Así mezclan a los Beatles con Puccini: el chamanismo de Prímitals
03.02.2017

Así mezclan a los Beatles con Puccini: el chamanismo de Prímitals

Menéalo
The Prímitals en el Teatro Alfíl de Madrid

The Prímitals en el Teatro Alfil de Madrid.

Mezclan a los Beatles y Eurythmics con ‘Carmina Burana’ y Puccini, famosas melodías de cine como ‘La Guerra de las Galaxias’ con el ‘Ríe Payaso’ de la ópera de Leoncavallo. Y el cóctel no explota. Funciona. Son The Prímitals y su divertido show musical a capela. Cuatro hombres de voces privilegiadas e indudable ‘vis’ cómica, vestidos en plan tribu polinésica, que logran llenar el madrileño Alfil en otro de esos fenómenos teatrales del boca a boca.

Y vaya si funciona, porque el público no para de sonreír y reír con el repertorio de gansadas básicas desarrolladas a golpe de canciones en extraordinarias versiones -más algunos temas originales- y un inventado lenguaje primitivo onomatopéyico, fácil para todas las edades. Y porque nada más terminar el brillante número que se reservan como efectiva traca final, el aria Nessum Dorma de la ópera Turandot de Puccini, toda la sala del teatro Alfil se pone en pie y aplaude a rabiar. Llevan así más de tres meses en sesiones de fin de semana, y la idea es que sigan toda la temporada, hasta el verano, algo no muy usual en las apretadas y multiplicadas programaciones teatrales de Madrid en los últimos años.

Se trata de una coproducción de Yllana -que justo este mes ha estado de celebración de sus 25 años con espectáculo en los madrileños Teatros del Canal- y Prímital Bros, con dirección de Joe O’Curneen, que también está al frente del Alfil desde 2002. El teatro lo presenta así: “La extraña y surrealista historia de una tribu ligeramente disfuncional, con luchas intestinas, sueños de grandeza, desequilibrios mentales y farmacopea milenaria. Chamanismo a cuatro voces. Tragicomedia a capela. Vanguardismo ancestral”. Pero lo que funciona no es precisamente la historia, de débil hilo argumental, sino la empatía y las voces de estos cuatro hombres: el cantante bilbaíno Iñigo García Sánchez, miembro fundador del cuarteto vocal Prímital Bros; Pedro Herrero, cantautor santanderino con siete discos en el mercado, cómico y actor sobre todo de monólogos; Adri Soto, actor, cantante, locutor y periodista madrileño, que trabajó tres temporadas en el cabaré The Hole; y Manu Pilas, versátil cantante madrileño, que lo mismo se ha formado en canto gregoriano que le ha hecho coros a Alejandro Sanz y participado en el musical Los Miserables. Manu ha sido el último en incorporarse a la formación, con extraordinaria riqueza de registros vocales y actorales, y que dispone de varios momentos de absoluto lucimiento sobre el escenario; es maravilloso escuchar su versión de Nessun Dorma (Nadie duerma), aria para tenor, así como Lascia ch’io pianga (Deja que llore), de la ópera Rinaldo de Händel, aria que fue pieza muy celebrada entre los castrati.

A veces pueden recordar a Les Luthiers, a veces a Il Divo…

Un momento. Paren la entrevista.

Estamos en el camerino del Alfil; la entrevista se desarrolla mientras los cuatro se maquillan -necesitan más de una hora- y, de repente, se produce un silencio incómodo…

“No, eso no, ni lo menciones. A Il Divo, nooooo”.

Risas.

Pero mejor cambiamos de asunto…

Así que vamos a una pregunta de esas amables y comodín que tenemos los periodistas para salir del paso y, de paso, buscar titulares: ¿Cuál creéis que es la clave del éxito?

Contestan: “La mezcla de lo virtuoso y lo comercial”, “es algo mágico lo bien que conecta siempre la capela bien hecha con el público”, “es un espectáculo cocinado a fuego lento, muy pensado, con una selección musical cuidada y unos arreglos muy bien hechos”, “se nota que disfrutamos, que lo pasamos bien juntos”.

En ese momento entra Joe en el camerino: “Creo que también influye que hemos acertado con la estética; ese maquillaje y ese vestuario funcionan muy bien en la promoción y en la cartelería; ese impacto visual se suma a su talento como cantantes, y la fórmula está servida”.

También hay algo, una especie de polvos mágicos indispensables en teatro: esa corriente de empatía que a veces surge entre el público y los actores. Y en Prímitals ayuda que la gente se sienta y se percata de que la producción es sencilla, con una escenografía muy básica, que el espectáculo no va de nada, no es pretencioso, sino que se gana a pulso, con mucho ritmo y sentido del humor, el favor del público, con constantes interpelaciones para hacerle parte de lo que esta ocurriendo. “Hemos conseguido”, dice Joe, “que durante hora y media haya un diálogo constante con el espectador; para que se sienta parte, y eso te puedo decir que no es nada sencillo”. Se trabajan la conquista del público minuto a minuto y lo consiguen, vaya si lo consiguen.

¿Pero de dónde sale esta gente y este montaje?, es lo primero que se pregunta el público. No han surgido como setas, no. Aquí brevemente su trayectoria: El primer espectáculo de Prímital Bros fue Tutto per Gina, a finales de 2010 en el Alfil. En 2011 y 2012 forman parte del espectáculo multidisciplinar The Hole en el Teatro Calderón. A finales de 2013, el cantautor y actor Pedro Herrero sustituye a Dani Llull, que pasa a ser director escénico del grupo. Con esta formación estrenan su segundo espectáculo, El eXperimento, con un 100% de música original. En 2014, Prímital Bros inicia la gira de esta obra, con gran éxito de público, sobre todo, como a ellos les gusta remarcar, en Bilbao, donde es un grupo muy querido.

En 2015 continúa la gira de El eXperimento, y en verano se incorpora a Prímital Bros el cantante y actor Adrián García Soto como bajo del grupo. En febrero de 2016 presentan en el Gran Teatro Príncipe Pío (Madrid) su nuevo espectáculo, Hijos de la Gran Fusa, con un formato a medio camino entre un concierto y un show canalla de stand-up comedy. El cantante y actor Manu Pilas sustituye en el escenario a Santi Ibarretxe, que continúa su labor como director musical y arreglista del grupo. El 14 de octubre estrenan The Prímitals en el Alfil. Funciona desde el minuto 1. Y hasta ahora.

Detrás de todo este cóctel que en ningún momento se corta, sino que vuela cada vez más alto, hasta el final, está Santi Ibarretxe (Bilbao, 1964), creador de The Prímitals Bros, el germen de la formación y responsable musical del espectáculo. Ibarretxe es compositor, saxofonista, flautista, cantante y ex componente del grupo Oskorri. Educado entre el clásico y el jazz, se formó en Copenhague y ha trabajado con artistas relevantes como Antonio Vega, Jorge Pardo, Miguel Ríos, Miguel Bosé, Víctor Manuel y Ana Belén, Carmen París, además de ser el padrino del grupo Prímital y la compañía Prímital Bros. Sobre Prímital ha dicho: “Es un concepto artístico que a través de los sonidos onomatopéyicos crea toda una sub-cultura que conecta con la psicología humana en su lado más puro”.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario