No perderte nunca es no vivir

No perderte nunca es no vivir

La escritora Rebecca Solnit. Foto: Capital Swing.

Menéalo

La escritora Rebecca Solnit. Foto: Capitán Swing.

“La pregunta es cómo perderse. No perderte nunca es no vivir, no saber cómo perderte acaba contigo”. La escritora y periodista estadounidense Rebbeca Solnit ha publicado un libro para extraviarse, para pensar y aprender de seguir caminando. ‘Una guía sobre el arte de perderse’ da pie a otro de los artículos de reflexión de nuestros colaboradores en este tramo final de agosto.

Un libro debe ser una invitación a encerrarse en un cuarto y viajar, una excusa para olvidarse del mundo, para evadirse. Un libro debe ser un artilugio que te atrape y te haga perder horas aferrada a él contando con angustia las páginas que quedan, el tiempo que va acabándose para salir del hueco en el que te encierra y te aleja del mundo. Eso propone Una guía sobre el arte de perderse, de Rebecca Solnit, una invitación a asomarse a la filosofía de lo cotidiano (la incertidumbre, la pérdida, la memoria, los lugares, el deseo), la historia y el arte. Porque hace falta curiosear para encontrar y, por lo tanto, perderse, para dar con lo anhelado.

Escrito a partir de experiencias personales, la autora va lanzando pistas para enmarañarse hasta con el color azul: el azul de la distancia, el color de una emoción que podría ser la de la nostalgia, apunta, el color de muchos pintores renacentistas, el color de una música como es el blues y el color de artistas plásticos como Yves Klein, cuya fascinante vida se narra en unas pocas páginas, un “perdido”, un místico y estrambótico autor que quiso volar y que proclamó que el cielo era su obra. Klein, un desorientado, un náufrago, un confundido, un zozobrado, un experimentador que está en todas los manuales de arte, un artista que sin cumplir los 40 podría ser el perfecto ejemplo a seguir si uno quiere salir del sendero marcado. Porque “perderse es estar plenamente presente, y estar plenamente presente es ser capaz de encontrarse sumergido en la incertidumbre y el misterio. Aquello cuya naturaleza desconoces por completo suele ser lo que necesitas encontrar, y encontrarlo es cuestión de perderse”, dice la escritora.

Pero ese es sólo uno de los muchos relatos que contiene la obra, repleta de anécdotas que van y vienen y pasan por capítulos que se llaman igual, exactamente como cuando una se despista y se encuentra dándose de bruces con la misma farola. Porque, claro, se trata de extraviarse y saber entender hasta el origen de la palabra lost, perdido, en inglés. “Viene de la voz los, del nórdico antiguo, que significa la disolución de un ejército. Este origen evoca la imagen de un grupo de soldados rompiendo filas para volver a casa, una tregua con el ancho mundo. Algo que me preocupa hoy en día es que muchas personas nunca disuelven sus ejércitos, nunca van más allá de aquello que conocen. La publicidad, las noticias alarmistas, la tecnología, el ajetreado ritmo de vida y el diseño del espacio público y privado se confabulan para que así sea”, escribe la autora estadounidense nacida en 1961.

Porque en esa pérdida, en ese extravío está la riqueza. Lo supo, señala la escritora, el descubridor Cabeza de Vaca, uno de los primeros europeos perdidos en las Américas, el primero en volver y contar su experiencia, alguien que, según Solnit, consiguió encontrarse tras esa búsqueda porque supo transformarse. Y de esos navegantes y pensadores, la afamada comentarista salta de nuevo a sus propias historias y sus encuentros con monjes, punks, montañas, amantes, desiertos y películas. Es el círculo de pensamientos que llevan a perderse en la pérdida para encontrar más excusas para seguir tirando del hilo y seguir caminando.

Y así, de la mano la escritora y su peculiar guía editada por Capitán Swing, se van hallando múltiples pistas para tratar el deseo, al que solemos tratar como un problema por resolver; la distancia (concepto inexistente en la infancia); la escritura como arte para matar la memoria (imaginada); la belleza de lo ausente o el vacío. “¿Cómo emprenderás la búsqueda de aquello cuya naturaleza desconoces por completo?”, cuestiona Rebecca Solnit. Sal. Siente vértigo. Empieza a caminar, va gritando las páginas de su libro con las voces de sabios tibetanos, Eduardo Galeano, Perséfone o Vladimir Nabokov, por citar a algunos.

“La pregunta, entonces, es cómo perderse. No perderte nunca es no vivir, no saber cómo perderte acaba contigo, y en algún lugar de la Terra incógnita que hay entre medias se extiende una vida de descubrimientos”. Ahora, cada cual que aplique su cuento para salir y caminar para extraviarse, bendita salida.

Rebecca Solnit es una escritora, periodista, historiadora y activista estadounidense, autora de más de 20 libros sobre feminismo, historia occidental e indígena, poder popular, cambio social e insurrección, deambular y caminar, esperanza y desastre, ecologismo, medioambiente, política, filosofía, arte… Entre sus libros más conocidos destaca Un paraíso construido en el infierno.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.