06.10.2017

Cambalache por Serrat

Menéalo
Ilustración: Concha Pasamar.

Ilustración: Concha Pasamar.

Por una vez —y sin que sirva de precedente— voy a dejar a un lado el sarcasmo, aun a riesgo de que a mi texto lo empañe la melancolía, porque, desde hace unas semanas, las letras de las canciones de Serrat se han enredado en mi cuello. Llevo cincuenta años envuelta en su arrullo y me identifico con ellas hasta tal punto que he llegado a dudar si es Joan Manuel quien ha escrito mi vida —eso que te dan pero no te regalan— o yo la que ha vivido sus canciones.

No nací en el Mediterráneo, pero sí lo hice acompañada de la voz de ese hombre casado, mayor de edad, vecino de Camprodón (Girona). Aún no era más que una de esas locas bajitas —que jugaba con su barquito de papel— cuando escuchaba sus cantares mientras las olas sembraban caracolas, arena y algas entre mis pies. Creo recordar que, ya en aquella época, las pequeñas cosas me sonreían tristes cada vez que añoraba unas primeras palabras de amor sencillas y tiernas que no acababan de llegar.

Serrat, verso a verso, me enseñó que decir amigo es decir ternura, me animó a defender la alegría como una trinchera, a preferir los caminos a las fronteras, a tutearme con las nubes y, sobre todo, me descubrió la magia de pasar de todo —menos de una sonrisa, por la que, por cierto, daría todo lo que soy— cuando entendí que nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

Ahora que llueve detrás de los cristales —y que parece que un jilguero no puede cantar— él sangra, lucha y pervive para la libertad. No me digáis que no sería fantástico ir por la vida sin cumplidos, llamando a las cosas por su nombre. Y no sentirse extranjero en ningún lugar, porque es más interesante lo que nos diferencia que lo que tenemos en común, siempre y cuando se propicie un diálogo de franca distensión en el que cada loco exponga su tema y… ¡Allez hop!

Después de tanto y tanto ruido, hoy puede ser un gran día —eso espero— y, en vista de que lo nuestro es pasar, tiro p’alante a ver si la vida se pone tan bonita que dé gusto verla, como mínimo, hasta que venga a buscarme la parca. Entonces me iré, silbando aquella canción, hacia el tablao que montó Frascuelo para pasar la eternidad bailando. Allí os espero si queréis venir, pero… nada de dosificar los placeres, porque, antes que nada, soy partidaria de vivir.

Menéalo
Etiquetas:

Sobre el autor

Marta Rañada
Editora y documentalista de profesión, profesora de escritura creativa por devoción y cincuentista por pura diversión. Mi única ambición es reírme de los cincuenta y vivirlos con la cabeza bien alta, desafiando incluso la ley de la gravedad. He publicado varios libros infantiles y el año pasado me estrené como novelista con Las uvas de la Hidra (Bookolia, 2016).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

6 comentarios

  • El 06.10.2017 , Laura ha comentado:

    La autora se supera cada vez!! Genial! 👏🏻👏🏻👏🏻

  • El 06.10.2017 , Marta ha comentado:

    ¡Muchas gracias, Laura!

  • El 06.10.2017 , Marta ha comentado:

    Como no compartir todo lo que dices, y màs tratàndose de Serrat!!! Por cierto me gusta tambièn mucho tu presentaciòn en “sobre el autor” y mis felicitaciones a la ilustradora👌👌
    Que buena edad los 50 en la que ya nos hemos cansamos de preguntarle al mundo por que y por que…😙 Lo dicho, a vagabundear!

    • El 09.10.2017 , Marta Rañada ha comentado:

      Bien dicho, Marta. ¡A vagabundear!
      Un beso.

  • El 08.10.2017 , Maatauri ha comentado:

    Precioso Rañada.
    Me declaro fan absoluta.
    Quiero más!!!!

    • El 09.10.2017 , Marta Rañada ha comentado:

      Maatauri!!! Muchas gracias y, de fan a fan… por supuesto que tendrás más…

Deja tu comentario