27.11.2017

Elsa Punset: “La receta de la felicidad está en el xi y el wu-wei”

Menéalo
La divulgadora Elsa Punset. Foto: Carlota Lobo.

La divulgadora Elsa Punset. Foto: Carlota Lobo.

Lo tiene claro: “La felicidad tiene un impacto fortísimo en nuestra salud física, emocional y mental”. Elsa Punset, divulgadora de las emociones en libros y programas de televisión, directora de contenidos en el Laboratorio de Aprendizaje Social y Emocional , acaba de publicar nuevo trabajo, ‘Felices’ (editorial Destino). En él desglosa pistas e ideas para buscar el camino feliz “a tu manera”, rescatando las enseñanzas de filósofos, poetas, científicos, artistas y pensadores de ayer y de hoy.  

Esto de la felicidad no es sólo una palabra muy usada. ¿Cómo nos afecta a nuestra salud física y mental?

¡Es una pregunta importante! Durante siglos, hemos creído que la búsqueda de la felicidad era algo frívolo, absurdo, incluso egoísta. Ahora sabemos que cada emoción deja una huella en el cuerpo, que nuestra salud depende de una buena integración del cuerpo con la mente y que la felicidad tiene un impacto fortísimo en nuestra salud física, emocional y mental, en nuestra inteligencia, en nuestra creatividad… ¡Hay que ponerse manos a la obra para ser más felices!

El libro recoge el legado de filósofos, poetas, científicos e incluso lectores anónimos. ¿Qué tienen en común para ser fuente de inspiración?

La felicidad es una palabra que implica un viaje tan impredecible, personal y subjetivo como la propia búsqueda de la sabiduría y la felicidad. Por eso he querido que Felices fuese un viaje y una aventura de la que cada lector llegue cargado de experiencias y de ideas que le enriquezcan.

Incorpora reflexiones, herramientas y anécdotas muy variadas- de sabios que vivieron hace siglos, y también de astronautas, de escritores y artistas, psicólogos y neurocientíficos contemporáneos… También, efectivamente, incluye una aportación que me ha dado una alegría particular: he pedido permiso a algunos lectores para reproducir cartas en las que hablan de su propia búsqueda de la felicidad, de sus herramientas y pistas preferidas. Mi deseo es que el libro pueda inspirar y acompañar a personas de cualquier edad y condición en una búsqueda de la felicidad, entendida en un sentido muy amplio, y que cada cual debe hacer a su manera.

Rescatas de Sócrates la necesidad de hacerse preguntas como un niño. ¿Qué nos aportan las interrogaciones?

Hacerse preguntas es estar plenamente inmerso en el proceso de vivir. Porque cuando nos cansamos de vivir, nos cansamos de buscar y dejamos de preguntar. Pensar, conocerse a uno mismo, buscar respuestas a nuestras dudas y soluciones a nuestros retos… ésa es la esencia de la humanidad y de estar vivos. Van surgiendo más preguntas a medida que encuentras posibles respuestas.

Citas a pilares de la filosofía china, retrocedes a Grecia, Roma… ¿El ser humano sigue en el mismo punto que siempre, intentando ser feliz? ¿Es la esencia de cualquier vida, sea la época que sea?

A lo largo y ancho del mundo y en todas las épocas, los humanos hemos querido encontrar sentido a un mundo desordenado y a menudo incomprensible. Una de las sorpresas más gratas que me he llevado con el libro es descubrir hasta qué punto seguimos en lo mismo, en intentar aprender a vivir y convivir sufriendo lo menos posible. La sabiduría acumulada por la humanidad en este sentido es mucha, y merece la pena aprovecharla. ¡No estamos solos!

¿Qué es exactamente ‘Xi’ y cómo se desarrolla?

Es como los antiguos sabios chinos llamaban a la inteligencia emocional, a la integración de la razón con la emoción. Decían que no debemos decidir solo con la emoción, porque la emoción viene cargada de prejuicios que no cuestionamos. Tampoco debemos decidir solo con la razón, decían, porque la razón por sí sola es rígida, poco adaptable a la realidad siempre cambiante. ¡Hoy en día, la neurociencia confirma su teoría! Podemos aprender a integrar nuestros circuitos racionales y emocionales con paciencia y entrenamiento. Podemos aprender a pensar y a decidir mejor.

¿Cómo se baila con el caos?

Reconociendo que vivimos en un mundo en constante transformación, donde conviven mil puntos de vista y perspectivas diferentes. ¿Cuál es la tuya? ¿La vives con pasión? Eso que los filósofos chinos llaman wu-wei, es lo que los psicólogos denominan hoy en día fluir, es decir, esos momentos en los que logras disfrutar intensamente de lo que eres y de lo que eres capaz de hacer y de sentir. ¡Ser auténtico y ser espontáneo es algo en lo que podemos mejorar!

En uno de los capítulos está el arte de la transformación…, ¿te has convertido en alquimista?

Me apasiona la alquimia, esa búsqueda de siglos para conseguir fabricar oro, es decir, visto desde una perspectiva metafórica, para lograr conocerte y mejorar. Es ambicioso intentar hablar de la alquimia desde una perspectiva contemporánea y práctica, pero es que en Felices he querido intentar invitar al lector a entrar en su laboratorio interior y transformarse en alquimista.

Incluyes también un capítulo con lo aprendido en los viajes. ¿Qué tres enseñanzas elegirías como esenciales?

La búsqueda de la felicidad no es solo un empeño individual, sino también colectivo. He querido compartir cómo otras culturas y países en todo el mundo practican el bienestar y la felicidad.

Si tuviera que destacar tres gestos (¿solo tres?) que me parecen muy útiles, resaltaría aquellos que nos ayudan a vivir en el presente -como la respiración en China o la meditación en la India-, el acercamiento a la naturaleza a la manera de los baños de bosque de los japoneses y países nórdicos, y la gestión de las emociones negativas reflejada en el festival de las linternas de Tailandia.

Entre las pensadoras contemporáneas, aparece Maya Angelou. ¿Qué te cautiva de ella?

Todo. Me impresiona que alguien que lo tiene todo en contra -es una mujer, afroamericana, que nace en una familia sin recursos y es violada de niña- se convierta en una inspiración para millones de personas. Es vital, apasionada, divertida y profundamente compasiva. ¡Ojalá los lectores que no la conocen la descubran y compartan!

Entonces, para concluir… ¿estamos hechos de estrellas?

Sí, ése es un mensaje recurrente en Felices: no estamos enfrentados y separados por supuestas identidades y naturalezas diferentes… Somos uno con los demás seres que habitan nuestro pequeño planeta, y con la naturaleza que nos rodea y de la que formamos parte. ¡Somos mucho más ricos de lo que creemos!

Menéalo

Sobre el autor

Silvia Melero

Periodista freelance convencida del poder de la comunicación para el cambio social. Hecha de palabras, sueños, músicas y lo vivido en años de radio, prensa y televisión. Trabajó en Radio Ñandutí de Paraguay y ha escrito guiones para videos de ONG y documentales en Humania TV. Colabora en revista 21 y dirige los proyectos Desinstrumentados y Cómo lo Cuento , Luto en Colores Twitter: @SilviaMeleroAba

¿Quieres leer más artículos de este autor?

7 comentarios

Deja tu comentario