10.05.2013

Luchadores por una Lectura Libre

Menéalo

Mientras en España los poderes públicos parecen empeñados en machacar la cultura, en otros países conviven mil imaginativas fórmulas para promoverla y cambiar el estado de las cosas. Proponemos un viaje apasionante por algunas de las iniciativas más interesantes para que los libros no sean papel mojado.

SARDIFLOR

Puedes seguir a la autora en twitter. @ArenqLiterario

Nos vamos de viaje. Nuestros compañeros son los libros y cada parada es un lugar sumamente especial. Son puntos de encuentro entre los que leen y quienes quieren leer. Son espacios de libertad defendidos a capa y espada entre suspiros de damas, ranas que cantan, islas con tesoros y todo tipo de aventureros que se pueda imaginar. Son programas de fomento de la lectura que llaman especialmente la atención por su originalidad y que han nacido sin apenas medios, que luchan para poder continuar más allá de los cambios económicos, políticos y climáticos.

En Estados Unidos, Reino Unido, Australia y Canadá opera la Biblioteca de la imaginación, que es una fundación de éxito creada en 1996 e impulsada por la cantante Dolly Parton, muy activa en estas cuestiones porque proviene de una familia que no tuvo acceso a la educación, su padre no sabía leer ni escribir. Todo comenzó en su localidad natal y se fue extendiendo. Basta inscribirse y cada mes se recibe un libro de forma gratuita después de responder a un cuestionario, dado que consideran de capital importancia que sea un libro que realmente pueda gustar y enamorar. Cuarenta millones de libros regalados son su legado.

En México el fomento a la lectura tiene premio y en sus convocatorias anuales pueden participar aquellas personas que promueven  la lectura en escuelas, bibliotecas, casas de cultura, salas de lectura u otros espacios de la comunidad y público en general con el fin de reconocer y difundir su labor. Desde 2008 cuentan con una ley de fomento a la lectura y el libro. La ley responde a una visión integral de la cadena del libro y la lectura, y pretende establecer las bases fundamentales para la definición de políticas de Estado en este campo. La ley nace a partir de una triste realidad: el 94%  de los municipios del país no cuenta con una librería. Atacan cuestiones variadas, desde el precio único hasta la distribución. Una inicitiva interesante es la de los Paralibros. Son muebles instalados en espacios públicos, parques, campos deportivos, el metro, las paradas de autobús, los accesos a los museos; una suerte de pequeña librería ambulante, hay un consultor y se hacen préstamos. En la actualidad suman 180 en todo el país. Quien tenga la suerte de pasearse por Oaxaca no puede dejar de visitar la Fundación Alfredo Harp Helú, que desde 2007 tiene como objetivo principal la formación de lectores a través de talleres, proyecciones de cine, exposiciones y dinámicas que fomenten la lectura desde una casona colonial que pretende ser un lugar ideal para la lectura. Promueven el Jardín de las letras, un evento familiar que tiene como objetivo que los niños y adultos practiquen la lectura en voz alta, así como que los participantes compartan cuentos e historias.

Llegamos a Costa Rica. Te invito a leer conmigo es una iniciativa iberoamericana que sale a la luz a partir de la Conferencia Iberoamericana de Ministros de Educación de 2011. Cada uno de los países aporta vídeos en los que personalidades reconocidas leen un pequeño extracto de su libro preferido. Músicos, futbolistas, actores, científicos, una médico para quien, de pequeña, el peor castigo cuando se portaba mal era que no la dejaran leer y que cree que la palabra puede ayudar a curar; todos con el único propósito de fomentar la lectura. Los últimos en sumarse han sido Serrat y Sabina cuando han ido a dar un concierto por las tierras costarricenses. El grupo musical Sonámbulo se inscribe en el movimiento psicotropical. Son muy activos socialmente. Sus integrantes defienden la lucha contra las petroleras, los transgénicos y la libertad que impulsa la lectura.

Costa Rica es el país más activo en la iniciativa, dado el impulso del ministro de Educación Leonardo Garnier. El ministro aboga por una educación subversiva. Según sus propias palabras: “La educación es subversiva o no es educación”. Garnier defiende que no basta con prepararse para el mundo laboral y que marcarse como objetivo que tener niños obedientes es un prejuicio terrible. Y así lo manifiesta claramente en una charla sobre la importancia de los libros y la imaginación en la lectura, cómo no en TED,  de veinte minutos maravillosos e inolvidablemente frescos, cargados de esa energía que tanto necesitamos.

En Venezuela cuentan con un banco diferente. Es el Banco del Libro. Nació en 1960 con el propósito de ofrecer un  intercambio de libros de textos y a lo largo de los años sus funciones se han ido ampliando de forma exponencial. Se dedican a promover el canjeo de libros y a evaluar todo lo relacionado con la literatura infantil, la lectura y las nuevas tecnologías. Entre sus servicios se encuentran los bibliobuses, el canjeo, las charlas, los encuentros lectores más variados. En el año 2007 recibieron el prestigioso premio Astrid Lindgren, otorgado por el Gobierno sueco desde 2003 a aquellos autores, ilustradores y  promotores de la lectura infantil y juvenil en el mundo en honor a la escritora de aquel país.

En Colombia está presente la Fundación para el Fomento de la Lectura, Fundalectura, una organización privada y sin ánimo de lucro, creada en 1990 con el propósito de hacer de Colombia un país de lectores. Así definen su misión y para ello crean espacios de lectura en los mercados, además de facilitar los programas para libros y lectores en los centros escolares del país.

En Perú nos encontramos con el Museo de la Fantasía, inspirado en la figura y obra de Gianni Rodari  y habitado por rimas verbales, arrullos, adivinanzas, cantinelas, glosolalias, jitanjáforas, cuentos, poemas, mitos, fábulas y leyendas. Viven en el  Museo de la Fantasía cuya sede es el Castillo de los Cuentos del Instituto del Libro y la Lectura del Perú.                    .

En Argentina, la Fundación Mempo Giardinelli cuenta con 2.000 abuelas cuentacuentos y 40.000 libros distribuidos por todo el país. Ya hace 16 años que organizan el Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura en el que intelectuales de ocho países se encuentran para intercambiar experiencias. Pero a veces con libros no es suficiente, así que colaboran con centros escolares desde hace diez años repartiendo toneladas de leche y azúcar, más de 500 kilos de otros alimentos, y gas, cestas navideñas, cientos de artículos didácticos diversos, cientos de juguetes y, por supuesto, libros.

Y para quien quiera escuchar a una abuela cuentacuento, aquí la tenemos en el siguiente vídeo:

En Chile tenemos una aplicación muy simpática: El este y la esta. Nace de la unión entre una agencia de publicidad y una editorial universitaria. Con un par de clics se vincula a nuestra cuenta de twitter y allí analiza nuestra riqueza de vocabulario, la cual está estrechamente vinculada a nuestra experiencia lectora. Dependiendo del resultado, nos circunscribimos a un  tipo de lector. Las categorías son varias, aquí mencionaremos algunas: “amateur”, el que tiene “un vocabulario de un homosapiens, pero a quien le queda toda la evolución por delante”; “novato”, el que cree que “los libros sirven para emparejar las patas de una mesa coja”;  en la cúspide, el “Cervantes”; pasando por el “letrado”, que es quien “usa las palabras adecuadas en el momento indicado, deslumbrando y encantando al resto” gracias a sus lecturas, obviamente. Al final, según nuestro nivel de palabras, analizado a través de nuestros mensajes en twitter,  nos sugieren algunas lecturas. Y realmente dan en el clavo; lo he probado en diferentes ocasiones y doy fe de ello. Y si eres cotilla, te encantará, porque puedes utilizarlo para tus seguidores y para aquellos a los que sigues. También es una herramienta ideal cuando no se te ocurre qué libro regalar a alguien entre tus amigos de twitter. Por otro lado, en la capital de Chile, el tiempo pasado en el metro es tiempo de lectura. Se han tomado en serio eso de que si los lectores no van a los libros, serán los libros quienes se acerquen a los lectores. El bibliometro es una buena muestra de ello, con sus más de 3.000 títulos; funcionan en red y realizan préstamos, además de multitud de actividades de fomento a la lectura, de nueve de la mañana a nueve de la noche, de lunes a viernes.

Hay muchas iniciativas más por el mundo que podemos visitar y compartir. Además, todos tenemos libros para regalar y donar, para canjear y para practicar el bookcrossing. Y, cómo no, muchas historias para contar con el entusiasmo de quien ha saboreado la magia de un buen libro desde la lectura en los parques peruanos hasta una clase de niños en el norte argentino, pasando por los jardines de Costa Rica, las playas de Santo Domingo y las bibliotecas de todo el mundo.

Feliz viaje, placentero contagio lector e innumerables historias para compartir.

Menéalo

Sobre el autor

Un comentario

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.