Los virus, las vacunas y otros temas científicos en libros infantiles

Los virus, las vacunas y otros temas científicos en libros infantiles

Una ilustración de ‘La vida secreta de los virus’ de Mariona Tolosa.

Menéalo

Hoy en ‘El Asombrario’ toca hablar de ciencia para niñas y niños con la excusa de la llegada a las librerías de la colección ‘Científicamente’, libros escritos por Ana Alonso y publicados por Loqueleo. Hemos hablado con su autora. Y ya que nos adentramos en este apasionante mundo y seguimos en la emergencia sanitaria de la pandemia, os recomendamos varios libros para entender mejor el mundo de los virus y las vacunas.

Niñas y niños hacen Ciencia desde bien pronto; no hay cosa que más le guste a un bebé que tirar una y otra vez un objeto al suelo para comprobar que siempre caerá irremediablemente. Aún no sabe nada de Ley Universal de la Gravitación, pero de esta manera se va haciendo con el concepto. Comprobación empírica, que se llama.

Todos las niñas y niños son curiosos por naturaleza, les gusta observar, comprueban, reflexionan, experimentar reiteradas veces y hacen preguntas, cientos de preguntas a todas horas… Algunas, un pelín incómodas. Esa curiosidad no es otra cosa que el alimento que les hace crecer y aprender. Ellos mismos se encargan a menudo de buscar sus motivaciones; hay niñas y niños que alucinan con los dinosaurios, otros con las estrellas y sus constelaciones, y ya hay muchos que se preocupan por el cambio climático y qué pueden hacer ellos para frenarlo… El campo de la Ciencia es infinito y no hay que limitárselo al ofrecérselo con palabros imposibles de retener, teorías que se alejan de sus campos de comprensión y pocas oportunidades de practicarla y manejarla.

Tendemos a hacer de la Ciencia algo aburrido y a muchas niñas y niños las asignaturas de Ciencias se les hacen muy cuesta arriba. Pero hoy nos hemos encontrado con una nueva colección de libros divulgativos naaada aburridos. Su objetivo es sencillo: atreverse a demostrarnos que la Ciencia puede ser divertida y práctica. Científicamente (Loqueleo) nos abre a una visión lúdica, sencilla e interesante de la ciencia. Solo hay que abrir cualquiera de los cinco libros que componen la colección para pensar, imaginar e investigar.

Escritos por Ana Alonso, bióloga de formación, aunque actualmente más centrada en la escritura, nos presenta cinco libros con cinco temas que dan para mucho: el calentamiento global, el Big Bang, la genética, la mente humana y cómo fueron los primeros seres humanos que pisaron la Tierra. Sus títulos: La tierra se calienta, La gran explosión, El código secreto, El palacio de la mente y Los primeros seres humanos. Libros para los que ha contado con la colaboración de cinco grandes firmas de la ilustración: Ana Seixas, Laufer, Irene Moresco, Andrés Lozano y Verónica Grech.

Colección ‘Científicamente’, de Ana Alonso.

Hemos hablado con Ana Alonso de sus libros y de los problemas que tiene esta sociedad con la ciencia.

¿Qué palabras y cómo debemos emplearlas para hablar de ciencia a los niños?

La buena divulgación científica suele emplear palabras sencillas. La Ciencia utiliza muchas metáforas y comparaciones, se apoya constantemente en recursos literarios. Casi todos los grandes hallazgos científicos se pueden contar en forma de relato y se pueden ilustrar con figuras literarias.

Desde los primeros años, niñas y niños se pasan el día experimentando, básicamente haciendo ciencia sin que nadie les diga nada, pero ¿en qué momento deja de interesarles? En los colegios debería haber más práctica y menos teoría, ¿no?

Creo que hay muy buenas maestras y profesoras de Ciencias, pero a veces no se dispone del tiempo y del equipamiento que requiere la experimentación. En todo caso, cada día ganan más terreno las metodologías constructivistas, que proponen precisamente eso, construir los aprendizajes desde la experiencia y anclarlos a la vida cotidiana. Todavía queda mucho camino por recorrer, pero me parece un buen enfoque.

¿Por qué la ciencia es tan poco accesible?

Creo que es por miedo a no entender. A la gente no le gusta sentirse examinada, y esa es la sensación de una buena parte de los adultos cuando se enfrenta a los temas científicos. En lugar de afrontar la Ciencia con curiosidad y mentalidad abierta, ponemos barreras, porque tenemos miedo de no dar la talla. La base del espíritu científico es justamente vencer ese miedo, atreverse a explorar y a equivocarse. Sin posibilidad de cometer errores, no existe la Ciencia.

Mención especial para las mujeres en la ciencia, su falta de visibilidad.

Es un problema grave, que afecta a la percepción de la Ciencia que tienen los niños y niñas. Existen trabajos muy interesantes al respecto. Los niños pequeños no tienen prejuicios de género cuando se imaginan a un científico, pero, a partir de los seis o siete años, empiezan a asociar las profesiones científicas con varones. Tenemos que esforzarnos para cambiar eso, porque, de un modo inconsciente, estamos frenando las aspiraciones científicas de muchas niñas. Y para dar visibilidad a esas mujeres en la ciencia, no podemos dejar de mencionar la magnífica biografía de Marie Curie, que recientemente ha sacado al mercado Ekaré bajo el título de Marie Curie en el país de la ciencia. Un libro vibrante de emociones, que cuenta los hechos históricos de la vida de una de las científicas más importantes que ha conocido la humanidad. Gracias a este libro vamos a conocer detalles de su niñez, de sus afectos, de sus estudios clandestinos y de sus investigaciones, que la convirtieron en la primera mujer en conseguir el Premio Nobel de Física en 1903.

¿Qué problema tenemos en este país con la ciencia?

Falta de inversión. Y la crisis de 2008 lo agravó muchísimo. Parece que como la sociedad no estamos concienciados de que invertir en Ciencia es invertir en futuro y en empleo… Confío en que eso cambie, pero hace falta un gran esfuerzo colectivo para lograrlo.

¿Cómo despertar el interés de niñas y niños en la ciencia en tiempos de ‘tik-tok’?

La Ciencia es interesante por sí misma, somos los adultos los que a veces la volvemos intimidante al asociarla excesivamente a lo académico. Afortunadamente, las nuevas tecnologías también ayudan a despertar el interés por la Ciencia. Existen muchos youtubers, twitteros, etc, que divulgan Ciencia de un modo atractivo. Quizá no todas las propuestas tienen una gran calidad o fiabilidad, pero ayudan a despertar la curiosidad científica, que es lo más importante.

¿Cómo nace la idea de la colección ‘Científicamente’, cómo está planteada?

Yo soy bióloga de formación y profesora de Biología en excedencia. Por eso, para mí era un sueño poder conjugar mi labor como escritora con la divulgación. El enfoque de la colección es ofrecer álbumes ilustrados sin límites de edad, con un enfoque narrativo que intenta, sobre todo, enseñar a hacerse preguntas, a no dar nada por sentado, a entender que la Ciencia es un proceso abierto en el que todos podemos participar.

¿Qué tal la relación con los diferentes ilustradores e ilustradoras?
Su trabajo me parece fantástico, y creo que aporta un increíble valor añadido a la colección. Lo mismo ocurre con el diseño; creo que los editores y todo el equipo de diseñadores han realizado un trabajo maravilloso.

***

 

Ahora vamos a completar esta colección con otras tres recomendaciones que se acercan a un campo de investigación muy de moda estos días por la dichosa ‘covid19’.

Portada de ‘No chupes este libro’.

‘¡No chupes este libro!’. Idan Ben-Barak y Julian Frost. Takatuka.

¿Alguna niña o niño ha podido ver un microbio alguna vez? Últimamente los tenemos hartos con eso de ‘no toques esa barandilla’, ‘no chupes ahí’, ‘no compartas la botella del agua’, ‘¿te has vuelto a la lavar las manos?’… Pobres, les advertimos constantemente de algo que no pueden ver, ni tocar ni oler, pero que nos rodea por todas partes. Este divertido libro nos presenta a Mina, un microbio que nos va a llevar a vivir miles de aventuras por muchos desconocidos lugares.

Microbios monstruosos’. Marc Van Ranst, Geert Bouckaert y Sebastiaan Van Doninck. Takatuka.

Ahora un poco de sosiego y calma, que no todos los microbios que nos rodean son dañinos y malvados. No todos son como el coronavirus de la covid19. Los hay incluso que los necesitamos tanto que sin ellos no podríamos vivir. Así que toca descubrir todo –o casi todo– sobre los virus y las bacterias, sobre los buenos y los malos. Niñas y niños aprenderán cómo actúan las vacunas, por qué los adultos nos ponemos tan pesados con eso de lavarnos las manos, ¿es este coronavirus el peor virus que existe o los hay más temibles?, ¿hay bacterias masculinas y bacterias femeninas?, ¿cómo consigue la Ciencia vencerlos? Frente a la pandemia, este libro nos va a proporcionar conocimientos a los adultos para dar respuestas más ajustadas a niñas y niños.

Portada de ‘Microbios monstruosos’.

‘La vida secreta de los virus’. Colectivo Ellas Educan, ilustrado por Mariona Tolosa Sisteré. Zahorí Books.

No hay ser humano en la Tierra que a lo largo de su vida no se haya puesto pocho mogollón de veces. Pero, por suerte, nuestro cuerpo dispone de un sistema inmunitario poderoso, y además los científicos han desarrollado una serie de vacunas que nos ayudan a poner a raya los contagios. En estos tiempos raros que todos estamos viviendo y donde no se para de hablar de virus, ha llegado el momento de saber más sobre esos seres minúsculos y traviesos que se cuelan en nuestro cuerpo, que están por todas partes, desde la punta de tu nariz hasta el fondo del océano. Y aunque son legión y tienen mala fama, tampoco hay que perder los nervios y vivir obsesionados, la mayoría no nos hacen enfermar.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.