18.10.2016

Neuman Tikín y los 280 millones de neumáticos recuperados (que se dice pronto)

Menéalo
Neuman Tikín, en el centro, junto a sus dos grandes amigas: la Señorita Espantapájaras y Lady Lata.

Neuman Tikín, en el centro, junto a sus dos grandes amigas: la Señorita Espantapájaras y Lady Lata.

Signus, la entidad sin ánimo de lucro creada a iniciativa de los principales fabricantes de neumáticos para gestionar la recogida, aprovechamiento y reciclaje de los neumáticos fuera de uso en España, cumple este mes de octubre 10 años. Y lo celebra con cifras espectaculares que dieron a conocer en un evento-fiesta la pasada semana en Madrid. Cuentan con una red de 45.000 puntos de recogida; y en esta década han gestionado la recuperación de nada menos que 2 millones de neumáticos fuera de uso (NFUs los llaman), lo que significa en torno a 280 millones de neumáticos. Lo celebramos aquí con la publicación de un nuevo cuento sobre Neuman Tikín, el neumático reumático.

De todos esos millones, en torno a la mitad se han reciclado, según los datos que subrayó Gabriel Leal, director general de Signus; 250.000 toneladas conocieron una nueva vida como neumáticos de segundo uso y el resto se aprovechó en valorización energética en cementeras. Con este despliegue han evitado que se generen en España vertederos incontrolados e ilegales como el que ardió en Seseña (Toledo) esta pasada primavera. 300 empresas están adheridas a esta estructura, que ha creado más de medio millar de empleos directos, gracias a la contribución de los consumidores de algo más de 1 € al comprar un neumático para evitar que una gestión deficiente de los NFUs atente gravemente contra el medio ambiente. Frente al ni fu, ni fa, menos mal que contamos con Signus, que además ha puesto en marcha en estos 10 años más de 30 proyectos de I + D, junto a importantes campañas de sensibilización social, como su apoyo a la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA), la colaboración con El Asombrario a través de su Ventana Verde y el desarrollo del blog Neumáticos en verde, con reportajes, noticias y cuentos.

Desde El Asombrario queremos celebrar estos 10 años de Signus, con la publicación de otro de los cuentos que Rafa Ruiz, coordinador de esta revista, ha escrito para ese blog, con el personaje de Neuman Tikín, un neumático reumático ya retirado, como protagonista. En este relato, Neuman Tikín conoce a la Señorita Espantapájaras, y juntos deciden emprender la búsqueda de una nueva vida, como metáfora de todo lo que ha de significar la incorporación total y con todas las consecuencias del reciclaje en el ritmo de nuestra sociedad.

EL INCREÍBLE VIAJE DE NEUMAN TIKÍN

La Señorita Espantapájaras

Por RAFA RUIZ

– Discúlpeme, usted, señor Gran, que me haya puesto tan impertinente, pero es que esos niños me estaban cargando un poco. Y tenía ya ganas de moverme, desentumecer mis ramas y emprender camino… Tanto tiempo ahí tirada no era plan…

– Está usted disculpada, señora Espantapájaras.

– Señorita. Dígame señorita Espantapájaras, que me rejuvenece.

– La comprendo perfectamente, señorita Espantapájaras. Pero llámeme Neuman. Neuman Tikín.

– Además, como llevo toda la vida asustando a todo bicho viviente, que para eso soy una Espantapájaras, pues se me ha quedado ese tono un poco borde de conversación.

– Normal. Lo comprendo perfectamente. Ha tenido usted un trabajo muy duro y esclavo.

– ¡Un horror, un horror de trabajo! Todo el día y toda la noche levantando los brazos y haciendo ruidos raros con el viento para que ningún pájaro se comiera las coles y los tomates de esa huerta.

– ¡Uf!

– Y sin días ni horas de descanso, sin ningún tipo de regulación laboral. Los inviernos estaban un poco más tranquilos, porque no había nada en la huerta que comerse. Pero, vamos, el resto del año, que si cuida las lechugas, que si cuida los guisantes, que si cuida los pimientos… ¡Vaya cansancio de trabajo!

– Uf, pobre señorita Espantapájaras.

– Por cierto, qué neumático tan apuesto es usted, señor Neuman Tikín. Todo un caballero.

– No lo sabe usted bien, señorita Espantapájaras.

– Yo no le veo nada neumático reumático. Me parece un neumático súper-simpático. Apuesto a que debe de haber ligado mucho.

– No sabe usted la adherencia que tengo. Y la resistencia. Soy un neumático muy elástico. Mire, mire, ni una grieta en todo mi cuerpazo. Toque, toque.

– ¡Ay, que me desarmo! ¡Qué gracia que tiene usted, Neuman Tikín!

– Muy amable, por su parte, señorita Espantapájaras.

– Y bien, dígame usted…

– Puede tutearme… Ya hay confianza entre nosotros. Nos une un mismo objetivo…

– Dime tú qué planes tienes…

– Hablemos en plural… Nos une un mismo objetivo…

– Ay, cómo eres Neuman Tikín, que me derrito…

– No, no, derretirse, no. ¡No digas eso, por favor! ¡Puaj, qué asco! Aún recuerdo los malos ratos que he pasado en mi vida cuando el asfalto se ponía blando y pegajoso… Todo muy problemático. ¡No lo soporto, no lo soporto! Y eso que no soy nada maniático.

– Bueno, pues nada, no me derrito. Me troncho. ¿Le parece a usted bien que me tronche?

– Mucho mejor, mi estimada Espantapájaras. Pero tutéame, por favor; tutéame.

– Ay, sí, qué tonta, Neuman Tikín… Bueno, me pregunto yo que cuáles son nuestros planes.

– Buscar un bosque y convertirnos en árboles.

– ¿Y será así tan fácil?

– Por supuesto, confía en mí. Neuman Tikín nunca falla, es automático. Un bosque mágico, fantástico, enigmático y verdático.

– ¿Verdático? Ja, ja, ja. Eso no existe ni en el lenguaje de los neumáticos. Ja, ja, ja. Querrás decir muy verde…

– Pues eso, un bosque muy verde y selvático.

– Yo siempre fui una romántica… Siempre aspiré a convertirme en una linda palmera donde se posaran gorriones y estorninos.

– Yo te veo más como una encina.

– ¿Tú crees?

– Sí. Bien grande y longeva, capaz de acoger garzas y milanos, cigüeñas y mirlos.

– Ay, ja, ja, ja, qué cosas me dices… Pero mira que a mí me gustan las palmeras… No, no, una encina, no; demasiado rechoncha. Mejor una palmera.

– Pues no se hable más, si a ti te hace ilusión ser una palmera… Una palmera. Vamos allá.

– Ay, sí, es que las palmeras a mí siempre me dispararon la imaginación en las horas más aburridas allá en la huerta. Y yo, con este cuerpo, me veo más una palmera. Alta y con estilazo. Contoneándome. Con las hojas al viento, bien desmelenada. Y soñar con pelícanos, tucanes y gaviotas. Que sí, ya sé que en ese bosque adonde vayamos no va a haber pelícanos ni gaviotas, que es más fácil que nos encontremos con cernícalos y pájaros carpinteros. ¿Pero a quién le hace mal soñar con tucanes?

– Pues nada, nada, una palmera.

– ¿Y tú qué quieres ser, Neuman Tikín?

– Yo me veo como un fresno.

– Uy, qué fresco. Ja, ja, ja… Pues yo te veo más como un roble. Robusto y apuesto. Capaz de acoger mil nidos de todas las aves que te puedas imaginar… Grande y acogedor. Un árbol de esos que dan confianza nada más estar con ellos un rato. Con aspecto y espíritu protector.

– Me agrada que te inspire todo eso, querida Espantapájaras. Pues nada, sigamos camino, que no hay tiempo que perder… Disculpa, es que con mi vida de carreras, se me ha quedado un poco esta costumbre de meter prisa, ya ves… Soy un neumático fanático de llegar lo antes posible a destino.

– Ya, como a mí lo de asustar… No tienes de qué disculparte. Me gustas así…

– Tú una palmera bien elegante y estilizada y yo un roble robusto. No se hable más.

– ¡Sí, con bien de nidos! De toda clase de aves…

SIGNUS,logosignus COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

  • El 19.10.2016 , Alberto ha comentado:

    Sólo un matiz Rafa:

    “Con este despliegue NO han evitado que se generen en España vertederos incontrolados e ilegales como el que ardió en Seseña (Toledo) esta pasada primavera.”

    Por muy bonitos que sean los datos y las campañas publicitarias que nos ofrecen seguimos teniendo decenas de vertederos de neumáticos incontrolados e ilegales en España. Lo de Seseña ocurrió en paralelo a esa realidad tan bonita que nos pinta Signus.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.