Visitamos el mayor ‘tanque de tormentas’ del mundo

Visitamos el mayor ‘tanque de tormentas’ del mundo

El tanque de tormentas del Canal de Isabel II en Madrid.

Menéalo

El tanque de tormentas del Canal de Isabel II en Madrid. Fotografía de Javier Martín / APIA.

Existe un ajetreado Madrid al descubierto y un fascinante Madrid subterráneo. Hoy vamos a visitar una extraordinaria y desconocida infraestructura construida hace 10 años: el tanque de tormentas de mayor tamaño del mundo. El tanque de Arroyofresno, gestionado por el Canal de Isabel II y situado bajo el campo de golf del Club de Campo Villa de Madrid. Pero, un momento, ¿esto qué es?

Existe una ciudad al aire libre y una ciudad excavada. Plazas, calles y avenidas recorren la ciudad en su superficie, y calles, cruces y avenidas deambulan soterradas. Además del metro, los túneles del alcantarillado urbano conforman una ciudad subterránea que se encarga de recoger todas las aguas pluviales y de desechos que se generan en la capital.

Como una réplica la ciudad, por el subsuelo 4.500 kilómetros de alcantarillado limpian a diario la ciudad, llevándose heces de animales, colillas, derrames de aceites o las partículas de contaminación que precipitan cada vez que llueve.

Y para canalizar toda esa cantidad ingente de basura que recorre el subsuelo de la ciudad y evitar que llegue al río Manzanares para después depurarla, se construyó en 2009 el tanque de tormentas más grande del mundo. El tanque de Arroyofresno, gestionado por el Canal de Isabel II y situado bajo el campo de golf del Club de Campo Villa de Madrid, minimiza el vertido al cauce del río de enormes cantidades de desechos.

El subdirector de Conservación de Infraestructuras de la Zona Oeste de Madrid, Manuel Rodríguez, explicó recientemente a la prensa –en una visita organizada por APIA (Asociación de Periodistas de Información ambiental) para visitar este tanque de tormentas– que, al contrario de lo que muchos creen, las lluvias no diluyen la contaminación de la ciudad, sino que arrastran toda la suciedad y al final el cauce del río recibe aun más basura. Y el río Manzanares tiene un cauce pequeño y con un caudal muy reducido. Frente a los 220.000 metros cúbicos/segundo que registra el Amazonas, el Manzanares apenas llega a los 3 metros cúbicos por segundo, y con tiempo seco apenas lleva 1 metyro cúbico, por lo que su capacidad depurativa es muy escasa.

A lo largo de la cuenca del Manzanares, a su paso por la capital, hay 28 tanques de tormentas; en toda la Comunidad de Madrid están construidos 63. España cuenta con 470 tanques de muy diversas dimensiones; los tres mayores se encuentran en Madrid y suman la misma capacidad que todos los restantes juntos.

En estos 10 años de funcionamiento de los tanques de tormentas se ha comprobado que la calidad del agua del Manzanares ha mejorado y se ha evitado verter al cauce 8 hectómetros cúbicos de aguas residuales, es decir, como ocho estadios de fútbol como el Bernabéu, que habría que depurar.

El tanque de tormentas de Arroyofresno puede almacenar 40.000 m3 de agua, y sólo en tres ocasiones en estos 10 años de funcionamiento se ha llenado por completo, con episodios de lluvias torrenciales similares al del 25 de junio de 1995, cuando todavía no existían estos tanques, y que desbordó el Manzanares a su paso por el puente de Segovia.

Tanque de tormentas en Madrid. Fotografía de Javier Martín / APIA.

Este tanque recoge las aguas de lluvias del alcantarillado de los barrios de Tetuán, Avenida de la Ilustración y Ventisquero de la Condesa; una vez que las aguas residuales entran en el tanque, la basura se precipita al fondo y el agua se envía a la depuradora, regulando el caudal según la depuradora la pueda gestionar. El agua regenerada en la depuradora se emplea para riego de parques y jardines y baldeo y limpieza de calles.

La construcción del tanque de tormentas de Arroyofresno duró dos años y se excavaron dos niveles de 10 metros cada uno. Al entrar en el primer nivel subterráneo, da la sensación de encontrarnos en una gran catedral con decenas de columnas de hormigón que sostienen la techumbre; al descender al segundo nivel, parece que penetras en las entrañas de la Tierra como si se tratara de un viaje de Julio Verne. En este segundo nivel subterráneo se encuentran las aguas residuales, y al contrario de lo esperado, el olor no resulta nauseabundo. El tanque cuenta con un sistema de limpieza automático por cascada, que hace que cada vez que es necesario, un gran chorro limpia cada uno de los canales en los que se acumula el fango. Hay otra parte del tanque de tormentas que solo se usa en casos de lluvias copiosas y que se limpia dos veces al año con maquinaria.

Mientras por el subsuelo el agua se lleva nuestros desechos y en el tanque de tormentas se descontamina el agua residual, en la superficie las aves y los ciudadanos disfrutan de un Manzanares más limpio y natural.

  COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • German

    Por German, el 05 marzo 2020

    No es el mayor del mundo.

    El tanque de tormentas de Tokio puede almacenar
    350.000 metros cubicos de agua.

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.