Inicio » El poema de la ‘página 112’ en la época del ‘doble check’

El poema de la ‘página 112’ en la época del ‘doble check’

Por Antonio García Maldonado, el 14 de octubre de 2015, en amor cine

Menéalo
caine

Un fotograma de ‘Hannah y sus hermanas’.

El autor vuelve a ‘Hannah y sus hermanas’ para hablar de esa coraza que nos vamos construyendo tras cada desengaño, que quizá nos evite muchos sufrimientos, pero habremos de admitir que, siguiendo esa lógica, también puede estar impidiendo nuevas alegrías y gozos. Lee, por favor, el poema de la página 112 del libro de E. E. Cummings: «Con solo mirarme, me liberas. / Aunque yo me haya cerrado como un puño, / siempre abres, pétalo tras pétalo, mi ser».

“Leí un poema tuyo y me recordó a él… Quiero decir, leí un poema suyo y me recordó a ti…”. Elliot, el inolvidable personaje al que da vida Michael Caine en la película de Woody Allen Hannah y sus hermanas (1986), se insinúa torpemente a una incrédula y defensiva Lee. Ella intenta esquivar inútilmente la declaración de amor que contiene el poema de la página 112 del libro de E. E. Cummings que él acaba de fingir encontrar casualmente en el estante de la librería y que insiste en regalarle.

La escena de ambos antes de que llegue el taxi es una de las declaraciones de amor prohibido más memorables de la historia del cine:

– ¡No te olvides de leer el poema de la página 112! ¡Me recordó a ti!

Lee es consciente de lo que ocurre, y se aleja de la librería pensativa en el asiento trasero del coche, mientras suenan de fondo unos acordes de piano que introducen su propia lectura en off del poema de Cummings. Finge sorpresa, se niega a creerlo, lucha contra sus propias decisiones, pero realmente deseaba aquel gesto. Pocas veces un amor intenso, que llega a ciertos niveles rutinarios de encuentros, sonrisas, palabras torpes e incluso de desprecios no es correspondido en algún grado. Que eso se materialice en algo es distinto. Cada uno es rehén de demasiados miedos, prevenciones y circunstancias.

Esa coraza que nos vamos construyendo tras cada desengaño quizá nos evite muchos sufrimientos, pero habremos de admitir que, siguiendo esa lógica, también puede estar impidiendo nuevas alegrías y gozos. Nunca conoceremos el saldo de ese catenaccio sentimental.

Leslie Jamison, autora de Empathy Exams (un conjunto de ensayos que en España edita Anagrama como El anzuelo del diablo), escribe que “el hecho de sentir algo jamás se reduce a un estado de sumisión, sino que siempre es también un proceso de elaboración”. Hay algo voluntarioso, o como dice Ricardo Piglia en sus diarios: “No elegimos olvidar, pero sí cuándo olvidar”. ¿Tienen razón Jamison y Piglia?

Poco importa que en mi caso lo dude, pero sí es cierto que “las sensaciones absolutas y simples llevan aparejadas una vergüenza implícita”, como poco después escribe Jamison. Apenas hay que recordar a Elliot/Caine, con la cabeza gacha y la mirada dispersa, siempre con el gesto (que como buen actor transmite) de sentirse un quinceañero en una actitud de enamoramiento impropia en un hombre maduro. Su carrera por Manhattan, perfectamente planificada para hacerse el encontradizo con Lee, es una metáfora perfecta de nuestra fingida racionalidad ante un hecho que nos desborda.

– ¡Elliot! –se sorprende ella.

– ¡Oh, Lee! ¿Qué haces por aquí…? ¡Ah, vives por aquí, claro!

Es la teatralización de dos personas a la defensiva que, en el fondo, pese a sus propias reservas y miedos, están deseando encontrarse, y que aunque en unas horas se sientan abochornados como niños cazados untando doble de Nocilla en su merienda, han estado en esa cumbre irrenunciable que Benjamin Constant definió en su novela autobiográfica Adolphe: “El amor es sólo un punto luminoso, y sin embargo parece apoderarse del tiempo. Hace unos días no existía, pronto dejará de existir; pero mientras existe expande su luz tanto sobre la época que lo ha precedido como sobre la que debe seguirlo”. Ese sentimiento que el fado tropical de Chico Buarque define bien como la imposibilidad del odio y del olvido: “Si la sentencia se anuncia bruta, rápidamente la mano ejecuta, pues si no, el corazón perdona”. El enamoramiento quizá pueda definirse sencillamente como una feliz ruptura de planes.

Lee llega a su casa, y lee el poema. Elliot no tiene manera de comprobarlo, y la escena nos lo muestra insomne, desvelado, dando vueltas por su casa imaginando qué habrá hecho ella. ¿Lo habrá leído? Si lo ha hecho, ¿habrá captado el mensaje implícito? Si es así, ¿cómo reaccionará? Demasiados supuestos. La incertidumbre le impide concentrarse en el trabajo, en el ocio. En el sueño. La vida, de repente, es una mierda subordinada a un capricho ajeno.

No han cambiado mucho las cosas. Los doble check de las redes sociales se pueden evitar voluntariamente; nunca explicitaremos incredulidad si alguien se excusa diciendo que jamás le llegó el e-mail que insinuamos. Puede, incluso, que realmente no lo haya recibido o leído, que es lo que queremos creer cuando no hay respuesta. La angustia sigue siendo la misma. Y por más capas de hormigón que echemos al muro de carga sentimental, estamos expuestos a que, de repente, aparezca esa persona de la que habla Cummings en su poema de la “página 112”, la que nos “abre los dedos como pétalos” aunque nos hayamos cerrado como un puño, y nos convierta de nuevo en un niño feliz corriendo por su calle.

“Allí adonde nunca he viajado”

En algún lugar al que nunca he viajado, felizmente
más allá de toda experiencia, tus ojos tienen su silencio: 
En tu gesto más frágil hay cosas que me rodean 
o que no puedo tocar porque están demasiado cerca. 

Con solo mirarme, me liberas. 
Aunque yo me haya cerrado como un puño, 
siempre abres, pétalo tras pétalo mi ser, 
como la primavera abre con un toque diestro 
y misterioso su primera rosa. O si deseas cerrarme, yo y 
mi vida nos cerraremos muy bella, súbitamente, 
como cuando el corazón de esta flor imagina 
la nieve cayendo cuidadosa por doquier. 
Nada que hayamos de percibir en este mundo iguala 
la fuerza de tu intensa fragilidad, cuya textura 
me somete con el color de sus campos, 
retornando a la muerte y la eternidad con cada respiro. 

Ignoro tu destreza para cerrar y abrir 
pero, cierto es que algo me dice 
que la voz de tus ojos es más profunda que todas las rosas… 

Nadie, ni siquiera la lluvia tiene manos tan pequeñas.

Menéalo

Comentarios

Hay 8 comentarios

  • 15.10.2015
    Eric dice:

    «Hannah» es Mia Farrow.
    Te refieres a Lee.

  • 15.10.2015
    Elisabet dice:

    Un bello artículo, pero el personaje al que se declara de esa torpe manera no es Hannah sino Lee, su cuñada.
    Un saludo

  • 15.10.2015
    Juan Carlos dice:

    Creo recordar que el personaje de Hannah era interpretado por Mia Farrow. El personaje del que se enamora Michael Caine no era Hannah, sino una de sus hermanas…

    • 16.10.2015
      Antonio García Maldonado dice:
      Antonio García Maldonado

      ¡Corregido! Fallo lamentable por mi parte. Muchas gracias

  • 16.10.2015
    Luciano dice:

    La nota me ha parecido muy interesante y sugerente, pero lamentablemente debo observar que la enamorada de Elliot no es Hannah (ella es su esposa) sino Lee, hermana de Hannah a la que interpreta Barbara Hershey.
    Atentos saludos

    • 16.10.2015
      Antonio García Maldonado dice:
      Antonio García Maldonado

      ¡Corregido! Fallo lamentable por mi parte. Muchas gracias

  • 18.10.2015
    Jorge Luis dice:

    Gran pieza,sobre una de mis partes (y uno de mis poetas) favoritas de la película. Una cosa que siempre me ha hecho gracia es que el poema no está realmente en la página 112, sino en la 366. En la escena se ve claramente qué libro de cummings le compra el personaje de Michael Caine, y son las obras completas en edición de 1972 (publicada en New. York, precisamente, por Harcourt Brace and Jovanovich). Es muy conocida, entre los fans literarios y profesionales del ramo, por su tamaño y por la foto de su portada. Yo tengo esa edición y ese texto figura en la página 366.

    Desconozco si en alguna otra edición el poema figura ahí, pero en ESE libro en concreto con el que se juega en esa escena, no aparece en la 112. No se sí es una broma literaria de Allen. No he visto nunca el asunto citado en ningún sitio.

    No deja de ser una anécdota que no le resta nada a una obra maestra total como Hannah y sus hermanas!! A mis alumnos siempre se lo cuento y les hace mucha gracia.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog