07.11.2015

‘Nosotros’: la película de las elecciones del 20D para retratar a una generación frágil

Menéalo
Cartel de Nosotros.

Cartel de Nosotros.

Los cinco días que separan el jueves 17 y el lunes 21 de diciembre serán el contexto de este filme que aborda “elecciones generales” en las vidas de cinco treintañeros. El objetivo del director, Felipe Vara del Rey, para su primer largometraje: crear un retrato generacional de los nacidos entre 1975 y 1985: “una generación frágil, de promesa incumplida, de sueño roto”.

POR ADOLFO MORENO

Quien escuche a Felipe Vara del Rey (Madrid, 1979) mientras detalla los perfiles de los personajes de su próxima película sentirá que está oyendo hablar de amigos y amigas a los que reconoce perfectamente. Nosotros, que actualmente está en una campaña de crowdfunding (abierto hasta el 25 de noviembre) y que verá la luz en el verano de 2016, será el primer largometraje de este creador que reside en Nueva York, donde ya ha realizado otros trabajos, como el cortometraje ‘This is Reality’.

“El momento político que estamos viviendo en España tiene naturaleza de acontecimiento”, dice Vara de Rey. Por eso cree “interesante reflejarlo y dejar constancia de ello: el cine, el arte, contribuye a plasmar y a solidificar momentos históricos que, si no, pueden pasar un poco desapercibidos”. “A mí lo que me apetecía era hacer un retrato generacional y tratar de entender, ni siquiera tratar de explicar o dar respuestas, pero sí hacerme preguntas”, afirma sobre esta película, que pretende “jugar con las elecciones como telón de fondo”. Utilizando el momento político como “un espejo”, la cinta traza un paralelismo sobre “elecciones generales”, a las que “se enfrenta un país metiendo votos en las urnas y a las que se enfrentan los personajes en sus vidas: proyectar la vida en una dirección que no sabemos adónde nos llevará, pero en la elección hay valor y hay esperanza”.

Inspirándose, entre otros, en David Simon -creador de la serie The Wire-, al que este director considera “el maestro de contar historias ancladas en la realidad”, y en el cine de los hermanos Dardenne, por su capacidad para “encontrar en los entornos más cercanos situaciones para rodar, deteniéndose a mirar lo que tienes alrededor”, Vara de Rey construye “una especie de híbrido entre ficción y documental”. “Vamos a partir de la realidad misma, siguiendo la historia de cinco amigos durante el fin de semana de las elecciones generales”: “Cinco personas que no son actores, que se interpretan a sí mismas, que mantienen sus nombres, vida, ocupaciones, casas… y a los que para esos cinco días les hemos construido un relato de ficción, aunque emana de su realidad”. La pretensión es crear un retrato generacional de los nacidos entre 1975 y 1985: “una generación frágil, de promesa incumplida, de sueño roto”.

Creative Commons frente a la lógica neoliberal. Nosotros tendrá una licencia Creative Commons por dos razones, según su director: una “práctica”, con el objetivo de que mediante la Red pueda ser conocida y disfrutada por el mayor número posible de personas, y otra “ideológica”. Para Vara de Rey, las licencias abiertas permiten que “la cultura que se genera en comunidad se comparta en comunidad”, ya que “la cultura se refuerza cuando se comparte y cuando tus ideas fertilizan en otras mentes, como a ti te ha ocurrido previamente con otras ideas”.

Vara de Rey subraya frecuentemente el “sentido de comunidad” como cimiento de su proyecto: “El éxito de la campaña de crowdfunding, el hecho de que nos acerquemos a grupos de música para que participen en la banda sonora de la película y todos nos digan que sí… Tiene que ver con que la lógica neoliberal es muy cabrona, te empuja a sentirte solo, te empuja a pensar que tú solo puedes, que lo tienes que hacer solo, que lo que te pasa a ti es único, etcétera. Al final eso sólo se doblega y contesta poniendo en valor el sentimiento de comunidad. Esto sólo lo frenamos si nos reconocemos los unos en los otros, si nos apoyamos y pensamos en plural. No es casualidad que la película se llame Nosotros, que esté jugando con la primera persona del plural; el 15M nos enseñó que juntos se puede. La lógica neoliberal aplasta los afectos, aplasta las redes, el cariño, la solidaridad. Y eso es lo que hay que pelear por levantar”.

Cinco personajes, una generación. Si bien la idea es que la película sea disfrutada indistintamente de la edad del espectador, ya que hay tramas intergeneracionales, el director nos define la situación de partida y el conflicto que vivirán los cinco protagonistas:

“Suko tiene una hija de tres años, Lola, que tuvo con una chica italiana, Elena. Suko y Elena se han separado, pero hacen esfuerzos por llevarse bien y gestionar el cuidado de la niña. El conflicto estalla cuando Elena le dice que quiere volverse a Italia, que echa de menos a su gente y que el ciclo en España se ha terminado. Y que se quiere llevar a la niña. Durante esos cinco días vamos a acompañar a Suko en ese descenso a los infiernos que supone considerar la posibilidad de estar lejos de su hija. Y veremos cómo evoluciona desde posturas de mucho cabreo hasta hacer las paces consigo mismo y con la situación”.

“Sarah milita en Podemos. Lleva dos años dedicándole 24 horas al día, 7 días a la semana, al proyecto. Y la intensidad de la militancia está teniendo un coste en su vida personal. Tiene una pareja, Antonio, con el que lleva cuatro años: querían tener un crío pero lo paralizaron cuando Podemos empezó a ser lo que hoy en día conocemos. Digamos que la implicación política al máximo nivel de Sarah está haciendo que el proyecto de pareja empiece a ser inviable. Durante estos cinco días vamos a acompañar a Sarah y a Antonio en un momento decisivo en el que tienen que enfrentarse seriamente al hecho de reflexionar sobre si su proyecto de pareja tiene sentido o no, teniendo en cuenta el horizonte que le espera a Sarah”.

El tercer personaje es María. “Tiene 36 años y es de esas personas que pudieron poner una cruz en el listado de cosas que nos recomendaban hacer de camino a la felicidad. María es máster, es psicóloga, desde muy joven empezó a dirigir un centro psiquiátrico, tiene un éxito profesional indudable, habla idiomas, es lista, culta, divertida y guapa. Lo tiene todo y, sin embargo, vive en una especie de estado de infelicidad difícil de definir. Esto le pasa a mucha gente de nuestra generación: no consigue ni siquiera ella entender muy bien qué le pasa, pero no es feliz. Durante estos cinco días vamos a acompañarla en un proceso de reflexión, en una mirada y una búsqueda interiores, para intentar aclarar qué cojones le está pasando y por qué no consigue encarar su vida con felicidad cuando tiene todos los elementos para hacerlo”.

Un artista es el cuarto protagonista: “Seda tiene 30 años y es pintor. Su padre sale en los libros de Historia del Arte, su tío pinta, su madre pinta… y él ha hecho del arte su único proyecto de vida viable. Seda se niega a poner copas, a reponer cosas en el supermercado, se niega a hacer otra cosa que no sea lo que él siente que tiene que hacer y lo que a él le apasiona y le organiza la vida, que es pintar. El problema que tiene es que le ha tocado vivir una coyuntura económica muy jodida. Vivir del arte es muy complicado, y tiene dificultades para exponer y aún más para vender. Lleva una  vida muy precaria: aún vive con sus padres y sufre para pagar el alquiler del estudio en el que pinta. Durante estos cinco días a Seda se le va a presentar un dilema con el que va a conocer el límite de su compromiso con el arte”.

Por último, está la historia del propio Felipe: “Vivo en Estados Unidos, donde me fui a formarme y trabajar en 2011. Yo vuelvo de visita en la película a sellar el visado, como cada año, y lo he hecho coincidir con las elecciones para no quedarme sin votar, porque ya sabes que los españoles residentes en el extranjero tenemos ciertas dificultades para ejercer nuestro derecho al voto. Con mis padres tengo muy buena relación. A mi madre le dio un ictus hace ocho años: se recuperó, puede hablar, expresarse, pero se mueve con dificultad. Mis padres son profesores universitarios, ella tuvo que dejarlo y mi padre ya no da tantas clases como antes y ejerce de cuidador, como ocurre en otras tantas familias que tienen personas dependientes a su cargo. Se han ido manejando bien, han hecho esfuerzos por tener una vida activa, pero lo que va a ocurrir durante estos cinco días es que al volver voy a notar que algo ha cambiado: están cansados, sin salir, les da pereza todo…, y empiezo a entender que la enfermedad ha recuperado terreno. Mi dilema va a ser que a lo mejor me toca paralizar esta vida en Estados Unidos que por fin apunta a que va a ser exitosa para quedarme a echar una mano. Y mis padres se niegan a que lo haga, entienden que no puedo sacrificar una vida”.

Menéalo

Sobre el autor

3 comentarios

  • El 08.11.2015 , WTF ha comentado:

    Buena idea, pero campaña de kickstarter nefasta.
    Lo siento, pero no.

  • El 09.11.2015 , blade ha comentado:

    Ya hay otra produccion sobre este tema…interesante , pero como todo…
    nada nuevo…
    Blade

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.