masculinidad

20.04.2019

No puedo más, siento unos celos como escarpias

Los celos empoderan falazmente al celado. En realidad, lo atan, tanto como atan al celoso a un estado de ánimo que depende de lo que imagina que es la felicidad sin él. Sentirse excluido o necesitar el cuidado-controlador son dos lados de un espejo deformado que nos hace odiadores y odiados. Otra entrega de esta sección quincenal a dos voces, ‘Por culpa de Eros’.

Leer Más

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.