23.07.2018

Zoé: “En México lo que hay es una guerra entre el narco y la sociedad civil”

Menéalo
Los integrantes del grupo Zoé con León Larregui en el centro.

Los integrantes del grupo Zoé con León Larregui en el centro.

Decir Zoé en México –y gran parte de Latinoamérica– es decir el nombre de una de las bandas de pop en castellano más queridas de la última década. En España comenzaron a ‘pegar’ gracias a un embajador de lujo, Enrique Bunbury, al que el grupo dice estarle eternamente agradecido. Zoé son León Larregui, voz y composición; Sergio Acosta, guitarra; Jesús Báez, teclados; Ángel Mosqueda, bajo, y Rodrigo Guardiola, batería. 

El grupo se encuentra en España para acometer una gira con su recién estrenado sexto disco de estudio, titulado Aztlán, un trabajo que sigue la senda del pop psicodélico pegadizo, marca de la casa, pero tal vez con un nivel más bajo de barroquismo y más alto de conciencia social.

El grupo atiende a El Asombrario en un céntrico hotel del barrio de Chueca en Madrid para charlar de música, de México, del amor y de canciones. Casi todas las respuestas, salvo indicación contraria, son del líder del grupo, León Larregui. Este es el resultado.

Siempre habéis dicho que no sois una banda de canción protesta, pero en este disco se ha colado casi por los poros, o por muchas esquinas, cierta denuncia social. ¿Qué ha pasado?  

Sería estar ciego o ser un insensible si la música que uno hace y sus letras no fueran permeables a lo que está pasando en el país de uno. Sería totalmente incongruente. Por eso en este disco hay muchas canciones que hacen referencia a cuestiones nacionales, a cosas que estamos viviendo en México, desde el terremoto hasta la situación política, la migración, el muro, Donald Trump…

Con todo lo que hemos visto de niños separados de sus padres en la frontera con Estados Unidos… Con todas las declaraciones del presidente estadounidense respecto a México, ¿cuál sería el mensaje de una banda mexicana como la vuestra para Trump? 

Por suerte veo que Andrés Manuel (López Obrador; recientemente elegido nuevo presidente mexicano) va a exigir a Estados Unidos respeto por México. La percepción de que Trump es una persona nociva es bastante general, mundial diría yo. Mira, que siga diciendo que va a levantar un muro y que lo vamos a pagar los mexicanos. Que siga diciéndolo, pero que tenga claro que eso no va a ocurrir nunca.

¿Cuál es vuestra opinión respecto a los resultados de las últimas elecciones en México con la victoria histórica del candidato de la izquierda López Obrador? 

Es de lo mejor que le ha pasado a México en los últimos años.

¿Por qué?

Conocí personalmente a Andrés Manuel en la campaña electoral a la presidencia de hace seis años. Y ya entonces me hizo entender cosas. Creí en lo que me decía. ¿Has visto esa sensación que tienes al conocer a una persona de que te fías o no te fías de ella? Pues él me convenció. Y desde entonces le he seguido la pista. En esos seis años hemos visto cómo se ha ido deteriorando el país de una manera impresionante. El gobierno se instaló en la rapiña, era descarada la forma en la que robaban, aumentaba la corrupción política… Entonces, de alguna forma, el señor Andrés Manuel López Obrador es como una especie de luz al final del túnel. No sé si la mejor, pero sí la única que había.

Bajo vuestro punto de vista, ¿qué tres retos ha de atajar urgentemente la nueva Administración mexicana? 

Primero, la corrupción y la impunidad; segundo, la pobreza, y en tercer lugar, las relaciones con nuestro vecino del norte. El crimen y el narcotráfico… Y muy importante, la protección de la riqueza nacional. En seis años se han encargado de ir sacándola del país e ir repartiéndola por todo el mundo.

[En este punto, habla Sergio Acosta] No puedo poner las manos en el fuego de que vaya a hacer las cosas bien, pero México nunca había estado en un punto así. Para mucha gente, el nuevo presidente nos genera una esperanza y una ilusión de que las cosas cambien en México. Es importante saber que tampoco va a ser un cambio de un día para otro. Esta transición será un trabajo de años hasta que notemos realmente un cambio. Pero el proyecto de nación que trae López Obrador y el gabinete para lograrlo es muy prometedor.

En España, muchos estamos asombrados con las noticias que llegan de México. ¿Cómo se vive, por ejemplo, en un país en el que se ha asesinado al menos a 50 candidatos políticos a ser representantes del pueblo antes de las elecciones? Es una locura.  

[Aquí quieren hablar todos a la vez y contestan casi al unísono]. Fueron en realidad entre 120 y 150 los políticos asesinados por el narco, porque el narco controla plazas, y si el opositor a una plaza está contra el narco, directamente lo matan.

Sergio Acosta: Y pasa lo mismo con el periodismo. Es enorme la cantidad de periodistas muertos en contra del narco. Es aberrante. Claramente así no se puede vivir. Es como el Lejano Oeste, la ley de la selva. Por eso este cambio nos ofrece una esperanza de que las cosas puedan arreglarse, aunque evidentemente no va a ser de un día para otro.

León Larregui: Va a ser un trabajo brutal. Y a ver cómo funciona esta especie de proyecto de amnistía que trae debajo del brazo para intentar detener la guerra. Porque en México lo que hay es una guerra. Una guerra del narcotráfico entre sí y del narcotráfico contra el gobierno y contra la sociedad civil. Pero una guerra.

(De pronto se hace un incómodo silencio de casi medio minuto de duración).

Desde vuestro último disco de estudio, ‘Programatón’, han pasado cinco años. ¿Han sido fructíferos?

Estos cinco años han sido de mucho trabajo. La mitad de ese tiempo estuvimos de gira y la otra mitad, cada uno de nosotros estuvo haciendo diferentes cosas. Todos hemos ido creciendo como artistas y en el momento de volver a juntarnos, a principios del año pasado, para hacer este disco, volvió a surgir esa magia que ocurre cada vez que nos reunimos.

El sonido es algo diferente a los anteriores trabajos. ¿Qué ha pasado?

El factor más importante ha sido sumar a un nuevo productor que le dio a la banda y al sonido algo distinto. El sonido es algo más rico. Evolucionó. Uno de nuestros lemas consiste siempre en ir un paso más allá en nuestra exploración sónica. Repetirnos no nos gusta. Evidentemente, siempre hay un estilo, somos la misma banda y las mismas personas, pero siempre tenemos una voluntad de dar un paso adelante. Si alguna canción empieza a recordarnos a algo que ya hicimos, la desechamos inmediatamente.

Parece que ese barroquismo que tenía Zoé sigue estando ahí, pero tal vez más ordenado.

Sí que hubo una intención de bajarle un poco las cosas a este disco. Creo que la cúspide de nuestro barroquismo fue el disco pasado. Estaba casi sobreproducido en comparación con este. Ahora hemos tratado de hacerlo mucho más orgánico y más real, en el sentido de que suene como una banda de cinco o seis personas que está tocando en directo y no como miles de instrumentos, sonidos y efectos hechos por ordenador. Hemos querido ser más concisos y hemos buscado la simplicidad.

Craig Silvey (uno de los productores del disco junto a Phil Vinall) nos ayudó mucho en esta búsqueda. Grabamos las primeras cuatro canciones con él y aquello se convirtió en pauta para las que iban a venir después. De hecho, esta es la primera vez que hemos grabado varios instrumentos, bajo y batería, sobre todo, en directo a la vez. Nunca lo habíamos hecho, siempre habíamos grabado cada uno por su lado.

León, tú que compones los temas, tienes grandes canciones de desamor y en este disco también. ¿Crees que se compone mejor desde el dolor que desde la felicidad? 

En mi experiencia creo que las canciones que tratan sobre el desamor parten de una energía y un sentimiento que terminan siendo una cura para uno mismo. Para mí las canciones tristes acaban siendo sanadoras. En el acto de aceptarlas se vuelven sanadoras. Y tienen la magia de que ese sentimiento se transmite a quien las escucha. Muchos oyentes se sienten, seguro, identificados y a muchos estas canciones también les pueden hacer sacar y entender esas emociones que en principio podrían ser solo negativas. Es algo que ha estado siempre en los discos de Zoé.

Cuando entrevistamos a vuestra compatriota Natalia Lafourcade, nos contó ese amor que tiene por el folclore y la raíz de su cultura. Vosotros, sin embargo, en vuestro sonido os alejáis de cualquier tipo de folclorismo; sin embargo, habéis titulado el disco con una palabra, ‘Aztlán’, que es como el epicentro de la cultura y la raíz mexicanas… 

Creo que este disco invita, pero más en forma de diálogo, a redescubrir nuestra cultura. Efectivamente, no a través del sonido, porque no existe ningún sonido que recuerde al folclore o a la música tradicional. Nuestra forma de hablar de México tiene más que ver con el diálogo. Hay una canción que mezcla la peregrinación de las tribus naualtecas con la peregrinación de los centroamericanos y los mexicanos hacia Estados Unidos. Y el muro. La canción dice “ninguna pared nos va a parar / sobrevivir es nuestra misión“… Es una canción que toca un tema que es profundamente mexicano. Hay otra canción que dice que no hay mal que dure cien años, y es en referencia al PRI que ha gobernado durante décadas y décadas en México. Es en este sentido en el que es muy mexicano.

En alguna ocasión has dicho que Zoé hace rock espiritual. ¿Nos lo explicas, por favor?

Siempre he tenido una búsqueda espiritual que ha pasado por todas las religiones y por cierto esoterismo y, sí, creo que en mis canciones se refleja esta búsqueda quizás existencial, más que espiritual.

Otra de las constantes en tus letras es la ansiedad. ¿Esa espiritualidad tiene que ver con una búsqueda de un remedio para que la ansiedad cese? 

Creo que todos somos ansiosos. Pero no creo que mi búsqueda venga de la ansiedad, sino más bien de una necesidad innata. Ya te digo que desde muy niño siempre me han llamado mucho las grandes preguntas. ¿Por qué estamos aquí? ¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Existe Dios? La muerte. ¿Qué hay más allá de la vida? Así que no, no creo que sea una terapia contra la ansiedad, sino más bien la consecuencia del ansia de buscar respuestas a todas esas preguntas durante toda mi vida.

Conciertos de Zoé: Julio: 26, en la sala Apolo de Barcelona; 27, Auditorio Castrelos, Vigo. Agosto: 2, Santander Music en Santander; 4, Arenal Sound en Burriana. 

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

  • El 23.07.2018 , julio belmar ha comentado:

    La guerra que hay es de clase,la elite blanca europea ha gobernado una eternidad robandole y oprimiendo a los mas pobres,el narco es un subproducto de eta situacion politica,ojala que el nuevo presidente no defraude.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.