24.10.2014

Supersubmarina: “Todo está por decidirse mañana, pero hay que construirlo ahora”

Menéalo
Supersubmarina en una imagen promocional. Foto: Gianfranco Tripodo.

Supersubmarina en una imagen promocional. Foto: Gianfranco Tripodo.

El 18 de octubre comenzó la gira de uno de los grupos con más éxito de la música española. Supersubmarina se pasearán por España para presentar en vivo su último trabajo, ‘Viento de cara’. Antes analizan para ‘El Asombrario’, canción a canción, este nuevo disco dispuesto a lanzar un mensaje positivo en plena tormenta de adversidad.

A más de dos meses de su asalto a Madrid, los cuatro chavales que forman Supersubmarina ya habían logrado colgar el cartel de no hay localidades para dos fechas consecutivas en la sala La Riviera de la capital. Justo en el momento de subir este artículo, anunciaban en su canal de Facebook que también se ha vendido íntegro el tercer concierto y que en breve anunciarán una cuarta fecha. Algo más que un síntoma de que los chicos de Jaén que se presentaron con Electroviral van por el buen camino.

Su último trabajo, Viento de cara, es una colección de 11 canciones con la que quieren lanzar un mensaje positivo: “Ante mucha, pero mucha adversidad con la que nos encontramos todos los días, siempre existe algo bueno detrás. Fundamentalmente la filosofía del disco se resume en que la unión hace la fuerza y que hay que echarle huevos a la vida”, afirma José Chino, cantante de la formación. “Vivimos cierta indiferencia generalizada ante todo lo que está pasando, pero si algo nos ha enseñado esta situación a la que hemos llegado es que si no te expresas, si no opinas, si no mantienes una actitud activa, llegará un momento en el que cuando quieras cambiar las cosas puede que sea demasiado tarde”.

Su nueva gira comenzó el pasado 18 en Jaén y en ella enseñarán cómo se traslada al directo una producción prolija que se grabó durante 30 días en su propio estudio y a las órdenes de Tony Doogan (Belle & Sebastian), con el que ya trabajaron en su anterior disco, Santa Cruz. “Después de la grabación teníamos claro que habría un trabajo bastante duro para llevarlo al directo y creo que ha sido uno de los procesos más bonitos de todo este trabajo. El disco es una cosa, pero la frescura del directo es otra”, cuenta Pope, bajista del grupo. “En el directo los ingredientes son siempre la rabia y la chispa. Dos características que creo que siempre ha tenido Supersubmarina. La gente que nos rodea, amigos y técnicos nos dice que las canciones ganan mucha contundencia en el directo. Esperemos que el público también lo sienta así durante la gira. En el directo estamos interpretando y funciona mucho la intuición, no es como en el estudio, donde la mayor parte es trabajo y trabajo. Pero todas esas horas y esa meticulosidad luego suben al escenario contigo, por supuesto, aunque cuando tocamos las cosas van de otra manera. Es una transmisión directa de músico a público. Es algo más de energía”, afirma José Chino.

Los cuatro miembros de la banda reciben a El Asombrario en un céntrico hotel madrileño para comentar, tema a tema, la inspiración y el mensaje que hay detrás de Viento de Cara. De todos, menos de uno, Arena y sal, el primer single de este disco. La razón: olvido de este periodista y de un grupo en la carretera. Las cosas del directo.

Viento de cara

“Fue la última canción que compusimos. Las otras diez las teníamos muy claras, pero queríamos añadir algo más. Nos decantamos por ese medio tiempo contundente que camina y que transmite muchas cosas sin tener que recurrir a la velocidad. Es una de las canciones que más nos convencen a todos los que hemos trabajado en este disco. También en la letra. Es un mensaje universal, algo en lo que se puede ver identificado cualquier persona que viva la vida de una manera luchadora. Es muy fácil empatizar con el sentimiento que transmite”.

Algo que sirva de luz

“Quizás sea la canción que más suene a Supersubmarina. Tal vez porque fue una de las primeras que escribimos. Pero también por la forma en la que está construida, por las guitarras y por el ritmo de batería. Por el sonido en general. Es una de las canciones que más recuerda a lo que hicimos en Electroviral. Mantiene esa frescura de entonces. Y por otro lado es un tema que recuerda al mensaje de Santacruz. Viene de aquella época tortuosa y de ruptura de la que hablábamos en aquel disco y navega hacia un cambio de estado mental en el que se ve luz al final del túnel”.

De doce a doce y cuarto

“La misión fundamental en esta canción era encontrar una forma original de acompañar la letra. Se trataba de encontrar un lenguaje musical que lograra que el público comprendiera mucho mejor lo que se estaba transmitiendo en la letra. Además tiene una capa por debajo que en cuanto a percusiones y batería no habíamos trabajado mucho en los anteriores discos. Estaba en la frontera de la balada, pero siempre que la tocábamos comenzaba a acelerarse y a tener más contundencia. Mucha gente puede pensar que la letra es más ñoña o quinceañera, pero finalmente de lo que se está hablando es de una pareja que está en la cama entre las doce y las doce y cuarto de la mañana y no tiene otra cosa en la que pensar. No existe otra cosa que ellos dos en esa cama. Así que ese cuarto de hora se convierte en eterno. Es muy fácil decir que es ñoña, pero luego es de esas canciones que la gente se pone en su casa y le gusta”.

Extrema debilidad

“Es uno de los temas con los que más disfrutamos. Surgió casi sin querer. La tocamos casi a ciegas y al terminar no sabíamos que nos estaban grabando, pensábamos que era una toma previa. Tiene esa tensión continua casi sin matices. Es como una balsa, de principio a fin tiene la misma intención, la misma obstinación. Es un tema que habla de llevarse bien con uno mismo en soledad. Habla de la relación que tenemos, por ejemplo, con la literatura, que nos hace encontrar un universo lleno de personajes, de paisajes y de situaciones pero en soledad”.

Inestable

“Cuando hacíamos la maqueta de Santacruz, estaba parte de esa canción rondando por el ambiente. Estaba parte de la letra… Pero no encontrábamos entonces la forma de llevarla a buen puerto. De pronto dimos con una base rítmica, medio funky, latino-disco rara y es una de las cosas que más nos gustan, porque es algo nuevo aunque lleve el sello Supersubmarina enquistado hasta en el título. Habla de la inseguridad, de la inestabilidad, pero desde la perspectiva positiva, de que muchos problemas son algo puntual y algo de lo que se puede salir. Tiene esa pátina que está en todo el disco”.

Hasta que sangren

“Es una canción que habla de rabia, de descontento, de crítica social y política, pero con el espíritu del optimismo. Peleando se puede salir de aquí. Hasta en los momentos más chungos se puede ir adelante. Las cosas no se solucionan ni estando las 24 horas en la calle protestando, ni estando las 24 horas en el sofá, ni estando las 24 horas de una forma sumisa. Lo que está claro es que uno tiene que dar la cara el primero para poderle exigir al que está arriba que dé la cara. De eso habla esta canción”.

Furia

“También fue de las últimas en llegar. Aquí podíamos experimentar y salió algo muy mágico en lo que se refiere al ritmo. Habla de confrontación y de perdón. Habla de que esa furia que uno lleva dentro, bien encauzada, es muy necesaria para poder existir”.

Enemigo yo

“Fue uno de los grandes retos dentro de la grabación. Es una de las canciones más difíciles técnicamente hablando que hemos incluido en este disco. Cada uno de nosotros va en una sección rítmica determinada y distinta. Es una canción muy enérgica con un ritmo muy rápido y es muy fácil perderse. Es una canción que suena bien si suena empastada, si no, se va al desastre. Es un tema de banda-banda, y si pierdes la síncopa, se puede ir todo al desastre”.

Samurai

“De las canciones más raras del álbum. Tiene otro sonido que no habíamos trabajado nunca. Son muy interesantes las caídas de tiempo que tiene. No sabemos qué pasará en el futuro de Supersubmarina, pero seguro que habrá más canciones de este estilo. Fue muy divertido hacerla, investigamos en ritmos árabes, coros godspel… era un poco experimentar para ver hasta dónde podíamos llegar. Tanto que entre nosotros llegamos a titularla Samurai from Moroco Space”.

El mañana

“Es otra de las que resume muy bien el espíritu del disco. El mañana está al llegar, dice la canción, y nos parecía perfecta para cerrar Viento de cara. Resume un poco también el mensaje de la portada, que consiste en construir un mañana tú mismo con las manos. Todo está por decidirse mañana, pero lo tienes que construir ahora. Es un buen resumen del disco”.

Consulta aquí todas las fechas de la gira de Supersubmarina

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.