10.02.2018

Sean Baker, director de ‘ The Florida Project ‘: “Es muy difícil romper el ciclo de la pobreza”

Menéalo
Sean Baker, director de The Florida Project. Foto: Petr Novák.

Sean Baker, director de The Florida Project. Foto: Petr Novák.

Los moteles baratos de EE UU se han convertido en la última posibilidad de las personas que no tienen una casa donde vivir. Son ‘indigentes invisibles’, entre los que casi la mitad son familias. El cineasta Sean Baker atiende a esta alarmante realidad de su país en su nueva película, ‘The Florida Project’, una de las producciones de cine independiente más aclamadas en los últimos meses en festivales de todo el mundo, estrenada en España este fin de semana. Una prodigiosa pequeña actriz, Brooklynn Prince, un estupendo Willem Dafoe y la debutante Brian Vianite son los cómplices del director.

POR BEGOÑA PIÑA 

Moonee tiene seis años y vive con su madre, Halley, en un motel a las afueras de Orlando, al lado del paraíso infantil de Disneylandia. Bobby, el gerente del motel, es el referente masculino más parecido a un padre que conoce la pequeña. Mientras los adultos sobreviven en ese mundo de dificultades y pobreza, Moonee y su nueva amiga intentan pasar un verano inolvidable.

“Quiero que los espectadores se rían, amen y abracen a estos personajes, y que cuando vuelvan a casa, se metan en Internet para investigar cuántas familias y niños estadounidenses viven en moteles por todo el país”, afirma el director, coguionista también junto a Chris Bergoch.

¿Por qué ha apostado por contar esta historia desde los ojos de los niños?

La idea de ir con los niños me facilitaba bastante lo de buscar la empatía del público. La intención era que los espectadores se hicieran amigos de Moonee, que pasaran el verano con ella, como si estuvieran viviendo la historia de una pandilla. Yo quiero que amen a Moonee y se peguen a ella para que la sensación de pérdida luego sea mayor. Además, no quiero que solo vean a la niña, quiero que ellos mismos vuelvan al verano de sus infancias.

Usted no juzga al personaje de la madre, pero muchos espectadores lo van a hacer inmediatamente… Mujer joven, madre soltera, sin trabajo…

Lo sé, pero desde el principio, con este personaje lo que quería era evitar lo que para mí son los errores que se cometen en otras películas al tratar estos temas y a estos personajes femeninos. Personajes como ella molestan mucho, o los retratas como a santas o el público no conecta con ellas y no las trata como a seres humanos. Quería que se viesen sus errores, los errores de esta mujer, y por qué está obligada a tomar ciertas decisiones. Da lo mismo si la apoyas o no, el objetivo es intentar entender las circunstancias en las que vive.

¿Cuál cree usted que es el futuro de los niños que hoy viven como Moonee?

La verdad es que mostrar esa incertidumbre sobre su futuro se convirtió en un objetivo de la película y eso que cuando empecé con ella ni siquiera lo sabía. La vida que llevan Moonee y su madre es la que viven hoy muchas personas en EE UU, son personas que están en modo supervivencia. Cuando intentas sobrevivir, muchas veces tomas decisiones malas y las opciones además son muy limitadas. Así que el ciclo de la pobreza puede seguir, es lo más probable, porque, además, es muy difícil romper el ciclo de la pobreza. Moonee repetirá lo mismo que su madre.

Un futuro sombrío…

Sí, no tienen nada claro el futuro, no hay seguridad, no hay un futuro asegurado para ellos… No sé qué puede ocurrir con los niños así, con los niños como Moonee, por eso tampoco hay una representación clara sobre ello en la película. Por ejemplo, si Moonee se va a quedar con su madre o no, eso que lo decida el público.

¿Era importante ambientar la historia en Orlando, donde está Disneylandia?

Sí. El telón de fondo de Orlando viene muy bien para muchas de las cosas que quería contar. Miles de familias visitan Orlando para ir a Disneylandia y no tienen ni idea de que todo esto pasa. Yo tenía la esperanza de que el público saliera pensando en las verdaderas Moonees y se pusiera en marcha para hacer algo.

¿Disneylandia es el espejismo perfecto que crea el cine de Hollywood?

No quiero señalar a nadie y la verdad es que Disney es cierto que es un escapismo. Todos los niños con los que hablamos adoran Disney. Para ellos no es negativo. Lo negativo es el consumismo del capitalismo, la forma hoy del capitalismo en EE UU, que juega con la identidad de la gente y que ha creado esa división entre los que tienen y los que no.

Los que viven en moteles y los que visitan Disneylandia.

Sí. Los que viven en esos moteles buscan constantemente un poco de dinero para pagarlos, para poder sobrevivir; mientras tanto, están rodeados de anuncios de todo lo que no podrán pagar nunca.

Supongo que una película como ésta obedece a cierta necesidad de hacer algo, ¿es una buena herramienta el cine?

Sí, me parece que lo es. Creo que todas mis películas son respuestas a las cosas que no veo en el cine en general. Por otro lado, todas las formas de arte son propaganda. Mis ideas políticas son muy obvias y sí, pienso que hacer cine puede ser subversivo. Y, además, es un derecho del artista.

Un fotograma de la película 'The Florida Project'.

El actor Willem Dafoe en un fotograma de la película ‘The Florida Project’.

Menéalo

Sobre el autor

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.