Distrito 004 Madrid: 25 laboratorios para el arte
17.01.2014

Distrito 004 Madrid: 25 laboratorios para el arte

Menéalo
Galería Mad is Mad en Pelayo, 48. Chueca. Madrid. ©Roberto Villalón

Galería Mad is Mad en Pelayo, 48. Chueca. Madrid. ©Roberto Villalón

Aprovechamos la reapertura de una de las galerías-insignia de Madrid, Oliva Arauna, tras su litigio con el Ayuntamiento, para recorrer los más atractivos templos del arte en la zona de Chueca/Las Salesas, el barrio de la capital con mayor concentración de propuestas creativas consolidadas y emergentes, desde Juana de Aizpuru y La Caja Negra a Mondo, 6mas1 y Mad is Mad. Tercera entrega de estas rutas artísticas, tras Doctor Fourquet y Malasaña.

Comenzamos este inspirador paseo en San Lorenzo, calle-referencia desde hace mucho con dos sólidas galerías Elba Benítez (www.elbabenitez.com), que ahora programa al artista conceptual catalán Ignasi Aballí, y Heinrich Ehrhardt (www.heinrichehrhardt.com), que presenta a partir del 25 de enero al portugués Juliao Sarmento. Ambas están en el número 11, en torno a un enorme patio en el que da gusto entrar y que recuerda a las grandes zonas comunes de casas de Berlín. Una parada más en San Lorenzo: Dionis Bennassar (número 15) (www.dionisbenassargaleriadearte.es), que ahora anda celebrando su 25 aniversario con una desigual muestra colectiva de sus artistas en torno al erotismo; a destacar una escultura de Pep Carrió.

Cerca, se ha abierto prestigio en los últimos diez años Travesía Cuatro (calle San Mateo, 16) (www.travesiacuatro.com), muy volcada ahora en los artistas mexicanos; tanto que han abierto recientemente espacio en ese país, en Guadalajara, en un estupendo edificio del arquitecto Luis Barragán. Es comentario habitual que ahora donde se mueve el coleccionismo es en Latinoamérica, y sobre todo en países como México, Brasil y Chile, y en ciudades como Lima.

También podemos encontrar un nuevo espacio, recién abierto, dedicado al realismo contemporáneo en Ardavín (Travesía de San Mateo, 7) (www.ardavingaleria.es); se han estrenado con el homenaje a las plantas de ‘Verdes’, de Pablo Romero. Al lado nos queda el fantástico edificio del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) (lasedecoam.org), ubicado en las antiguas Escuelas Pías de San Antón (Hortaleza, 63) y que acoge todos los meses algún evento/exposición dedicado al diseño/arte/arquitectura.

De aquí nos vamos al triángulo que se ha puesto de moda en Madrid, el que queda entre las calles de Hortaleza, Génova y Barquillo, y que ha hecho varias intentonas por agrupar sus locales más atractivos bajo distintas marcas, desde SoHo-Madrid a Distrito 004, sin que haya llegado a cuajar ninguna operación de marca colectiva. En una de las arterias principales de esta zona, la calle Pelayo, destacamos tres paradas: Pelayo 47 (en el 47, claro) (www.pelayo47.com), donde atiende su simpatiquísima directora, Maribel Cabrera; ha cumplido ya diez años esta elegante caja de madera, especializada en dibujo y fotografía antigua; acaban de inaugurar una muestra con obra japonesa del siglo XIX, con precios bastante asequibles, a partir de 450 euros.

Espacio Bruto

Espacio Brut

Espacio Brut (número 68) (www.espaciobrut.com) es un luminoso local dedicado al mobiliario, con diseños propios que mezclan el concepto años 50 con la funcionalidad más contemporánea, y que siempre reservan buena parte de sus paredes a presentar el trabajo de jóvenes artistas; Braulio y Jose, sus responsables, explican que ahora exhiben la obra geométrica de Rubén M. Riera y que en febrero traerán a la fotógrafa neoyorquina Justine Foord con su trabajo sobre Cuba. Mad is Mad (número 48) (www.madismad.com), un nuevo concepto de local, una galería-tienda asociada con esta revista, El Asombrario, lleva ya más de ocho años de experiencia rompiendo moldes, convenciones y formatos; por ella han pasado más de 150 artistas, emergentes en su gran mayoría, nombres como Aitor Saraiba, Luis Vassallo, Fernando Masselli, María Ramírez y Eva Solano; ahora muestra una inspiradora selección de trabajos de Cristina Bezanilla, Miguel Bermejo y Juan Vidaurre bajo el título Objetos de culto, más los espectaculares muñecos gigantes de Pedro Tornero; en febrero dedicará todo su espacio al fotógrafo madrileño afincado en París Rainer Torrado, con su serie Horizon, una elegante nueva visión del desnudo masculino en blanco y negro.

No podemos saltarnos dos citas más en la calle Pelayo, aunque no sean en esencia espacios dedicados a exponer arte; pero si ampliamos mínimamente el concepto, lo que nos enseñan es auténtica belleza: la de los muebles de Schneider Colao (esquina con calle Belén) (www.schneidercolao.com), sillas, lámparas y mesas que son magníficas obras de arte; y el espacio, shoproom lo llama él, del televisivo interiorista Guille García-Hoz (número 43) (www.guillegarciahoz.com), que abrió espacio propio en esta calle la pasada primavera y que ofrece una maravillosa selección de cerámica, platos sobre todo, con firmas tan respetables como The Ape, John Derian, Favorito Studio, Ignacio del Toro, Rubenimichi y la suya propia. Esperamos que pronto se sume a Pelayo la reapertura de Begoña Malone, galería con cierta trayectoria que lleva cerrada más de un año por obras de humedades y cimentación en el edificio.

Mondo Galería

Mondo Galería

A la vuelta de la esquina, como quien dice, siguiendo en este triángulo de moda, una recomendación subrayada: MG Mondo Galería (San Lucas, 9) (www.mondogaleria.es), especializada en fotografía, y que mantiene hasta el 1 de febrero una interesante exposición de fotografías poco conocidas de Elvis Presley, tomadas por Alfred Wertheimer, con precios a partir de 1.700 euros; el próximo mes cambian un poco de registro y, en plan hipster, mostrarán una colección de gafas vintage. Ah, no olvidar un clásico clasiquísimo de la zona, el Café Belén (calle Belén, 5), donde casi siempre es posible encontrar alguna exposición de artistas poco conocidos en sus paredes, y ArteTrece (Belén, 13) (www.artetrece.com), donde puede verse ahora la muy poppy exposición titulada Color Light Vacuum, de Mikha-ez; en febrero también apostarán por la fotografía, con María Macías.

En la calle Fernando VI, otro eje de la zona, encontramos un clásico, La Caja Negra (número 17) (www.lacajanegra.com), especializada en obra gráfica, que acaba de mostrar la obra de un hombre que es todo un regalo para los sentidos, incluido el sentido de la justicia: El Roto; y la preciosa tienda DO (número 13) (dodesign.es), que, entre prendas de chica, complementos, cojines y bolsos, también monta exposiciones de artistas como Julia Vergara y Berta Salinas.

Galería Heinrich Ehrhardt

Galería Heinrich Ehrhardt

Y nos vamos a la calle del Barquillo, donde encontramos a dos tótem-galeristas de Madrid: Una es Juana de Aizpuru (número 44) (www.juanadeaizpuru.es), que hasta el 8 de febrero presenta las esculturas de Rui Chafes en homenaje a De Chirico, con precios de entre 30.000 y 50.000 euros. La otra: Oliva Arauna (número 29) (www.olivarauna.es), con recién reinaugurado espacio -uno de los más amplios y vistosos de todo este recorrido-, tras el cierre que el Ayuntamiento de Madrid le ha impuesto durante año y medio por presunta alteración de una fachada protegida (ese mismo ayuntamiento que permite a las tiendas de chinos cultivar el feísmo hasta límites insospechados y que ha dejado convertir el tipismo de El Rastro en un muelle de mayoristas asiáticos); en fin, el asunto es que con Oliva Arauna el Consistorio se puso fino, legalista y recaudador… Una buena noticia: la reapertura de su espacio el 9 de enero con una exposición colectiva de algunos de los grandes artistas con los que trabaja, como Per Barclay, Botto & Bruno, Alfredo Jaar y Miguel Rio Branco. También en Barquillo, hay que reconocer el amable trato y trabajo por seguir adelante en tiempos tan difíciles de Antonio de Suñer (número 43) (www.galeriadesuner).

En el corazón de Chueca, en la segunda planta del Mercado de San Antón (Augusto Figueroa, 24), otro de esos mercados municipales reconvertidos en semi-lujo y atracción turística por Alberto Ruiz Gallardón cuando era alcalde de Madrid, etapa de la que ya pocos se acuerdan tras su polémico mandato en el Ministerio de Justicia, queda el Espacio Trapezio (espaciotrapezio.org), que exhibe cierta inventiva por buscar cosas nuevas; ahora cuentan con una selección de trabajos de la Escuela de Bellas Artes de Aranjuez y en febrero, dentro del Off-Arco, organizarán una colectiva de artistas de Finlandia, país invitado en ARCO. Y en la calle Hernán Cortés, en el número 7, una de las mejores librerías de Madrid, Panta Rhei (www.panta-rhei.es), suele tener exposiciones en su sótano dedicadas al dibujo y la ilustración.

Fachada de la Galería Mad is Mad. ©Roberto Villalón

Fachada de la Galería Mad is Mad. ©Roberto Villalón

En el triángulo que ha dado en llamarse Las Salesas, y que ha sido una de las zonas por las que se ha paseado la modernidad fina desde finales de los años ochenta, queda otro peso pesado de la zona (e impactante espacio): Max Estrella (Santo Tomé, 6) (www.maxestrella.com), que acaba de exponer las mallas que producen efectos 3D de Aitor Ortiz. Y ahí en Las Salesas se ha abierto hueco con criterio y ganas Galería 6mas1 (Piamonte, 21) (www.galeria6mas1.com); allí hemos podido ver uno de los trabajos más atractivos y motivadores de toda esta ruta: los bodegones de juguetes retro-kitsch de Sara Landeta; ahora muestran el trabajo de otro grande de los emergentes: Julio Falagan. Y en un número mágico (Conde de Xiquena, 13), tiene desde hace año y medio su pequeña galería la mexicana Pilar Cubillo (www.pilarcubillo.com), que también confirma que el mercado está ahora mucho más movido en México que en España; en su actual colectiva, destacan las fotos de Ciuco Gutiérrez y Rosa Muñoz. Y no olvidar otro galerista, de amplia trayectoria y muy buen ojo para no perder el paso: Rafael Pérez Hernando (Orellana, 18) (www.rphart.com), que cuenta con mujeres estupendas entre su nómina de artistas, como Pilar Pequeño y Ofelia García.

En fin, tras este exhausto y no exhaustivo recorrido, llega el momento de tomar un café. Solo un recordatorio final, como en la Gala de entrega de los Premios Goya, para los desaparecidos, proyectos y locales muy creativos e inspiradores que cayeron con esta depresión: Espacio Gloria, Democrazy, SinSentido, os echamos de menos; también a José Robles, que dejó su esquina de Chueca para compartir espacio con Raquel Ponce en Alameda. Y disfrutad el café (para mí, con un poquito de leche de soja muy caliente, pero solo una nube, en taza mediana y con azúcar moreno).

OTRAS ENTREGAS DE RUTAS ARTÍSTICAS POR MADRID

# Malasaña vuelve a marcar el ritmo de Madrid con fórmulas artísticas híbridas  

# Madrid DF, motor del arte emergente y social

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

    Deja tu comentario