18.04.2018

Morgan: “Para nosotros Operación Triunfo no es un programa de música”

Menéalo
Los integrantes del grupo Morgan.

Los integrantes del grupo Morgan.

Morgan es ya una banda de culto. Todo un logro para unos músicos con un talento superlativo que llevan apostando por la autoedición y la independencia como características de su personalidad. Tras North, en marzo lanzaron su segundo disco, Air, una colección de canciones que transitan entre funk, soul, folk, rock, pop… Entrevistamos a dos de sus integrantes: Nina de Juan y Paco López de música, entretenimientos varios y el ansia de libertad. 

Morgan editó en febrero de 2016 North (Norte), su primer disco, y tan solo un año después –tras darse a conocer con más de 30 conciertos y en los mejores festivales- decidieron reeditarlo y lograron entrar en las listas de los más vendidos. Nina de Juan (piano y voz), Paco López (guitarra y voz), Ekain Elorza (batería), Alejandro Ovejero (bajo) y David Schulthess (teclado) forman Morgan y ahora es complicado que no cuelguen el cartel de no hay localidades cuando programan conciertos en Madrid y otras localidades de España. El mes pasado lanzaron su segundo disco, Air (Aire), grabado –como el primero- bajo la producción de José Nortes en Madrid. Se trata de una colección de canciones que transitan entre el funk, el soul, el folk, la americana, el rock y el pop. Carolina, Nina de Juan (a la que ya entrevistamos en esta revista, al considerarla una de las mejores voces del pop-rock español) y Paco López han charlado con El Asombrario sobre música, fenómenos y libertad.

¿Por qué habéis titulado el nuevo disco Air?

Nina de Juan: Pensamos que North y Air son casi parte de un mismo trabajo y queríamos unirlos también con el título. North es uno de los cuatro puntos cardinales. Air es uno de los cuatro elementos. Para nosotros tenía sentido. Hay razones que pudieran parecer inconexas en un principio, pero que para nosotros tienen todo el sentido.

¿No puede querer decir que ahora la banda se ha consolidado y todo tiene otro aire?

Paco López: ¡Desde luego! Desde el principio hasta aquí, todo tiene un aire distinto. Sobre todo porque la banda se ha ido completando en todo el proceso y ahora está completa por fin. (Alejandro Ovejero –bajo- y David Schulthess –teclado- fueron los últimos en acceder a la banda tras la gira de 2016).

Nina de Juan: La dinámica de trabajo que estábamos teniendo en los directos y el sonido que estábamos logrando fueron muy definitorios, claro. Era algo que queríamos trasladar todos juntos también al estudio. Así que sí, también es un nuevo aire. (Risas).

¿La entrada de dos miembros nuevos ha modificado mucho el sistema de composición y grabación?

NJ: El proceso de composición y grabación ha sido bastante parecido a North. Hemos vuelto a trabajar con José Nortes, con la diferencia de que José ya tiene su nuevo estudio nuevo, que se llama Black Beti, y el anterior lo grabamos en La Cabaña. Queríamos seguir trabajando con él porque nos conoce y sabe muy bien hacia dónde queremos ir. Era lo lógico. Sabe guiarnos muy bien.

Pero se nota más orquestación que en el primero.

PL: Bueno, somos dos más y eso ya hace que todo se amplíe. Ove, tanto con el bajo como con la voz, y Schulthess, con los teclados y todos los instrumentos que toca, aportan muchísimo y eso hace que haya muchos más colores para elegir. Los cinco ya sabíamos que unidos teníamos muchas más cosas para aportar y eso evidentemente se escucha en el disco. Y nos gusta porque seguramente en el primer disco nos hubiera gustado contar con eso desde el principio.

Hablemos de influencias para aquellos que todavía no conozcan a Morgan.

PL: Hay negro, mucha música negra que trae Schulthess. Yo soy más de música blanca.

NJ: Metallica, Daft Punk, Bee Gees, cualquier cosa que suene a los setenta… Cada uno de nosotros tenemos nuestro género favorito y son bastante distintos, y eso se escucha en las canciones. Es curioso, pero eso hace que tengamos un sonido entre rock sureño, góspel, música negra, rock a tope, pop y folk. Durante el disco se pueden escuchar todos esos estilos. No profundamente, pero sí ecos de todo ello. Bajo mi punto de vista, eso hace muy interesante el resultado.

Visto lo que los más jóvenes consumen en Spotify, podríamos decir que hacéis música muy adulta.

PL: En eso tienes razón, pero es que somos adultos ya… (Carcajadas). Para hacer música joven, en parte tienes que ser joven. Seguro que Green Day siguen teniendo nuevos fans de 16 y 18 años, pero porque empezaron a hacer lo que hacen desde el principio. Nosotros no tenemos ya esa energía. Tenemos otra distinta. Y también hay que reivindicar a los adultos que quieren mover las caderas un viernes por la noche. También tienen derecho y se lo merecen. Y los adultos a los que les gusta tener esa sensación de que te apasione un estilo de música y una banda… Hay gente que por más que pase el tiempo no quieren perder esa capacidad de descubrir cosas. Ver que la gente que viene a nuestros conciertos tiene a partir de los 24 o 25 años, pues nos gusta por esas razones.

NJ: Desde el principio nos dimos cuenta de que la música que hacemos no es un reclamo para el sábado noche, desde luego.

¿Podríais haber hecho este mismo disco en una multinacional? Como ha hecho El niño de Elche con su último trabajo que es bien marciano?

PL: A mí me daría mucha pena que quisiéramos hacer algo y que alguien nos dijera que eso no lo podemos hacer.

NJ: A mí también me daría mucha pena que tuviéramos que hacer algo por obligación.

¿Esa independencia de Morgan os sale muy cara?

PL: Para el primer disco la inversión fue menor, aunque no te voy a engañar, fue bastante dinero. Tuvimos que pedir dinero a todo el mundo y tardamos bastante en devolverlo. Y eso que estábamos haciendo muchos conciertos…

¿Lo habéis devuelto todo ya?

Los dos: Sí, sí. Está todo devuelto.

PL: Fuimos ahorrando mirando al futuro para el segundo disco, pero, aun así, nos hemos quedado un poco cortos y hemos tenido que pedir otra vez un poquito. Pero vamos tirando.

NJ: Trabajar así conlleva mucho esfuerzo económico, mental y emocional, pero merece la pena. Y esa libertad para hacer lo que queremos la cuidamos como si fuera algo muy frágil e importante para nosotros. Es lo que consigue que hagamos lo que nos parece y que lo hagamos con alegría, y creo que esos dos ingredientes son fundamentales para que luego el resultado lo pueda disfrutar el público. Si tuviésemos que estar pensando en llegar a un público determinado o que el disco vaya para arriba como un cohete, comprometería mucho a la música, que siendo algo tan puro no debería frivolizarse tanto.

¿No os fastidia que eso no lo entienda quien lo tiene que entender? Y no me refiero ya solo a quien pone la pasta, sino también a la televisión pública, por ejemplo, que pagamos todos y no promociona buenos contenidos musicales como Morgan, por ejemplo… Parece que últimamente el único apoyo que ha habido respecto a la música en TVE ha sido ‘Operación Triunfo’. En eso sí que se gastan mucho dinero.

PL: Claro, pero es que eso pasa porque tú ves ese programa como un programa de música y nosotros no.

NJ: Para nosotros es un programa de entretenimiento.

Ya, pero son chicos y chicas que graban discos y dan conciertos…

NJ: Ojo. Y está bien, que a mí me parece bien. Tienen su público y trabajan y ensayan como todos los demás. Eso al salir de Operación Triunfo. Pero hablando del programa yo veo que es un espacio de entretenimiento sin más, como Maestros de la costura o Pasión de Gavilanes.

Vamos, que os parece que para TVE es más importante la relación sentimental de los concursantes que van a ir a Eurovisión que la canción en sí, por ejemplo.

PL: Es que de verdad no creo que OT tenga nada que ver con la música. Y no te digo que la música tenga que ser un arte de nivel o algo elitista… Pero a esto, en particular, no le veo qué relación tiene con la música. Lo veo más como un reality show enmarcado en la música, pero un reality al fin y al cabo.

¿Habéis tenido cantos de sirenas de alguna discográfica?

NJ: Con el primer disco ya hubo reuniones y propuestas. Todo muy bien y estamos muy agradecidos. Pero preferimos seguir como estamos.

PL: No se sabe lo que puede pasar en el futuro, pero a día de hoy el equipo que tenemos montado y el resultado que estamos obteniendo por el trabajo de cada uno es muy satisfactorio.

Una de las canciones más emocionantes del disco es ‘Sargento de hierro’. Nina, tú compones en inglés, pero visto este temazo, ¿por qué no compones más en castellano?

NJ: No me puedo obligar o forzar a algo. Cuando salen, salen y cuando no, no. Nunca he cerrado la puerta, pero es que me siento a tocar y me salen cuando me salen. Pero ves, esto también es lo que hablábamos antes: si yo aceptara todas las sugerencias y empezara a hacer todas las canciones en castellano porque me lo piden, pues creo que todo se resentiría y la canción se va a ver perjudicada. No sé si serán tan especiales como son si tengo que obligarme a que me salgan en castellano.

Esta la cantas con Quique González en directo

NJ: La compuse durante la gira de North, que coincidía con la gira de Quique, en la que estábamos Schulthess y yo. Se la enseñé a los chicos y a Quique, que también siempre tiene tendencia a decirme lo mucho que le gusta cómo compongo en castellano. Yo sabía que él la iba a valorar de modo especial. El día que tocamos en la Joy quisimos invitarlo, porque nos hacía mucha ilusión que él formara parte de la historia del Sargento.

Cuéntanos un poco de la canción.

NJ: Tiene que ver con la película. La figura del Sargento de hierro en la película de Clint Eastwood es de las más duras que he visto en el cine… Esta canción habla sobre el tiempo, y para mí el tiempo es como el sargento de hierro. Me pareció una manera muy obvia de relacionar la dureza con la canción.

Habéis hecho muchos conciertos en salas y en festivales. ¿Qué opináis de toda esta proliferación de festivales en la que parece que lo último a lo que se va es a escuchar música?

NJ: Cada formato, un teatro, un festival, una plaza… tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Como banda, cuando vas a un festival te diviertes un montón y, en cuanto a las canciones, ahí está el reto de tratar de transmitir algo que es realmente más íntimo a un público que evidentemente está con un ánimo mucho más bailongo, por decirlo de alguna manera. Cuando tocamos en salas, vemos a la misma gente que nos encontramos en festivales. La diferencia es que esas mismas personas van con una actitud muy diferente a un lugar que a otro. Cuando voy a festivales como público voy con una mentalidad distinta que cuando entro en la Joy o el Costello. Sí que es cierto que en un festival la música es un elemento más de la diversión y no el elemento fundamental. Pero para mí es un planteamiento distinto.

PL: Es cierto que ha habido conciertos de festivales en los que no he podido disfrutar, pero ha habido otros que han sido toda una sorpresa. Neil Young, por ejemplo, en el primer Mad Cool; para mí ha sido uno de los mejores conciertos en los que he estado. Y luego ha habido conciertos como el de Foo Fighters en los que no pude disfrutar nada porque no tenía yo el día para estar en primera fila.

Morgan actúa el 19 en la sala Concha Velasco de Valladolid; el 20 en el Teatro Principal de Burgos; el 25 en el Teatro Romea de Murcia. Consulta aquí todos sus conciertos. 

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

  • El 19.04.2018 , albertino194 ha comentado:

    ME PARECE UN PROGRAMA EXCELENTE

Deja tu comentario