07.06.2013

Viaje a la intimidad de los Kennedy

Menéalo

© MARK SHAW / MPTVIMAGES.COM

La Fundación Loewe y PhotoEspaña presentan por primera vez  una muestra de 40 fotografías de Mark Shaw, el fotógrafo amigo y sombra de JFK durante su etapa presidencial. Un viaje a la faceta más íntima de una de las familias más carismáticas de Estados Unidos que se estrena en Madrid.

MARÍA JOSÉ DÍAZ DE TUESTA / MANUEL CUÉLLAR

Por más años que pasen, por más aniversarios que se cumplan, la familia Kennedy sigue y sigue fascinando al mundo. Por muchas imágenes que hayamos visto de ellos, siempre quedará algo por descubrir, alguna instantánea desconocida, algún detalle, algún gesto cómplice, una anécdota escondida en el segundo plano de una fotografía. Algo que nos pasó desapercibido. Es difícil resistirse a la posibilidad de inmiscuirse una vez más en la vida privada y pública de esta familia que conjugaba, como casi ninguna otra, elegancia, poder, compromiso, gloria y tragedia. De todo ello fue testigo el fotógrafo ya fallecido Mark Shaw, que fue la sombra de los Kennedy durante los tres años anteriores al magnicidio de Dallas. Un artista y reportero que terminó por convertirse en amigo del que fue, sin duda, el presidente más carismático de Estados Unidos durante el siglo XX. El próximo 22 de noviembre se cumplirán 50 años del asesinato de John Fitzgerald Kennedy y, precisamente ayer, 6 de junio, se conmemoró el 45 aniversario del asesinato de su hermano Robert, que fue la mano derecha, confesor y apoyo indiscutible del presidente durante toda su carrera política.

Se acaba de publicar el libro The Kennedys (editorial Reel Art Press), que recoge parte del encanto del clan a través del trabajo de Shaw, desde las elecciones que llevaron a JFK a la Casa Blanca hasta su asesinato. Una muestra de 40 de estas fotografías, la mayoría inéditas, se expone desde ayer y hasta el 25 de agosto en una sala que la tienda de Loewe tiene en el número 26 de la calla de Serrano en Madrid, dentro del festival internacional de fotografía PhotoEspaña.

Tony Nourmand ha sido el encargado de seleccionar estas imágenes que se exponen en Madrid con la complicidad del hijo y la viuda del fotógrafo. Nourmand explica así el poder de convocatoria de los Kennedy: “Es una familia que tiene gran atractivo comercial, se vende todo lo que tenga relación con la saga. Cuando JFK fue asesinado, Shaw publicó un pequeño libro son algunas fotografías y se vendió inmediatamente, fue un best-seller. La calidad de impresión entonces no era tan alta como actualmente. Ahora esto ha cambiado y estas imágenes que he elegido expresan la relación entre esos dos grandes hombres”. Artista y presidente. La mirada con foco, frente a la necesidad de abarcar el mundo entero.

Uno de los atractivos de esta exposición reside en la figura de Jackie, el epítome de primera dama, que aparece retratada en facetas no muy fáciles de imaginar, como esa en la que la vemos en el supermercado mirando varios productos antes de decidir qué comprar. También se documenta su vertiente más “comprometida” y sus reuniones con grupos de mujeres en West Virginia durante un descanso de la campaña de 1959. Pero en la muestra sobresale, sobre todo, la faceta familiar, la de esa mujer que supo apoyar en la intimidad a su compañero en los momentos cruciales de su carrera política. Vemos a la pareja en la playa, jugando con sus hijos, o su primer retrato realizado para la portada de la revista Life.

La exposición recoge, además, el retrato de JFK favorito del propio JFK, dentro de los miles y miles que pudieron hacerle. Una fotografía en la que se le observa de espaldas, caminando solo por una de las dunas de Hyannis Port, mirando ligeramente de lado.

El fotógrafo estadounidense Mark Shawn murió en 1969, con 48 años, tras 16 de trabajo para la revista Life. En el catálogo de la exposición se asegura que “Shawn se sirvió de su íntima amistad con los Kennedy para crear el retrato más personal de la familia del presidente de Estados Unidos”. “La temprana muerte” del fotógrafo “hizo que su trabajo se mantuviese en el olvido durante décadas. A finales de los 90 su hijo desentierra el material almacenado desde su fallecimiento”.  Pero lo cierto es que Shawn guardó con celo durante al menos un lustro el grueso de las fotografías de sus amigos en la intimidad, tal vez como muestra de respeto hacia el presidente asesinado y su familia.

El editor Tony Nourmand explicaba durante la inauguración de la muestra que no cree que quede mucho fondo fotográfico por descubrir de esta familia que supo exportar (y explotar)  como nadie el poder de la imagen. “Del trabajo de Mark Shaw solo quedan algunas variaciones muy parecidas a las que se han publicado. Este año es el 50 aniversario de la muerte de JFK y, si no ha salido nada nuevo, se supone que es porque no queda nada. Aunque nunca se sabe si puede haber algo desconocido en algún cajón perdido”.

Por amor a Robert Kennedy

Coincidiendo también con el asesinato de Robert Kennedy, Canal+ Xtra repone el documental Ethel. Así se llama la octogenaria mujer de Robert, la madre de sus 11 hijos. Nueve de ellos (dos han muerto) colaboran con su madre en la elaboración de esta apasionante y emotiva película (estrenada en 2012 por HBO), que muestra a un hombre admirable que supo trabajar muy duro a la sombra de su hermano, superar el fortísimo golpe de su violenta muerte y reponerse para encarar su propia carrera hacia la Casa Blanca, que también se vio truncada por una bala asesina.

Rory, la hija póstuma de Robert Kennedy, es la encargada de firmar esta fascinante cinta en la que se muestra, a través de los testimonios de todos los supervivientes de la familia, a un hombre íntegro, comprometido con la necesidad de implantar los derechos civiles, un hombre de famillia rica, pero progresista, que fue capaz de invitar al primer orador negro a la Universidad de Virginia cuando todavía la segregación racial era una realidad en Estados Unidos, y un hombre que luchó como ninguno contra el fraude y la corrupción desde la Oficina de Fraudes Laborales y la Fiscalía General del Estado durante el mandato de su hermano. Un hombre que se refugiaba en la lectura de los clásicos y el cariño de sus hijos para sobrellevar ser un Kennedy. Un hombre, en fin, que murió por querer lograr un mundo más justo e igualitario.

Menéalo

Sobre el autor

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.