Papá Noel cree en el succionador de clítoris como regalo del año ¿Por qué?

¿Por qué Papá Noel ha creído en el succionador de clítoris como el regalo del año?

Menéalo

Ilustraciones: Lyona.

Si no lo ha comprado ya, se lo han comprado. Si no, espérese a Reyes. Llegará. Es el regalo estrella de estas Navidades que, a codazos entre colonias y juguetes, llegó para quedarse en casa de todas las españolas. Y para demostrar que no todo es mete-saca. Estamos hablando del succionador, que ha descubierto el potencial oculto del clítoris. Estamos hablando de orgasmos múltiples. Primera de las colaboraciones de ‘amantis’ con ‘El Asombrario’ en la sección ‘Por Culpa de Eros’.

Lo ven en las noticias, en las tertulias, en cuentas de feministas ilustradas en Instagram como Lyona (¿que no lo han visto?, vean la ilustración). Dicho lo cual, andan ustedes preguntándose por qué coño (y nunca mejor dicho) el susodicho está hasta en la sopa. Apuntemos aquí algunas cuestiones que les serán de utilidad para defenderse en el próximo ágape familiar, entre suegras y cuñados, cordero y asado.

De succionadores ha habido gran variedad en las tiendas eróticas desde hace muchos años. Lo que pasa es que todo evoluciona y, a veces, a mejor, y este ha sido el caso de un discreto juguete que andaba por las estanterías de míticos sexshops y que, de repente, se ha convertido en la salvaguarda de la feminidad y el empoderamiento femenino. Que no sé si es lo mismo, pero lo que una el Satisfyer, que no lo separe ni Dios.

¿Pero succiona de verdad? Mecánica del succionador

Un succionador es un tipo de juguete mecánico que consigue estimular de una forma extremadamente placentera el clítoris en toda su extensión y no solo su parte externa (glande). A diferencia de un vibrador tradicional, utiliza mecanismos que emulan una succión alrededor del clítoris, sin siquiera tocarlo. El clítoris empieza a bombear sangre y toda la zona se va sensibilizando hasta alcanzar un gran orgasmo. Gracias a esta técnica, con el succionador puedes alcanzar orgasmos muy intensos en cuestión de pocos minutos, o incluso orgasmos múltiples.

“El cuerpo humano femenino no estaba acostumbrado ni tenía consciencia de que pudiera alcanzarse esa potencia orgásmica con tan poco tiempo y sin excitación ni autoconocimiento sexual. Esto cambia un poco todas las normas de las fases de respuesta sexual, según las teníamos entendidas o asumidas culturalmente; descubrir este potencial oculto que tiene el clítoris es una muy buena noticia”, explica Óscar Ferrani, divulgador sexual de amantis. Un hecho que desmonta de un vendaval aquel prejuicio que dice que las mujeres siempre tardan más que los hombres en llegar al orgasmo.

Un succionador para cada clítoris

El mercado actualmente ofrece multitud de modelos y varias marcas que comercializan succionadores. Y hay tres tipos bien diferenciados: los succionadores sónicos o por ondas, que ofrecen ondas a través de una lengüeta dentro de la cápsula que va cambiando su posición en los diferentes ritmos e intensidades, dando sensación de absorber (Sona de Lelo, los Womanizer o Satisfyer Pro 2 son succionadores de este tipo); succionadores por aire, dispositivos que ofrecen un estímulo de succión por corriente de aire, con distintas intensidades, con diferentes patrones de ritmos y algunos incorporando vibración (Romance de amantis o Hammer de Pretty Love); y ventosas y succionadores mecánicos de vulva, son los succionadores más antiguos que existen, pero no por ello, menos efectivos; consiguen concentrar toda la sangre en la vulva, haciendo aumentar su tamaño y sensibilidad.

Aparte, algunos succionadores se combinan con otros patrones de estimulación o complementos varios: que si incorpora vibración, que si es pequeño para ir de viaje, que si está combinado con un vibrador vaginal… Todo por la causa.


¡Regala el succionador también a tu machirulo!

Porque el tema parece que va solo de mujeres. Es cierto que este juguete llegó a España para quedarse y persistir en las mesitas de noche de muchas féminas. Las cifras lo demuestran. Solamente en tiendas amantis se vendieron 5.000 unidades del juguetito en un solo otoño. Y con previsión de vender 10.000 más esta Navidad, agotando existencias.

Otro dato interesante es cómo la fiebre succionadora no creció tanto en Europa. España es de los países de nuestro continente en que más se vende este estimulador, según los distribuidores, muy por encima de otros tradicionalmente progresistas en cuestiones sexuales, como Holanda. ¿A qué se debe tanto fervor? ¿Again, Spain is different? Pues además de reventar, a golpe de aire, prejuicios y mitos sobre el órgano femenino y su rápida posibilidad de generar placer, apuntamos algunas otras razones, para su reflexión, como el crecimiento del feminismo en España, que ha puesto los ovarios, y la visibilización del placer sexual femenino encima de la mesa, incluso la de Navidad; o su demanda, en alza, por parte de personas con vagina de juguetes para introducir en sus momentos de autoerotismo o de relaciones sexuales compartidas con otros y otras. Y si no, entren a una tienda erótica (que no a una sexshop), y disfruten del panorama femenino que se van a encontrar.

No todo es mete-saca

Pero volvamos al tema. El succionador espera mucho más del ser humano y no solo un encuentro sexual con el clítoris (que no sé si lo sabían, pero déjenme contarles que el susodicho dispone de más de 8.000 terminaciones nerviosas conectadas con otras 15.000 de la zona pélvica): el aparatito también es capaz de succionar otras zonas erógenas del cuerpo unisex con ‘glande’, como la estimulación de pezones o la estimulación del lóbulo de la oreja. Y es que este juguete, como muchos otros, lo que viene a contar al mundo es que no todo es mete-saca. Por si alguien dudaba.

Y para nuestros hombres cis… el furor succionador también llegó. Este 2019 a punto de terminar se han presentado en el mercado diferentes tipos de ‘succionadores masculinos’, juguetes en forma de masturbador para el pene con presión de aire a modo de succión.

Pues dale. Ahora que ya saben de qué va el succionador, al trapo: compren, prueben, y como ya hizo su vecina, hagan boca-oreja. O clítoris-succionador. España, succionada, jamás será hastiada.

Ilustración Lyona.

Ilustración Lyona.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.