02.03.2019

Ocho libros para que los niños se acerquen al arte y fomenten su creatividad

Menéalo
Una ilustración del libro Mi museo de Joanne Liu. 

Una ilustración del libro Mi museo de Joanne Liu. 

Arte e infancia están cerca. Por eso, en pleno fin de semana del arte en Madrid vamos a hablar de arte, infancia y libros ilustrados que potencian las capacidades de esta pequeña tropa. Aquí os dejamos los libros de Marion Deuchars y otras cinco recomendaciones que provocan la interacción directa y libros que nos dan a conocer las últimas tendencias en arte contemporáneo.

Si tú también eres de los que dicen al ver muchas obras de arte contemporáneo: “eso lo pinta hasta un niño”, hoy vamos a demostrar que no hay que simplificar tanto, que hay que huir de esa visión reduccionista del arte y de las capacidades de los artistas y de nuestras niñas y niños.

Cuando los pequeños de la casa experimentan con técnicas artísticas no pretenden ser los mejores ni que los adultos busquemos en ellos al nuevo Picasso. Hoy queremos que experimenten, que se manchen las manos, que lo ensucien todo, que sean espontáneos, que dejen sus huellas. En definitiva, que dejen sus firmas únicas e irrepetibles. Como dice Marion Deuchars, autora de libros de arte para niñas y niños, “lo genial de hacer arte es que las reglas son muy personales y lo que espero es que todo el mundo haga una obra realmente original que sea fiel a uno mismo, en lugar de seguir las instrucciones”.

Marion Deuchars tiene publicados en España varios títulos: Arte, deja tus huellas; Dibuja, pinta e imprime como los grandes artistas, y Arte, crea tu libro, editados por Coco Books. En sus trabajos propone a niñas y niños que experimenten con el color, las formas, las texturas, que lo manchen todo. Sus libros son divertidos, dan directrices, enseñan técnicas…, pero no marcan un único camino. Son libros que no buscan encontrar a los mejores, simplemente quieren que niñas y niños se diviertan. Y que se atrevan a crear. Marion lo explica así: “Me encanta cuando los niños se sumergen en el libro y comienzan a dibujarlo por todas partes. El libro sólo está completo con sus dibujos”.

*****

Coco Books es una editorial catalana muy implicada en difundir el arte entre los más pequeños. Hemos hablado con Mònica Carulla, de esta editorial, sobre libros, arte y niñas y niños.

¿Qué relación han de tener niñas y niños con el arte?
Siempre he pensado que el aprendizaje del arte debe ser espontáneo. La curiosidad es un instinto que los niños mantienen todavía en estado muy puro y son una hoja en blanco para observar, experimentar y aprender. Lo que hay que intentar es mantener vivo ese impulso. Su primera comunicación, antes de la expresión escrita, es el dibujo. Dos puntos y media circunferencia pueden ser el símbolo de una cara, un icono, y ellos establecen de inmediato una asociación conceptual que les permite entenderla y también ser capaces de reproducirla con un lápiz y un papel.

La percepción visual y plástica de la realidad a través del arte les ayuda a sintetizar los contenidos y expresarlo en sus dibujos. De este modo tan sencillo llegan a la creación artística. Educar en el arte es fundamental, es la forma de que su manera de ver la realidad sea activa y no pasiva, y de que establezcan una conexión interior entre su personalidad y su manera de representar lo que sus ojos ven. Por eso es importante que los niños dibujen a la vez que aprendan arte, para que dispongan de herramientas y técnicas para expresar su propia visión dejando siempre abiertas todas las opciones para su comunicación.

¿Cómo contribuyen vuestros libros a que niñas y niños se enamoren de los museos, galerías de arte…, en fin, del arte?
Intentamos presentar el arte sin clichés, de una manera casual. Por ejemplo, a Marion Deuchars en Arte. Crea tu libro y en Dibuja, pinta e imprime se le ocurre proponer que el niño puede dibujar un bigote o lo que le dé la gana a la mítica Gioconda de Leonardo da Vinci. Es una decisión divertidísima y gamberra que desmitifica la obra y al mismo tiempo se aprende de ella, porque el niño la hace suya; en ese momento entiende por qué es un icono de la historia del arte. Pero el resultado del aprendizaje se hará visible el día que viaje a París y en el Louvre vea el cuadro. Lo va a reconocer como algo también muy suyo, y con ello se le abrirá la curiosidad por otras obras de arte.

Creo que hay que saber mezclar los conceptos de los contenidos culturales con el juego, a través de su propia práctica. Enseñarles a saber romper moldes, porque estamos hablando de niños, y lo que más les gusta es jugar, y luego curiosear. Con esa curiosidad aprenden y crecen. Cada niño es distinto y tiene su propio camino con distintos ritmos de aprendizaje. El catálogo de curiosidades es infinito, pero el lenguaje plástico es básico y lo entienden rápidamente.

El problema es que cuando vamos creciendo nos volvemos demasiado exigentes con nuestra propia expresión artística y tendemos a bloquearla. Además, a medida que los conceptos que manejamos se van haciendo más complejos, nuestra materia plástica o artística se nos va quedando sin el valor que nos gustaría que tuviera. Por suerte, muchos maestros son conscientes de su importancia y hacen verdaderas maravillas. Es una lástima que a esta asignatura, igual que a la música, no se les dé el mismo nivel de valor que a las otras materias. O que la historia del arte no se aprenda hasta la adolescencia. Al fin y al cabo, son materias que estimulan la creatividad, que es fundamental para desarrollar cualquier oficio y trabajo. Es importante saber mantener este concepto, para educar niños curiosos, espontáneos y creativos.

En el libro Mi Museo, Joanne Liu nos transmite una visión casi cinematográfica de un niño observando el museo. Parece irreverente, pero no lo es. Max está observando, asociando e inspirándose para crear su propio arte, se pasea, ve mundos nuevos, estilos diferentes y continuamente es activo. Juego, imitación y creación. La mejor manera de entender el arte. Mejor acercarse a él de niños, que ya de adultos. Por suerte, los niños enseguida se emocionan, se divierten y se expresan. Hay que ayudarles a que aprendan que una realidad se puede enfocar e interpretar desde diferentes puntos de vista y que a través de la creación, y por tanto del arte, han de ir diseñando su propia, personal y única interpretación de la realidad y aprender a expresarla. Un artista suele ser alguien a quien por alguna razón esta estructura narrativa se le ha revelado de una manera temprana y se ha mantenido firme en su convicción expresiva, pudiendo conservarla desde su niñez, sin anularla y aprendiendo a adaptarla a su nueva visión de adulto.

*****

Ahora os recomendamos otros cinco títulos para acercar el universo artístico a los más pequeños.

‘El ABC del arte para niños’. Varios autores. Phaidon.

Este libro es sencillo y claro. Y además, divertido. Una obra imprescindible para todos, para padres y maestros y para niñas y niños que deseen asomarse al mundo del arte. Aquí se abordan las particularidades y el estilo de 30 artistas. Analizando diferentes significados y funciones del arte. Un libro que enseña, resuelve dudas y además divulga sin aburrir. Con un lenguaje visual donde se da mucha importancia a las obras de arte, pero también a los pequeños detalles que las componen. Lo maravilloso de este libro es que se detiene en una obra de arte y nos enseña a disfrutarla. Que es lo que deberíamos hacer cuando vamos a un museo. El empacho artístico solo sirve para hacer malas digestiones.

Diviértete. Talleres de arte con Hervé Tullet’. Phaidon.

Hervé Tullet es un referente en el mundo del libro ilustrado para niñas y niños. Y en esta ocasión vamos a descubrir en este libro de forma divertida y sorprendente talleres para que los peques de cualquier edad tengan estimulantes actividades artísticas. Estos talleres van a encender la mecha de la creatividad y van a liberar al artista que todos llevamos dentro con independencia de la edad, la experiencia o las habilidades artísticas de cada uno. Cada taller incluye una lista de los materiales y consejos prácticos, sencillas instrucciones, fotografías del desarrollo e ingeniosos juegos para desinhibirnos.

‘Las tijeras de Matisse’. Jeanette Winter. Juventud.

La literatura infantil tiene el poder de convertir a personajes reales en protagonistas de álbumes llenos de magia. En este caso, es Matisse, que vive en una pequeña ciudad francesa y que se pasa el tiempo dibujando. Al crecer se traslada a París, donde se convierte en un famoso artista. De mayor, una enfermedad grave le inmoviliza en la cama y no le queda otro remedio que buscar valor para seguir amando la vida. Aprendió a dibujar recortando con unas tijeras. ¿No os parece maravilloso? Pues tan maravilloso como es este libro, donde vamos a conocer la historia de un pintor nada convencional, donde vamos a poder leer citas propias del autor y conocer su proceso creativo. 

‘El sonido de los colores’. Barb Rosenstock y Mary Grandpré. Juventud.

Vasya se pasa el día educándose para ser un niño ruso como es debido. Algo nada fácil. Un día cae en sus manos una pequeña caja de madera llena de pinturas y todo cambia de repente en su vida. Mezclar el rojo con el amarillo y después el rojo con el azul. Todo cambia en algo fantástico y es que, a medida que cambian los colores, oye un susurro… Vasya oye cantar a los colores.

‘Hasta el infinito’. Kvêta Pacovska. Kalandraka.

Este libro es un museo en sí mismo. Una obra de arte donde dejarse fascinar con los planteamientos de Kvêta Pacovska. No es un libro cualquiera, sino que es un libro maravilloso donde deleitarse con sus colores, sus volúmenes, con su poesía y con su desafío imaginativo. Su obra mezcla diversas técnicas pictóricas que dan como resultado un diseño abstracto y personal. Con sus esculturas en papel no sólo demuestra que es posible llegar a la infancia con conceptos artísticos y arquitectónicos de alto nivel. Un libro con un universo lleno de vitalidad, que rebosa libertad, vanguardismo y renovación.

Menéalo

Sobre el autor

Javier Pizarro
Maestro de Educación Infantil, desde hace más de 15 años en la escuela pública. Acompaño a los niños/as así como a sus familias en el proceso de aprender. Apasionado por la literatura infantil y juvenil, que vista desde un punto desde la aproximación adulta, resulta llena de ironía, sentido común y nos ayuda a reflexionar sobre la educación, la vida y nuestras fantasías.
Decía José Saramago en su cuento para niños La flor más grande del mundo: “¿Y si las historias para niños fueran de lectura obligatoria para los adultos? ¿Seríamos realmente capaces de aprender lo que, desde hace tanto tiempo, venimos enseñando?”
Instagram: @javierpizavi
Twitter: @javierpizavi
Facebook: https://www.facebook.com/javier.pizarrovinagre

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.