03.09.2015

‘Lamerica’ y el drama de los refugiados en Europa

Menéalo
Fotograma de la película 'Lamerica'.

Fotograma de la película ‘Lamerica’.

Profundamente humana, ‘Lamerica’, dirigida en 1994 por Gianni Amelio, apela a la memoria de todos aquellos que hemos olvidado la historia, las vivencias y pesares de aquellos que nos precedieron en nuestro mundo de cristal. Ahora que nos vemos envueltos en el drama de la inmigración y los refugiados, traemos a ‘Un viernes de cine’ una buena película que pone sobre la pantalla acontecimientos pasados de emigración y refugio que sociedades como las nuestras tuvieron que afrontar y que parecen cada vez más olvidados.

Son días tristes para la vieja Europa. Sus ínfulas y peroratas de igualdad y fraternidad para ella y para el resto de los pueblos, de hermanamiento y lucha por la paridad de derechos dentro y fuera de sus fronteras, no reflejan en su espejo más que un exceso de orgullos decadentes, de miedos ante la libertad, ante el sufrimiento de los otros. Se está haciendo muy pequeña esta Europa, esta patria de todos.

Creo que fue Voltaire quien dijo aquello de que “es triste que muchas veces, para ser buen patriota, sea preciso ser enemigo del resto de los hombres”. ¿Hemos olvidado el viejo principio de ponerse en el lugar del otro?

Hoy inevitablemente les traigo a esta sección una película que puede dar qué pensar sobre los bochornosos acontecimientos por los que pasamos estos días, y, de algún modo, ayudar a recordar. Son muchas las películas -no todas interesantes- que han tratado el tema de los éxodos humanos, huidas provocadas por causas tan distintas como la guerra, la esclavitud, los desastres naturales, el genocidio, el hambre… Desde las más épicas sobre historias bíblicas o grandes obras literarias, hasta los más exitosos westerns o las inspiradas en el periodo nazi. Pero esta vez miraremos hacia una pequeña gran obra italiana, que merece ser recordada y, a mi parecer, recomendada: Lamerica, dirigida en 1994 por Gianni Amelio.

Lamerica comienza en 1991, cuando, tras la caída del comunismo albanés, decenas de miles de albaneses intentan llegar a la región italiana de Apulia. Dos empresarios italianos, Fiore (Michele Placido) y Gino (Enrico Lo Verso), llegan a Albania para establecer una ficticia fábrica de zapatos con el fin de recibir grandes sumas de dinero de Italia bajo las subvenciones obtenidas para ayuda exterior y desarrollo. Escoltados por un funcionario corrupto, visitan una antigua prisión comunista para encontrar a un albanés que pueda actuar como testaferro, un presidente postizo de la artificial empresa zapatera. Seleccionan a Spiro Tozaj (Carmelo Di Mazzarelli), un viejo soldado encarcelado durante 50 años que parecen haberle mermado la razón. Es perfecto para el cometido que les trajo a Tirana; sólo tendrá que saber firmar. Pero un error o pifia burocrática en los papeles del contrato hará que Gino tenga que volver a buscar al anciano al hospicio de monjas donde le han abandonado. Allí, Gino se encontrará con la sorpresa de que el viejo loco ha abandonado el lugar y que no le queda más remedio que ir a buscarlo. Gino lo encontrará, sí, pero a partir de ese momento y, debido a diferentes percances, Gino se adentrará en una aventura en la que nunca hubiese querido verse envuelto y junto a Spiro vivirá todo el periplo y vicisitudes de aquellos que, huyendo de su miseria, buscan encontrar un lugar mejor.


Lamerica ( bande annonce VO ) por isabelle_blachey

Dolorosa respecto a lo que se cuenta y a lo que se da a entender sobre un primer mundo de espaldas a los conflictos y penurias del resto, al cual sólo vuelve la mirada cuando la ambición económica pueda alcanzar buenos réditos. Amelio comienza su historia bajo las imágenes de un documental a modo de Nodo, que narra en forma de propaganda fascista, la ocupación italiana de Albania en abril de 1939, mientras las tropas italianas desembarcan al otro lado del Adriático para ejecutar la unión política entre Italia y Albania. El director compone un filme que bebe de todas y cada una de las fuentes anteriormente marcadas por el más grande cine neorrealismo de sus mayores, sin dejarse llevar en ningún momento por discursos maniqueos que enreden la mente o el espíritu del espectador más allá de lo que se ve y se cuenta, construyendo un filme que apela a la conciencia, tanto histórica como contemporánea.

Contar con actores profesionales junto a otros, digamos, aficionados supone un acercamiento más a la adaptación de la historia, ilustrada bajo los cánones puristas del neorrealismo y del cine social, echando mano de un pescador siciliano desconocido para el papel de Spiro, y dando la replica a un Lo Verso que compone el personaje protagonista, con una fuerza interpretativa excelente, un Gino casi impresentable, arrogante, con el que es difícil empatizar durante casi todo el metraje, a no ser en cuanto a los miedos que subyacen en la mente de los espectadores acomodados en sus rutinas en un mundo desigual. Un personaje con una visión minúscula del mundo que nos hace avergonzarnos al situarse en el lugar de Gino y su aventura.

Tan lejos, tan cerca. Amelio hace un uso sutil e inteligente de la invasión descarada del primer mundo, no sólo en el discurso directo sobre el abuso y las corruptelas del capital bajo fórmulas piadosas de cooperación malversada y oportunidades económicas que abrigan la mente y las ilusiones de los desesperados, sino que introduce casi sinuosamente la propaganda que ejerce la comunicación audiovisual a través de la televisión, en este caso italiana, de un mundo feliz y perfecto a través de las ondas, un mundo lleno de coches, magníficos edificios, fútbol y mujeres hermosas. Un mundo que puedes ver o soñar, pero no tocar. Un mundo encerrado tras vallas y fronteras. Tras las patrias.

LAMERICA 6

Fotograma de la película ‘Lamerica’.

Lamerica se desarrolla así alrededor de un escenario oscuro y ruinoso, por más que el sol caliente cada uno de sus paisajes. En medio de una sociedad ansiosa de las necesidades más básicas, habitantes de un lugar presidido por el desorden económico, político y moral. En la búsqueda incansable del pan, de una tierra prometida, absurda y artificial por la más decadente televisión de nuestro tiempo. “En Italia los jóvenes solo mueren en los accidentes de tráfico”, dice uno de los personajes.

Amelio describe el viaje de Gino utilizando con precisión las técnicas del documental, forzándonos a enfrentarnos con la historia de manera explícita, una historia no exenta de diálogos y situaciones que, por increíbles que parezcan, no dejan de resultarnos reales y cada vez más cercanos.

Pero la mayor fuerza de esta película reside, sin duda alguna, en la descripción carente de concesiones, del periplo humano que supone la inmigración y la travesía inclemente y desesperada del refugiado. El anhelo de unos cuerpos errantes en busca de un pequeño Dorado: “Prefiero lavar platos en Italia a morir en Albania”, quizás esta frase de uno de los personajes pueda resumirlo todo.

No tengan miedo y acérquense a esta película que obtuvo, entre otros premios, el Félix a la mejor película de la Academia de Cine de Europa o el Goya a la mejor película europea, y den por hecho que les removerá algunos retales escondidos en el fondo de sus memorias o sus almas, y hasta puede que les haga comprender y recordar aquella frase del viejo Eurípides de que, al fin y al cabo, “la patria es el sitio donde nos encontramos bien”.

Menéalo

Sobre el autor

Antonio Bazaga
Toño Bazaga. Más de 20 años dedicados al mundo del cine, habiendo tocado casi todos los palos: producción, desarrollo, escritura, financiación… Convencido de que el futuro del cine está aún por llegar. Apasionado de la literatura y la historia, creo que el celuloide es el mejor invento para contar lo que pasa, lo que pasó y lo que puede pasar. En fin, parte indispensable de nuestra vida.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

5 comentarios

  • El 03.09.2015 , Paloma Ctrl ha comentado:

    Me impactó. He recordado un montón de veces la escena de la niña balando break y la desesperación del protagonista.
    Gracias por comentarla

  • El 03.09.2015 , Lola ha comentado:

    Tengo el corazón frío. Creo que ya no hay más llanto ni más pena. Gracias Antonio.

  • El 04.09.2015 , Magda ha comentado:

    Impactante película, buen artículo.

  • El 04.09.2015 , Fernando ha comentado:

    Totalmente de acuerdo con el artículo, Europa se está haciendo pequeña y pobre moralmente. La peli me afectó mucho cuando la vi, es bueno recordar.

  • El 05.09.2015 , Olga ha comentado:

    Un tema magníficamente traído y el artículo impecable. Impactante todo lo que estamos viendo. Sin duda nos acercaremos a esta película y no nos esconderemos de lo que está siendo la cruel realidad.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.