04.11.2013

Los Ojos del Guadiana vuelven a mirarnos

Menéalo
Foto: ©Jorge Sierra

Fotografías: ©Jorge Sierra

Viajamos esta semana al Parque Nacional de Daimiel, en la provincia de Ciudad Real, y al histórico nuevo afloramiento de algunos Ojillos del Guadiana, que prueban la regeneración del Acuífero 23, origen de estos valiosos humedales en el seco territorio de La Mancha. Queda mucho por hacer, sobre todo con la presión de los crecientes regadíos de la zona, pero hay proyectos que nos devuelven la confianza. Y eso es lo que hemos ido a ver.

 

En 2009 se llegó a un punto extremo: Las Tablas de Daimiel, el más frágil de los 15 parques nacionales españoles, se morían de sed. Las grietas en el terreno y el posterior incendio subterráneo -de tanta sequedad, la propia tierra entró en autocombustión- ocuparon las portadas de la prensa; una de las pocas veces que la naturaleza ibérica lograba titulares en España.

Tan sangrante resultaba la situación que desde el departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Zapatero alguien decidió no encomendarse ni a dios ni al diablo, ni hacer estudios, ni grupos de trabajo, ni evaluaciones ambientales, y llevó una cañería con agua hasta el reseco humeral. Se trataba primero de cortar la hemorragia, de manera urgente, y luego ya se vería cómo abordar el problema a largo plazo. La imagen de la tubería soltando agua también fue llevada a la primera página de los periódicos, como un claro signo de alivio.

Después llegaron las lluvias y las Tablas de Daimiel se salvaron. Tanto, que ahora, con una tregua climática que ya dura tres años de buen nivel de puvliometría, presentan un saludable estado. Pero el ciclo puede cambiar en cualquier momento hacia la escasez de precipitaciones y el parque sigue necesitando un cuidado intensivo, pues el acuífero 23 del que se nutren continúa sobreexplotado por la intensidad de los regadíos manchegos en su entorno; antes del maíz, ahora, sobre todo, de los viñedos.

humedal-tablas-daimiel-jorge-sierra

Y es aquí donde entra en acción un proyecto común de la ONG ecologista WWF y de la compañía Coca-Cola (posee una web curiosa e imaginativa, por cierto), que, en esta ocasión, en vez de por la chispa de la vida, apuesta por el líquido vital. Bajo el nombre Misión Posible: Conservar el agua de La Mancha, ambas partes se han coordinado con el Organismo Autónomo Parques Nacionales -dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente- y con las comunidades de regantes para aquilatar mejor el consumo del agua que se extrae del subsuelo para aprovechamiento agrícola.

Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España y uno de los nombres con más peso en la defensa del medio ambiente en nuestro país desde hace dos décadas, explica que el objetivo es mostrar, difundir y poner a disposición de los agricultores las técnicas más avanzadas y eficaces de riego -probadas ya con buenos resultados en otras latitudes con clima similar al interior ibérico, como Australia-, para ahorrar agua y así recuperar acuífero, ríos, arroyos, ojos, tablas, ojitos… Es lo que llaman “tecnología 3.0” para la agricultura del futuro, y que puede suponer descensos en el consumo de entre el 10% y el 20%.

En los años sesenta y setenta, ojos y ojitos del Guadiana mostraban su curioso esplendor; pero en los ochenta entraron en un rápido declive hasta su desaparición, a causa, sobre todo, de la expansión de la agricultura de regadío en la zona, que chupó en exceso del acuífero. Y cerraron los párpados y se durmieron. Ahora, en un momento histórico, como lo define Alberto Fernández Lop, responsable del programa de Agua de WWF, como si un príncipe hubiera besado la tierra, el río ha abierto algunos ojillos para mirarnos de nuevo; afloramientos que reclaman a gritos que vuelvan a ser delimitados como dominio público hidráulico para consolidar su conservación, su futuro.

“En 2009, el parque tocó fondo, la naturaleza reaccionó, empezó a llover, nos echó una mano y nosotros debemos ser capaces de aprovechar esta nueva oportunidad que nos ha brindado para asegurar la salvación de un paraje tan valioso como las Tablas”, señala Juan Carlos del Olmo, que añade que este es uno de los frutos del acuerdo global que WWF ha firmado con Coca-Cola, la empresa de bebidas más grande del mundo, presente en tantos países como en la ONU, unos 200, y que despacha, ¡atención a la cifra!, 1.800 millones de productos al día, con marcas, aparte de la Coca-Cola, tan poderosas como Fanta, Sprite, Aquarius, Powerade, Nordic, Nestea, Minute Maid y Tab. El acuerdo busca reducir emisiones contaminantes y ahorrar agua en sus plantas de producción en todo el mundo, y colaborar en la regeneración de varias cuencas hidrográficas: Mekong, Yangtsé, y, mucho más cerca, el Guadiana, de extraordinaria humildad frente a los otros dos, que figuran entre los ríos más grandes del mundo. En el Guadiana, la colaboración WWF/Coca-Cola comenzó en 2008 y pasa por esa mejor gestión del agua y también por la recuperación del bosque autóctono -encinas, madroños, coscojas, romero…-, del que solo ha llegado a nuestros días un 9% en toda su cuenca, hasta Portugal, 67.000 kilómetros cuadrados.

ansar-comun-jorge-sierra

Lo cierto es que las Tablas, que este año van a registrar en torno a 250.000 visitantes, según datos del propio parque, presentan ahora la mejor de sus caras: suaves tonos ocres y verduzcos de carrizos, juncos y tarajes, más los malvas de los largos atardeceres de noviembre y los azulados del agua; preparadas ya para la invernada de las anátidas.

Las herramientas informáticas son tres: ACUAS, que permite elaborar un plan de cultivo para cada agricultor; SITAR, que envía al agricultor dos veces por semana un SMS con la cantidad diaria de riego recomendada; y OPTIWINE, que ajusta la cantidad de agua que se aporta al viñedo, con sofisticados sensores de aire, suelo y planta para determinar cada día la dosis más conveniente a aportar al campo. Se trata de hacer compatible la salud del ecosistema, mediante el cuidado de los niveles adecuados del acuífero 23, y el mejor aprovechamiento agrícola de los vecinos de la comarca. WWF y Coca-Cola mantienen en principio la iniciativa Misión Posible hasta 2015, y ya la han puesto a disposición, como experiencia piloto, de 200 agricultores de regadío.

Juan José Litrán, director de Relaciones Corporativas de Coca-Cola Iberia, destaca lo interesante de esta colaboración a cuatro bandas: ONG conservacionista + institución pública (Parques Nacionales) + vecinos + empresa privada, para poner recursos suficientes en favor del bien público. Y avanza: “Pretendemos además poder exportar este proyecto a otras zonas de España y favorecer así el desarrollo de una agricultura sostenible, eficiente en la gestión de recursos y respetuosa con el medio ambiente”.

En fin, siempre que sea así, y vista la precariedad de medios en defensa del medio ambiente en que nos hemos sumido, bienvenida sea esta colaboración público/privada, bajo la supervisión de especialistas independientes del prestigio de WWF. Lo cierto es que en el puente de Todos los Santos que acaba de terminar daba gusto mirar esos Ojillos de agua que se abren de nuevo en medio de La Mancha.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

4 comentarios

  • El 05.11.2013 , Pensador ha comentado:

    Estuve en las Tablas hace 3 años y, a pesar de que todo el mundo me comentaba que estaban de capa caída, me impresionaron bastante.

    Acabo de leer las cifras de visitantes y me gustaría proponer algo que ya pensé durante mi visita: ¿por qué no se cobra 1€ la entrada o, al menos, la voluntad? Mantener un espacio de esta naturales es vital, pero caro. Sólo con las pequeñas aportaciones de los visitantes se podrían cubrir los costes.

    • El 06.11.2013 , metodyko ha comentado:

      Mantener un espacio vital no es caro, lo caro es no hacerlo, otra cosa es como se financia.
      No hay que diferenciar entre valor, coste y precio, y a veces, es mejor despejar el precio, pues suele ser un parámetro que genera mercantilización … y resultados cuantificables ajenos al valor.

  • El 05.11.2013 , Jose Resa ha comentado:

    El hombre y la mujer han hecho cosas hermosas y muy bellas pero no hay nada como la naturaleza y que poco aprecio le hacemos, la Naturaleza es y nos da vida

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.