Carolina de Juan, probablemente la mejor voz femenina del pop-rock español 
15.02.2017

Carolina de Juan, probablemente la mejor voz femenina del pop-rock español 

Menéalo
Carolina de Juan. Alias Nina, líder, cantante y compositora de la banda madrileña Morgan. Foto: Manuel Cuéllar.

Carolina de Juan, alias ‘Nina’, líder, cantante y compositora de la banda madrileña Morgan. Foto: Manuel Cuéllar.

Se llama Carolina de Juan, pero todo el mundo la conoce como Nina. Tiene 26 años y ha pasado toda su vida en Las Rozas (Madrid). Nina es la ‘frontwoman’ de Morgan, una de las bandas revelación del año, que acaba de colgar el cartel de ‘no hay localidades’ para su próximo concierto en la sala Joy Eslava de Madrid el próximo día 24. 

Con apenas cuatro años de vida, Morgan se ha convertido en uno de los fenómenos musicales de la escena independiente española. En febrero de 2016 presentaban en la sala Sol de Madrid su primer trabajo, North, grabado en los estudios La Cabaña con José Nortes como productor. North es una colección de canciones con una calidad tanto en la composición como en la ejecución y la grabación, que resulta un disco de portentosa manufactura que solo puede dejar indiferente a almas indolentes. Además de unas composiciones intensas y directas, Nina posee una de las voces más especiales y particulares que se puedan escuchar en España. Ronca y aterciopelada, frágil y potente al mismo tiempo, probablemente sea la voz femenina más cautivadora del pop-rock español.

Morgan ha avanzado en poco tiempo lo que a otras bandas les costaría unos cuantos años y todo por culpa de un flechazo musical con dos nombres propios. Uno de hombre: Quique González, y otro de mujer: Charo. Nina pone la voz femenina a ese dueto incluido en el último disco de González que, no contento con la versión en estudio, ofreció a la artista la posibilidad de convertirse en la corista durante la gira que Quique y los Detectives realizaron el año pasado. Por supuesto ella aceptó el reto.

¿Cómo entra Quique González en tu vida?

Mi hermana vive en Liverpool y estaba embarazada, así que mi madre y yo viajamos un mes antes de que se produjera el parto para estar con ella. Estando allí me llamó un amigo que es amigo de Jorge Marazu, que es quien le enseñó a Quique González un vídeo mío. Creo que le mostró una versión que hago de Dinero, la banda de Ekain (baterista de Morgan). Me llamó para decirme que probablemente alguien de la oficina de Quique se pondría en contacto conmigo porque estaban buscando a una chica para un dúo.

¿Tú a Quique ya lo conocías? 

No, no lo conocía de nada. Sabía quién era; de las posibles influencias que hay en España, que son muy poquitas, él podría haber sido una de ellas. Pero te aseguro que no había escuchado mucha música española. La verdad, no era muy seguidora de lo que hacía Quique. No tenía ni un solo disco de él y, si alguien me hubiera preguntado por algún disco suyo, creo que solo hubiera podido nombrar Salitre 48. Y eso porque me había puesto al día.

¿Te tuviste que poner al día?, ¿qué quieres decir?

Toda la música que yo escucho, un 99%, es música cantada en inglés. Cuando empezamos a tocar con Morgan, antes de sacar el disco, sabía que tenía que hacer un poco de investigación de lo que estaba pasando en la música en Madrid y en España en general. No podía estar así. Me hice una lista de reproducción de artistas españoles para escucharlos todos porque, aparte de Extremoduro o Antonio Vega, muy poca cosa había escuchado.

Total, que te llamaron. ¿Te debiste quedar a cuadros, no?

Me pareció un poco extraño que me llamara. Yo canto en inglés… Me escribió Edu Ortega, del grupo de Quique, y me confirmó que estaba buscando una voz femenina para hacer el dúo de Charo. Así que volví corriendo desde Liverpool y grabé con Edu una serie de pruebas para enviárselas a Quique, que no estaba en Madrid, ya estaba grabando con Ricky Falkner, el productor de su último disco. Un par de días después de mandarle las pruebas, me llamó Quique y me dijo que les había encantado a todos. Que todos lo veían desde puntos de vista distintos, pero que había unanimidad en que les había gustado.

Bueno, así que por fin conociste a Quique.

¡Qué va! Pensé que las pruebas iban a servir para que luego grabara con Quique, pero les gustó aquello como estaba y así se quedó. Lo metieron en el disco tal y como se lo habíamos enviado Edu y yo. Así que salió el disco y yo seguía sin conocer a Quique González.

¿Cómo fue la primera vez que le viste?

Había pasado bastante tiempo. Una noche después de un concierto en un bar cerca de la sala Sol vino un amigo y me dijo ‘está ahí Quique González’. Así que me acerqué a saludarlo. Y le dije: “Hola Quique, qué tal…”. Y, claro, él al principio no caía. Le dije: “Soy Nina”, y seguía sin caer. No me reconoció hasta que no le dije: “Que soy Charo”.

¡Bonita historia, sí señor!

La historia es preciosa y más sabiendo lo que ha venido después. Para mí ha sido un regalo caído del cielo, la verdad. Quique me volvió a llamar para hacer la actuación en directo en el programa de Buenafuente. Ahí conocí a toda la banda. Luego, me llamaron para hacer el primer concierto de la gira en Leganés. Y después, terminó siendo toda la gira.

Mira, yo trabajaba de dependienta en una tienda que adoro, que se llama Popland, en Malasaña. Estuve allí hasta bastante avanzada la gira. Pero ya no podía ser. Yo me fui de mi casa siendo una artista y cuando volví después del primer fin de semana tras los conciertos en Barcelona y Zaragoza, era otra artista distinta. Se puede decir que después de que Quique González apareciera en mi vida, he podido vivir exclusivamente de la música.

¿Lo de la música te viene desde pequeña?

Sí. Mi padre es guitarrista y mi madre, cantante. Mi padre era guitarrista de Coz, por ejemplo. Pero estuvo de guitarrista con varias bandas potentes de los años ochenta, pero creo que eso es una entrevista que habría que hacerle a él. Y mi madre ha sido corista de mucha gente a lo largo de la historia de la música de España, desde muy jovencita, y tocaba la guitarra y componía. Ha cantado en varios musicales. Por ejemplo fue la cover de Ángela Carrasco que hacía el papel de María Magdalena en el musical Jesucristo Superstar.

¿Cómo te inculcaron el gusanillo de la música?

Hice seis años de piano y cinco de solfeo. Y cuando terminé el grado elemental, tendría 14 o 15 años, lo dejé porque pensé que no me iba a dedicar a la música. De hecho, el solfeo se me daba fatal. Y el piano me gusta tocarlo, pero como a mí me gustaba, no en plan académico y teórico. Además, se me daba mal.

Pues no lo parece…

No me limita en el sentido de que para mí es una herramienta para hacer canciones. En casa siempre he tocado el piano, todos los días, pero he tocado lo mío. Lo que me gusta. Por eso creo que estoy un poco limitada en el piano. Porque siempre toco lo mismo, lo que me gusta y como yo lo toco. Digamos que no he investigado en otras técnicas. Debería estudiar más. Ese es el resumen. Es una cosa que tengo ahí.

Pero hay mucha gente en el pop o el rock o llamémosle x que toca de oído.

Pero tienen ese algo que yo creo que no tengo. A mí me gusta tocar el piano porque me parece muy divertido.

¿Y lo de componer y cantar en inglés?

Siempre se me ha dado bien el inglés y, además, lo definitivo es que toda la música que escucho es en inglés. La cosa es que cuando me sale un tema musical, una línea o una frase, la letra para acompañarla instintivamente me sale en inglés. Es cierto que en principio son frases o palabras inconexas. Hay mucho de aleatorio. Es pura casualidad. Pero es así como funciona.

Pero tienes alto nivel de inglés. ¿Has estudiado con empeño?

Yo he estudiado el inglés del instituto. Ni clases particulares, ni viajes de idiomas, ni nada de eso.

¿Cuáles dirías que son tus influencias musicales más claras?

Seguro la música americana sureña, como Allman Brothers, Lynyrd Skynyrd, los Eagles… Todos esos desde pequeña. Mi hermana me enseñó a Aerosmith, Guns and Roses, Queen, por ejemplo. Y cuando ya crecí más, conocí a Norah Jones, Alicia Keys y todas las que salieron en ese momento. Bonnie Raitt y James Taylor, por ejemplo, han llegado de la mano de Paco (guitarrista de Morgan). También está Janis Joplin, por supuesto… Pero la que sí que me ha fulminado el corazón y soy muy pesada y parece que estoy obsesionada con ella es Florence and The Machine. Florence Welch es una mujer que te lleva a unos sitios que no son normales que nadie te lleve.

¿Cómo surge Morgan?, ¿surge por la necesidad de ponerle una banda a Nina y a sus composiciones?

No es exactamente así, aunque muchas veces pueda parecerlo por cómo lo contamos. En realidad todo ocurrió cuando le enseñé a Paco (López), el guitarrista, cuatro temas que había escrito a piano y voz. Él se las envió a Ekain (Elorza), baterista. Ahí es cuando los dos deciden reunirse conmigo para ver qué hacer. Ellos tenían sus propias bandas, de hecho yo soy corista de Anaheim, el grupo de Paco.

Ambos tenían tiempo como para reunirnos todas las semanas y montar los temas y ver qué pasaba. Esto sería septiembre de 2012. Estuvimos unos años montando las canciones, grabamos un par de maquetas. Pasaron años hasta que en 2015 entramos finalmente a grabar.

Entonces es cuando surge ‘North’. ¿Por qué esa obsesión por el norte?

Lo del norte viene porque las veces que fuimos a grabar maquetas fue en casa de Ekain, que vive en Euskadi. La primera vez que tocamos en directo, también fue allí. Todo iba bastante enfilado. Así que este clima que hay en Euskadi se escuchaba un poco en las canciones. Pensamos que el disco se podría llamar North. Luego encima llamamos a José Nortes para grabarlo y ahí pensamos que podría parecer una coña… Ríe.

¿Te ha tentado ya alguna discográfica para que hagas algún trabajo en solitario y en castellano?

Eso pasó más al principio y me enfadaba. Siempre he tenido la sensación de que mucha gente puede pensar que soy un poco débil o tonta, pero tengo muy claro personalmente y como banda lo que estamos haciendo. Aunque los temas sean míos, yo entiendo que son de los cinco. Los disfrutamos los cinco y los tocamos los cinco.

¿Pero los acreditas tú?

Sí, pero ellos también. Que yo haga la letra y música no quita para que ellos firmen como coautores por los arreglos. Pero, vamos, la cuestión es que si alguien viniera ahora a decirme que me iría mejor sacando un disco en solitario o cantando canciones en castellano…, muy amablemente le diría que no es lo que yo hago.

No lo haces en este momento. Pero tampoco se trata de quemar etapas tan pronto. ¿Te cierras la puerta totalmente?

No. No. No lo cierro. Pero en este momento me gusta mucho hacer las canciones y tocar las canciones con los chicos de Morgan y hasta que eso deje de ser así, no me planteo en absoluto ningún otro escenario.

Más información sobre Morgan aquí.

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

6 comentarios

  • El 15.02.2017 , Mike ha comentado:

    Sí hombre, la mejor voz porque tú lo digas

  • El 15.02.2017 , viviendignero ha comentado:

    “Carolina de Juan, probablemente la mejor voz femenina del pop-rock español ”
    No lo hace nada mal, pero vaya mucho decir …

  • El 15.02.2017 , SAS ha comentado:

    Me hubiese gustado más este titular:” Carolina de Juan, probablemente una de las mejores voces del Pop-Rock español”. El género ya viene implícito en el nombre.

  • El 16.02.2017 , Koldo Ander ha comentado:

    Gracias por la entrevista. Por dar a conocer a Nina de Morgan. La he visto con Quique Gonzalez y con su banda Morgan. Y siendo diferentes es una gozada. Espero ya verlos en el Eslava, el 24.

  • El 16.02.2017 , Rodrogo ha comentado:

    Quién es Quique González?

Deja tu comentario