‘Mindfulness’ para una acción personal y colectiva frente al cambio climático

‘Mindfulness’ para una acción personal y colectiva frente al cambio climático

‘Mindfulness’ y sostenibilidad pueden ser grandes aliados. Foto: Pixabay.

Menéalo

En el Día Internacional contra el Cambio climático, Mónica Chao, presidenta de la nueva asociación de Mujeres por la Sostenibilidad (WAS) (más de 60 socias ya), hace un llamamiento a la responsabilidad individual como motor de cambio para una nueva relación con el planeta. “Hoy quiero llamar la atención sobre la responsabilidad de cada uno de nosotros en materia de clima. Es lo que denomino Mindfulness y acción climática. Mindfulness es atención plena. Requiere motivación, dedicación, constancia, paciencia y humildad. Parar, silencio y atención a la respiración. El Mindfulness nos da una nueva perspectiva de la vida y del papel que nosotros mismos ocupamos en ella”.

POR MÓNICA CHAO / WAS

Hoy, 24 de octubre, se conmemora en todo el mundo el Día Internacional contra el Cambio Climático. Se trata de una celebración instaurada por la ONU para alertar sobre los impactos por el cambio climático en todo el planeta.

La celebración de los días internacionales sensibiliza y llama la atención de los medios para que señalen a la opinión pública que existe un problema sin resolver. Para la ONU, los objetivos son dos: por un lado, instar a que los gobiernos a que tomen medidas, y por otro, que los ciudadanos conozcan mejor la problemática y exijan a sus representantes que actúen.

Pues bien, al hilo del Día Internacional Contra El Cambio Climático, frente a la habitual demanda de acción a los líderes políticos y empresariales, yo quiero invitar a la acción individual. Porque “mucha gente pequeña, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”.

La teoría del Caos y el aleteo de las mariposas

Recordemos el proverbio chino de que “el aleteo de las alas de una mariposa puede generar un tsunami al otro lado del mundo”, que resume el concepto de la Teoría del Caos, según la cual, en sistemas dinámicos una pequeña perturbación inicial puede generar un impacto relevante a medio plazo: la distribución de la población, los movimientos de peces, el plancton y las aves migratorias o la sincronización de las neuronas son ejemplos de sistemas que estudia la Teoría del Caos.

La ciencia nos dice que estos sistemas son muy sensibles a las variaciones en las condiciones iniciales, y pequeños cambios pueden implicar grandes diferencias en el comportamiento futuro y desembocar en resultados inesperados. Si hablamos de cambio climático, el comportamiento individual puede ser esa pequeña variación que desencadene un gran impacto.

Acciones individuales para la acción climática

Ante el cambio climático, igual que para cualquier gran problema social global, los individuos miramos hacia nuestros gobernantes y hacia las empresas como los grandes responsables de resolverlo. En el estudio Los españoles ante el cambio climático, elaborado por el Real Instituto Elcano, se concluye que cerca del 80% de los españoles consideramos a las empresas y al Gobierno muy responsables del cambio climático, sin embargo, solo un 54% de los individuos se consideran responsables.

Pues bien, volviendo al aleteo de la mariposa, quizás es el momento de pensar en nuestros impactos y tomar responsabilidad individual. Tomar esta responsabilidad nos daría la fuerza que da sentirse parte de un propósito mayor.

La huella de carbono de un español, es decir, su contribución a la generación de gases de efecto invernadero, es de unas 10 toneladas de CO2 al año. Como referencia, la media mundial es de 4 toneladas y países como Estados Unidos llegan a las 16 toneladas. Si queremos lograr los objetivos climáticos, cada uno de nosotros debería reducir su huella hasta las 4 toneladas de CO2, que es la media mundial actual.

Para reducir la huella de carbono, las acciones más sencillas son las que tienen que ver con la elección de los modos de transporte (caminar más, entre ellas), la dieta (menos carne), la correcta gestión de residuos (reducir, reusar y reciclar en este orden) y las decisiones sabias respecto a dónde ponemos nuestro dinero (qué compramos y dónde invertimos).

Aunque las empresas y los gobernantes parecen tener una gran parte de la responsabilidad, ello no justifica eludir nuestra responsabilidad individual de actuar. En un artículo reciente donde se entrevistaba al filósofo Peter Singer de la Universidad de Princeton, el que es uno de los filósofos vivos más influyente del mundo dice que no solo todos deberíamos tomar acciones contra el cambio climático, sino que “hay una obligación moral muy fuerte porque es el mayor desafío moral del siglo XXI».

Una nueva propuesta: ‘Mindfulness’ y acción climática

Pues bien, hoy, Día Mundial de la Acción por el Clima, quiero llamar la atención sobre la responsabilidad individual de cada uno de nosotros en materia de clima. Es lo que denomino Mindfulness y acción climática.

Mindfulness es atención plena. Es decir, prestar atención al momento presente sin juicios. Acción climática es el conjunto de iniciativas para reducir los riesgos asociados al incremento de gases de efecto invernadero.

La conciencia plena, Mindfulness, es un estado que se desarrolla con entrenamiento. Requiere motivación, dedicación, constancia, paciencia y humildad. Parar, silencio y atención a la respiración. El Mindfulness nos da una nueva perspectiva de la vida y del papel que nosotros mismos ocupamos en ella. El desarrollo del Mindfulness aumenta nuestra interconexión con la naturaleza y experimentamos de una forma distinta el impacto de nuestras acciones en el medioambiente.

Cuando prestamos atención plena, descubrimos infinitas oportunidades de comprender nuestra conexión con los elementos de la naturaleza y con la vida. Somos consciente de que nada es neutro. Nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestros hechos tienen impacto.

La acción consciente para reducir tu huella de carbono genera un impacto sobre los demás. Estás enviando una señal inspiradora a otras personas a tu alrededor y esto contribuye a impulsar un movimiento de responsabilidad, de propósito y de transformación.

Enamorarse de la Tierra

Budistas, cristianos, musulmanes, judíos y también ateos ven a la Tierra como un gran ser, una madre amorosa que nutre y protege a todos los pueblos y todas las especies.

Desde todos los caminos espirituales se ha hecho un llamamiento a cuidar de la Tierra. Grandes maestros, desde el propio Papa Francisco al Dalai Lama, se han manifestado de forma pública en relación con el cambio climático instando a la acción. De todas estas reflexiones, hay una que me parece especialmente hermosa; es la invitación a “enamorarnos de la tierra” que nos hace Thich Nhat Hanh, maestro zen nacido en Vietnam, activista por la paz, poeta y escritor, nominado para el Premio Nobel de la Paz en 1967 por Martin Luther King. Él nos invita a desarrollar una relación profunda con la Tierra a través de la atención plena (Mindfulness) para despertar el amor y entender que la vida de la humanidad está unida a la de la Tierra.

Vivimos una época de enorme incertidumbre que abona el miedo y donde la confianza no puede abrirse paso. Los mensajes de ira y caos, de enfrentamientos y culpas parece que acaparan los titulares. Frente a ello, las propuestas de vivir de forma individual, nuestras vidas profesionales y personales, desde amor y la compasión, nos dan una nueva perspectiva.

Hoy, como tema para este artículo, podríamos haber hablado de las líneas maestras para las políticas de acción por el clima, los próximos pasos en la agenda climática y de las oportunidades para una recuperación verde. Pero creo que estos tiempos de profunda crisis económica, sanitaria, social y medioambiental deben ser tiempos para cambios individuales y para tomar conciencia del papel relevante que cada uno jugamos en la construcción del mundo del futuro. Desde la atención plena es el mejor lugar desde el que tomar las decisiones.

El cambio individual empieza en cada uno de nosotros y será así como se generen los cambios globales. Será nuestro amor a la Tierra y a la humanidad, con atención plena, el que tenga el poder de unirnos para poner en marcha una nueva etapa necesaria de transformación para la acción climática.

Mónica Chao es presidenta de WAS (Women Action Sustainability

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.