17.01.2018

Todos los días deberían ser san Antón

Menéalo
Perro y gatos caseros. Foto: Pixabay.

Hoy es nuestro día. Y el de los cerditos, las ocas, las vacas, los conejos… Foto: Pixabay.

Como cada año, miles de personas llevarán este año a los animales domésticos con los que conviven a recibir la bendición de San Antón, patrón de los animales. Es un día al año en el que los animales cobran protagonismo gracias a una tradición, en este caso religiosa; una ocasión que no podemos dejar pasar para lanzar un mensaje a la sociedad: Todos los días son San Antón. Porque cada año se organizan en España unas 16.000 fiestas populares en las que se utilizan más 60.000 animales en honor a la Virgen y a los Santos, con unas consecuencias desastrosas, incluida la muerte del animal.

Por PAULA JARQUE y ANABEL MARÍN (Coportavoces Red EQUO Derechos de los Animales)

Sin entrar a valorar los motivos religiosos de quienes quieren la bendición para sus animales de compañía, San Antón es una oportunidad para recordar a la sociedad que el respeto a los animales se demuestra todos los días del año; sin embargo, esto es algo que lamentablemente no sucede.

Quienes trabajamos todos los días por hacer valer los derechos de los animales no tenemos las buenas noticias que nos gustarían. Por ejemplo, cada año se organizan en España unas 16.000 fiestas populares en las que se utilizan más 60.000 animales en honor a la Virgen y a los Santos, con unas consecuencias desastrosas, que en ocasiones acaban con la muerte del animal.

Nos gustaría un titular anunciando el fin de la tauromaquia, hablar de ella en pasado y reivindicar nuevamente eso de la que “La tortura no es cultura”; que se ponga fin a la persecución sin sentido del lobo ibérico; que no aparezcan más noticias de animales torturados y abandonados a su suerte en todos los pueblos de España. Nos habría gustado escribir que la ganadería intensiva disminuye porque también lo hace el consumo masivo de carne, que el rito halal de muerte sin aturdimiento se ha prohibido en España, que hemos acabado con el tráfico ilegal de cachorros y de otros animales que son tratados como meras mercancías. Seguro que a San Antón no le haría gracia saber de las situaciones vergonzosas de maltrato animal que padecemos en España, a nosotras tampoco.

Nada de esto ha sucedido todavía, pero estamos en ello. Por eso queremos también transmitir esperanza, porque no todo son malas noticias. Tenemos que celebrar que muchos ayuntamientos del cambio han erradicado de sus fiestas patronales los mal llamados festejos taurinos, decenas de municipios ponen fin cada año a los circos con animales, y cada vez hay más rechazo social a que haya animales en cualquier tipo de espectáculo, como acuarios y zoológicos. También contamos con más conocimientos y herramientas para poder llevar a cabo en nuestras ciudades un control ético y efectivo a medio y largo plazo de las poblaciones de especies alóctonas, introducidas años atrás de forma errónea pero legal y actualmente de forma ilegal. Se han dado pequeños pasos para poner fin a espectáculos de extrema crudeza que fueron calificados como “de interés cultural” y se han eliminado subvenciones. Ya no es legal cortar el rabo y las orejas a los perros, y seguimos trabajando por desterrar definitivamente el tiro al pichón.

Y afortunadamente no estamos solos, y hay que agradecer su trabajo a todas aquellas personas, instituciones, plataformas y asociaciones que aman los animales y luchan por sus derechos, y que hacen que cada año haya más cosas que celebrar. Por eso, no basta con un día en el calendario; pasará la fiesta, pasará San Antón, y mañana seguiremos reclamando derechos para los animales.

 SIGNUS,logosignus COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Menéalo

Sobre el autor

Aún no hay comentarios

    Deja tu comentario