qué gran programa. ¿Fermín sigues haciendo algún prgrama musical?

  • El 20.02.2014 , maria ha comentado:

    Decirte que me ha encantado esta entrevista.Demuestra mucha sinceridad ,se siente el dolor y también la esperanza.Me he emocionado.
    Por supuesto lo primero que haré es comprar este disco,me apetece escuchar lo que quieren decirme.
    Muchas gracias

  • El 15.11.2014 , Puerto ha comentado:

    Pues si, conozco a Jorge desde hace 20 años y siempre ha dicho las cosas como son y ahora no vaa ser una excepción. Me siento muy identificado con Jorge y con su trabajo ya llevan muchos años batallando y en cada disco se ve reflejado por las diferentes etapas que han pasado, seguimos escuchando vuestra música.

Deja tu comentario