16.10.2013

Tres cuentos para evitar niños y niñas terriblemente cursis

Menéalo

La-historia-de-los-bonobos-con-gafas 2

Desembarcaron en España hace más de 30 años de la mano de Esther Tusquets. Ahora, la editorial Kalandraka los recupera con un objetivo claro: aunque se ha avanzado, todavía la sociedad sigue manteniendo muchos malvados estereotipos sobre las mujeres. Estos tres cuentos ayudan a desterrarlos de raíz, desde la infancia.

JAVIER PIZARRO

A primera vista, Rosa Caramelo es un cuento cursi, ñoño, con sus elefantas de ojos grandes y brillantes y la piel de color rosa caramelo que comen anémonas y peonías para estar guapas para sus elefantes y así poder casarse. Arturo y Clementina presenta una historia de amor eterna, donde la tortuga Clementina puede vivir despreocupada, ya que nunca le va a faltar de nada, de eso se va a encargar Arturo. Y La historia de los bonobos con gafas muestra un mundo donde las monas se encargan de cuidar y alimentar a los monos, mientras ellos se dedican a hablar ruidosamente, a viajar y divertirse.

Pero ojo. Es solo el principio. Hay que seguir leyendo. Ese tono termina a las pocas páginas. Su verdadero mensaje va a estallar como lo hace un castillo de fuegos artificiales. Primero con tres cohetes de aviso, que nos van a hacer desconfiar de su tono relamido; a continuación, llega una explosión que nos va a dejar con la boca abierta, y finalmente una repetición de pequeños petardos donde su mensaje nos perdurará días para hacernos pensar y obligarnos a ver la realidad. La que hay (una sociedad machista, donde los datos de violencia de género son alarmantes), la que diariamente trabajamos desde muchas aulas (con programas de coeducación), pero también la que deberíamos tratar de conseguir, un mundo de tolerancia cero con el machismo.

Hoy en El Asombrario hablamos de tres libros que desembarcaron en España hace más de 30 años de la mano de Esther Tusquets, en una colección que se llamó A favor de las Niñas, título tomado de la idea original de la edición italiana, Dalla parte delle bambien, que allí publicó su autora, Adela Turín, en colaboración con la ilustradora Nella Bosnia. Ahora se encarga de reeditarlos la casa gallega Kalandraka, en castellano, gallego, euskera y catalán. Son tres cuentos que buscan hacernos reflexionar sobre los roles sexistas de nuestra sociedad. Libros para que los niños y niñas, y los mayores, nos demos cuenta de los estereotipos que aún se mantienen y aprendamos a eliminarlos. Y es que, a pesar del paso de los años y de la mejora de la situación de la mujer, su mensaje aún tiene plena vigencia, sobre todo en estos tiempos de crisis.

Dalla parte delle bambien -o A favor de las niñas- nace de un proyecto de Adela Turín, pionera en la investigación sobre literatura infantil y juvenil desde un punto de vista de género, que lleva más de tres décadas trabajando para erradicar las actitudes sexistas y discriminatorias de los libros dirigidos a la infancia. Actualmente vive en Francia y es cofundadora de la ONG Du Coté des Filles. Adela Turín escribió la serie en un momento de fuerte movimiento feminista en Milán, donde ella participaba de modo activo. Para la autora, el sexismo es un condicionamiento que se inicia en la propia familia, durante la infancia.

Xosé Ballester y Manuela Rodríguez, los encargados de impulsar la recuperación de estos libros, sobre todo después de haber conocido, hace unos años, a Esther Tusquets nos cuentan su objetivo: “La publicación durante los últimos meses de Arturo y Clementina, Rosa Caramelo y La historia de los bonobos con gafas responde al interés de Kalandraka por rescatar clásicos de la literatura infantil y juvenil, en la línea de otros títulos recuperados”. En su catálogo hay numerosos ejemplos de títulos y autores emblemáticos, desde Leo Lionni a Arnold Lobel, pasando por Janosch y Tomi Ungere, entre otros. “Kalandraka tenía mucho interés en recuperar estos álbumes por el valor, el prestigio de estas publicaciones y la vigencia del mensaje que transmiten. Hubo que esperar un tiempo a que los derechos de las publicaciones quedasen disponibles para contactar con la editorial propietaria de las licencias y hacer las gestiones que permitieron la publicación de estos libros en las diferentes lenguas”.

Son historias que pretenden poner en valor en el papel de la mujer en la sociedad, erradicar los estereotipos sexistas y la discriminación, para cambiar mentalidades y construir un mundo mejor.

En Rosa Caramelo, las elefantitas, para conseguir sus ojos grandes y brillantes y la piel de color rosas caramelo, se pasaban el día en un jardincito vallado comiendo anémonas y peonías. Si lo conseguían, podrían casarse cuando fueran mayores. Pero será Margarita, la única elefanta del grupo incapaz de conseguir que su piel sea de color rosa caramelo, la que se encargará de descubrir el significado de la libertad y abrirá el camino de la igualdad a sus compañeras.

El flechazo de amor que refleja Arturo y Clementina se terminará convirtiendo en monotonía y prisión. Clementina no se siente libre ni feliz. Su pareja la subestima continuamente y la sobrecarga de objetos personales en lugar de satisfacer su deseo de desarrollo personal.

La historia de los bonobos con gafas nos presenta un mundo claramente diferenciado entre lo masculino y lo femenino. Los bonobos se divertían mientras las bonobas trabajaban. Los bonobos viajaban, las bonobas, en cambio, se encargaban de criar a la prole. Los bonobos se modernizaban, pero las bonobas tenían que recolectar la comida. Conclusión: los bonobos se negaban a aceptar que las bonobas pudieran aprender y evolucionar, para evitar perder sus privilegios.

Tres cuentos, en definitiva, para evitar niños y niñas terriblemente cursis.

Menéalo

Sobre el autor

Javier Pizarro
Maestro de Educación Infantil, desde hace más de 15 años en la escuela pública. Acompaño a los niños/as así como a sus familias en el proceso de aprender. Apasionado por la literatura infantil y juvenil, que vista desde un punto desde la aproximación adulta, resulta llena de ironía, sentido común y nos ayuda a reflexionar sobre la educación, la vida y nuestras fantasías.
Decía José Saramago en su cuento para niños La flor más grande del mundo: “¿Y si las historias para niños fueran de lectura obligatoria para los adultos? ¿Seríamos realmente capaces de aprender lo que, desde hace tanto tiempo, venimos enseñando?”
Instagram: @javierpizavi
Twitter: @javierpizavi
Facebook: https://www.facebook.com/javier.pizarrovinagre

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.