12.11.2019

No os lo vais a creer, ¡he visto una exposición muy alegre!

Menéalo

Sol Calero. ‘Bienvenidos a Nuevo Estilo’, 2014 Instalación. Técnica mixta. Dimensiones variables. Cortesía de la artista

“Una exposición que habla de lo cotidiano, del sentir común, de lo pequeño, Frente a la búsqueda de la felicidad, algo tan utópico, sí se puede buscar la alegría, los momentos alegres de la vida”. Así presenta Tania Pardo ‘El hecho alegre’, la muestra que ha comisariado para La Casa Encendida, en Madrid, abierta hasta enero. Trece artistas para levantarnos el ánimo. Para expresar la grandeza de lo pequeño.

Son 11 mujeres y dos hombres. “No por nada”, comentaba Tania Pardo en la presentación, “sino porque creo que hay muchísimas más mujeres artistas que hombres trabajando sobre lo pequeño, lo cotidiano”.

Y añadía: “Se trata de detenerse en el goce. Esta expo va de algo que no nos pueden arrebatar: el disfrute. Hay aquí algo de disfrutón e incluso de gamberra resistencia, porque quizá sean los actos más insignificantes, cotidianos y autobiográficos, los que se detienen en la anécdota, los que confieren la importancia de una vida”.

El hecho alegre nos invita a entrar en la peluquería/salón de estética kitsch/caribeña montada por la venezolana Sol Calero con el nombre Bienvenidos a Nuevo Estilo (2014) y nos conduce a la alegría desbordante del paisaje de brillante cerámica multicolor de Elena Blasco (Madrid, 1950) que recrea jarrones, cortinas y flores. “Este original paisaje contiene algo de bonito, de decorativo, un guiño a lo amable que, tras una aparente sencillez, esconde la verdadera revolución: hablar de lo pequeño, de lo menor”, escribe Pardo en el catálogo. Y Elena Blasco se remonta a la infancia para acompañar con un texto su obra: “Cuando era pequeña, nuestros padres nos llevaban al campo sin parar. Era estupendo. A mí me daban unos subidones que no sabía interpretar”.

La sevillana Pilar Albarracín aporta tres obras. En el vídeo Tortilla a la española (1999) recrea irónicamente los programas de cocina a través de una performance en la que se va recortando su vestido rojo para añadirlo a los huevos batidos y preparar el plato típico español, una performance con referencias a trabajos de Martha Rosler y Yoko Ono. En otro vídeo, Le duende volé (2012), domestica el concepto de superhéroe y, ataviada con un traje de flamenca, va escalando por un edificio a imitación de un torpe Spiderman. Con los Peces de la suerte (2014) quedan representados en la muestra los trabajos de bordado, técnica asociada tradicionalmente a las manualidades femeninas y que en los últimos años muchas artistas reivindican como arte. Si el hombre pintaba al óleo, aunque lo hiciera fatal, eso era arte y si su esposa hacía maravillas bordadas o a ganchillo, eras labores del hogar… ¡Venga ya! 🙂

1999 Tortilla española 14 HD Pilar Albarracín Tortilla a la española, 1999 Acción. Documentación videográfica y fotográfica. VEGAP Madrid 2019.

Recetas de cocina, diarios y basura doméstica

En El Hecho alegre hay dos joyitas. Una es A coobook (Un libro de recetas), 1969, de Dorothy Iannone (nació en Boston en 1933, vive en Berlín), un cuaderno en el que cada noche, durante un año, la artista recogía recetas de cocina mezcladas con comentarios sobre su cotidianidad, sentimientos íntimos, lo doméstico, a través de letras y dibujos en un ejercicio de introspección personal. La otra, que impacta por su estética –ya lo avisa Tania Pardo, “es una expo contra la cromofobia”– es Los nenúfares de Samara Scott, que emplea todo tipo de desechos y residuos orgánicos para crear sus instalaciones. Una pieza de grandes paneles realizada específicamente para esta exposición en la que a través de multicolor basura aprisionada “recrea sensaciones del entorno cotidiano, revela la compleja relación de nuestra sociedad con los desechos” y, de paso, consigue un efecto estético que puede recordar las bellas composiciones de nenúfares de Monet.

Tania Pardo, que desde mayo es la subdirectora del Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M) de la Comunidad de Madrid, aporta un poco de fundamento serio: “Encontrar lo extraordinario en una repisa de la cocina, tener una revelación en el cuarto de baño o dibujar mientras se habla por teléfono son circunstancias que sitúan lo diferente en lo rutinario. La exposición trata de hallar lo verdaderamente revolucionario en la grandeza de lo cotidiano, convirtiendo el día a día en arte y el arte en uso diario, como el hecho alegre, como una mecánica popular de los sentidos. Porque las cosas comunes también pueden sorprendernos”.

Mucha alegría, mucho color con Daiga Grantina, Camille Henrot, Engel Leonardo, Mika Rottenberg, Teresa Solar y las esculturas blandas de la vallisoletana Esther Gatón, “formas inacabadas, incompletas, no resueltas, narraciones de gelatina que van salpicando las tres salas de la exposición e invitan al visitante a tocarlas, acariciarlas y trasladarlas de un punto a otro. Acompañar y decorar como principio de todo”.

Californian Diary (Order and Chaos), 1994. Niki Charitable Art Foundation, Santee. VEGAP Madrid 2019.

‘Varios jarrones ‘- Elena Blasco. Cerámica Dimensiones variables. VEGAP Madrid 2019

Una vida de paños de cocina con calendario

Nos detenemos, por último, en las obras de Jonathan Monk y Niki de Saint Phalle. El artista inglés Monk aporta Mi vida en las vidas de otros, una instalación compuesta por paños de cocina (cada paño es un calendario anual, comenzando en 1969 –el año de nacimiento del artista- y finalizando en 2013) que quiere ironizar sobre tantos trabajos profundos acerca del paso del tiempo, recurriendo al uso de trapos que representan lo popular, lo insignificante, lo más de andar por casa.

El diario californiano de Niki de Saint Phalle (artista francesa fallecida en 2002) es una serie de ocho serigrafías de 1994 en las que el artista expresa todo aquello que le inspira el sol del Pacífico. “Dibujo y texto se entremezclan para narrar su estado vital, al tiempo que la representación del cuerpo femenino, el erotismo y las grandes figuras totémicas cuestionan los cánones establecidos sobre el rol conferido históricamente a la mujer”.

Resumen: una reivindicación de la grandeza de lo pequeño.

En fin, que frente a tanto agobio de la actualidad y tanta exposición sesuda que nos hace envolvernos en nosotros mismos y preocuparnos por lo frívolos que a veces resultamos, con El hecho alegre salí contento de La Casa Encendida. Podemos visitarla hasta el 5 de enero, y como se acaba la víspera de Reyes, con los regalos que nos traigan ese día ya podremos alargar un tiempito más la alegría.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.