¿Recuerdas aquellos veranos en los que nos bañábamos en el río?

¿Recuerdas aquellos veranos en los que nos bañábamos en el río?

Foto subida a Twitter por Pablo Flores con el texto: ‘No existe mejor plan que un buen baño en las aguas heladas de las Cascadas del Huéznar en una de estas calurosas tardes de Verano. #LaMemoriaDelRio. Tras el difícil acceso inicial, una magnífica recompensa…»

Menéalo

Foto subida a Twitter por Pablo Flores con el texto: «No existe mejor plan que un buen baño en las aguas heladas de las Cascadas del Huéznar en una de estas calurosas tardes de Verano. #LaMemoriaDelRio. Tras el difícil acceso inicial, una magnífica recompensa…».

El ‘Big Jump’, el gran evento que se celebra en julio en Europa en defensa de los ríos, para reconectar a los ciudadanos con sus ríos, ha tenido este año en España un marcado carácter emocional y virtual. El pasado fin de semana, la organización ecologista WWF-España convocó por redes a subir recuerdos gráficos de buenos momentos vividos con el hashtag #LaMemoriaDelRío. “Lanzamos esta iniciativa para recuperar entre todos la memoria de los ríos, porque conservar los ríos es conservar nuestros recuerdos”.

Del Jarama de Rafael Sánchez Ferlosio y el Tajo de José Luis Sampedro, al Guadalquivir de Lorca, el Duero de Machado y el Tormes de Unamuno, del Ebro de Benjamín Jarnés al Miño de Cela y el Bidasoa tan pegado a la historia y obra de los Baroja. Hasta la canción En el río, de Amaral:

“Anoche soñé que mi padre estaba vivo / Y pescábamos juntos en el río / Como aquella vez a mediados de verano / Que de niños nos bañamos en el río / El que fue testigo generación tras generación / No verá a mis hijos en el río / Las libélulas volaron al exilio en el río / De su cauce ha quedado solo un hilo / y ese hilo grita asesinos”. 

Por cuestiones de seguridad sanitaria por la Covid-19, WWF-España propuso celebrar este año el Big Jump (el Gran Salto), el mayor evento europeo en favor de la protección de los ríos, de manera virtual, a través de las redes, con el hashtag #LaMemoriaDelRío. Para recuperar nuestro lado más emotivo con los ríos, nuestra relación más personal con ellos. Porque, como explica Rafa Seiz, experto del Programa de Agua de WWF-España, “muchos aún tenemos el recuerdo de esos veranos de nuestra infancia bañándonos en los ríos; sin embargo, últimamente cada vez vivimos más de espaldas a ellos”.

El Big Jump, que surgió en el centro de Europa en 2002 y al que, uno de los primeros domingos de julio, se suman cada año ONGs y ciudadanos particulares, busca reclamar más protección para el agua y denunciar el estado crítico en el que se encuentran las fuentes hídricas europeas. “Persigue esa reconexión de los ciudadanos con sus ríos, recuperar el cariño hacia ellos”, en palabras de Seiz. “Y era en ese lado emocional en el que nos queríamos centrar este año”.

“Casi todos compartimos algún recuerdo personal o familiar de momentos especiales vividos en un río”, señalaba la organización ecologista en la convocatoria. “Momentos que incluso han marcado nuestra identidad o trayectoria profesional. Por ello, desde WWF lanzamos esta iniciativa para recuperar entre todos la memoria de los ríos, porque conservarlos es conservar nuestros recuerdos y si los ríos se destruyen, con ellos desaparece también nuestra memoria”.

Por eso, el pasado fin de semana y el lunes las redes sociales se llenaron con cientos de mensajes, fotos y vídeos de momentos vividos en los ríos con el hashtag #LaMemoriaDelRío. Las imágenes compartidas en Twitter se subieron automáticamente a wwf.es/LaMemoriaDelRio. A la campaña se sumó el grupo Amaral con su canción En el río, dedicada a la memoria del padre de Eva y de los ríos pirenaicos que disfrutaban juntos.

El usuario de Twitter @pesetin1955 compartió esta imagen con este mensaje: ‘En el río Alberche, hace 62 años, ojalá podamos seguir viendo y disfrutando en nuestros ríos, con vida» y la etiqueta #LaMemoriaDelRio

Otra de las imágenes subidas a redes de la campaña #LaMemoriaDelRio de WWF-España.

En España, casi la mitad de los ríos y acuíferos presentan mal estado (de acuerdo con los parámetros de la directiva europea del Agua, que a pesar de sus 20 años en vigor sigue presentando grandes lagunas y vacíos de cumplimiento). Y se han construido más de 1.200 grandes presas, lo que nos ha situado como el noveno país del mundo con mayor número de este tipo de infraestructuras. Además, existen actualmente varios trasvases que han modificado el funcionamiento natural de las cuencas hidrográficas.

Rafa Seiz explica que, aunque se ha avanzado bastante por ejemplo en depuración de aguas residuales vertidas a los cursos fluviales, es muy preocupante que en nuestro país la gestión del agua se centre en la gestión de la demanda, en ver los ríos como un simple recurso –sobre todo para la agricultura intensiva, de regadío, que chupa nada menos que un 80% del consumo total del agua– en vez de tratarlos como pieza fundamental del complejo puzle natural en que vivimos. Además, el cambio climático impactará en la disminución de cauces; diversos estudios alertan de que la disponibilidad de agua en la península ibérica descenderá una media del 20% de aquí a mediados de siglo, aunque en algunas cuencas hidrográficas –sureste español– el descenso puede llegar a ser del 40%. “Algo muy, muy preocupante”, concluye Rafa Seiz.

El incierto futuro de Doñana

Para terminar, le pregunto al experto por una experiencia positiva y otra negativa en la gestión de nuestros cauces. No lo duda: “La positiva, la gestión del riesgo de avenidas a través de soluciones basadas en la naturaleza, recuperando espacio fluvial, sotos, despejando el río, que se está haciendo en tramos del Duero y el Ebro con muy buenos resultados”. “La negativa, la sobreexplotación de acuíferos, casi el 50% están sobreexplotados, es decir, se les saca más agua del que recargan de forma natural, lo cual es condenarles a desaparecer en el futuro”. Y pone como ejemplo emblemático Doñana.

Justo ayer, WWF-España presentó un informe en el que radiografía 40 problemas ambientales que amenazan el futuro de este emblemático humedal. Entre sus conclusiones: “La sobreexplotación de los acuíferos y el robo del agua sigue siendo el principal problema de Doñana como viene denunciando WWF desde hace décadas.Una situación crítica que ha llevado a España ante el Tribunal Europeo de Justicia por incumplimiento de varias directivas. A pesar de los esfuerzos recientes de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para cerrar numerosos pozos durante 2019, el robo del agua en la Cabecera de la Rocina o en la zona regable de los Hatos, entre otras, sigue siendo un cáncer para el acuífero de Doñana. Lo cierto es que la superficie de cultivos de frutos rojos en situación irregular sigue creciendo sin control y ha aumentado más de un 13%. La superficie total de cultivos en zonas que no pueden regularizarse es de 1.653 hectáreas, lo que supone el 20% del total de los cultivos bajo plásticos”.

Canta Amaral: “Te han dejado abandonado y malherido / No quiero mirar, me avergüenzo de lo que han hecho contigo / En el río / Las libélulas volaron al exilio / Hoy el río grita asesinos, asesinos”.

  COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.