Sobre el sexo (y la sexualidad) de las cosas

Sobre el sexo (y la sexualidad) de las cosas

Talla 69 / los díez ©

Menéalo

Nuestro poema-objeto de octubre trae reflexiones sobre la sexualidad de las cosas, de los zapatos y de los libros. Nueva entrega de la serie ‘Objetivo Subjetivo’. ¿Un zapato de tacón es masculino o femenino o es de sexo fluido y cambiante.

Comencemos con eso que tanto nos gusta, colgar etiquetas.

Y para intentar centrar el tema, planteemos una pregunta: ¿un zapato es masculino o femenino?

Un recurso inmediato y bastante manido sería recurrir al diccionario; ahí encontraríamos, atendiendo a la primera y más general acepción del término, una abreviatura definida por una m. que nos informa de que la palabra que buscamos es masculina; no sé si esta respuesta os dejaría satisfechos; a mí, no.

Porque es bastante evidente que un zapato de hombre es masculino, pero ¿y uno de mujer lo es también? Y una bota militar, ¿es masculina o femenina?

Y para complicar el asunto, imaginemos los términos, de diferente género, que designan a un mismo objeto en diferentes idiomas. Queda bastante claro que intentar identificar el sexo de las cosas por su nombre es bastante complicado e inútil.

Pero compliquemos un poco la cosa; tomemos como ejemplo un objeto menos pedestre, un libro. Creo que si somos lectores habituales, letraheridos confesos, podremos cuestionarnos si existen libros masculinos o femeninos; pero que quede claro, no me refiero a si existe una literatura femenina o masculina, discusión en la que nos volveríamos a enredar con las etiquetas, sino a si existen libros, considerados como meros objetos, que sean, utilizando términos del ámbito de la zoología, machos o hembras.

Una respuesta afirmativa a esta última cuestión podría explicar cómo es posible que en nuestras abigarradas librerías encontrásemos muchos más libros de los que recordemos haber comprado, y por supuesto leído; sólo tendríamos que pensar en la cantidad de coitos, y posteriores alumbramientos, que se dan en la oscuridad de nuestras bibliotecas cuando no estamos en ellas.

Y todo esto me lleva a plantear una reflexión: ¿cómo es posible que todavía exista gente que no haya entendido que cada hombre y mujer puede contener un sexo y una sexualidad diversos de la misma manera que cada libro contiene un texto que lo hace diferente?

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.