16.11.2017

Escif ‘censurado’ en Francia: ‘Los límites del arte institucional’

Menéalo
Arriba la obra original de Escif que incluía mensajes dentro del dibujo. Abajo, los mensajes borrados. Fotografía: Escif.

Arriba la obra original de Escif que incluía mensajes dentro del dibujo. Abajo, los mensajes borrados. Fotografía: Escif.

El artista valenciano Escif, al que muchos denominan el Banksy español por el contenido político y social de sus graffitis, narra en un texto titulado ‘Los límites del arte institucional’ cómo una de sus obras ha resultado censurada al haber sido encargada y subvencionada con dinero público en la Bretaña francesa. 

POR ESCIF

Toda intervención realizada en el espacio público es política en tanto que modifica el cotidiano de la gente en las ciudades. Esta modificación puede dirigirse en dos direcciones posibles: acercando a la gente a su realidad o alejándola de ella.

Aun si la pintura se inscribe inevitablemente dentro de los parámetros del espectáculo, quiero pensar que existen formas de acercar la pintura a la realidad. De señalar los límites entre vida y espectáculo, entre presentación y representación, entre contemplación y experiencia, entre paisaje y territorio, entre el poder de las instituciones y el poder de la gente.

Tengo la creencia, de hecho, de que esa conexión con la realidad es precisamente lo que permitió al Graffiti seducir al gran público, a las instituciones, a los grandes poderes, a la historia. La pintura y los murales ya existían antes de la llegada del Graffiti a las ciudades. Lo que el Graffiti aporta a la pintura mural, e incluso a la historia del arte, es precisamente la espontaneidad de la expresión popular en las paredes, lejos de filtros institucionales y estrategias empresariales. Solo comprendiendo esto podemos comprender la eclosión actual del muralismo y su importancia en la sociedad contemporánea. No estamos hablando solo de pintura, sino sobre todo de acción, de experiencias, de vida, de personas y de ciudades.

Detalles de la obra de Escif en la bretaña francesa antes y después de la censura.

Detalles de la obra de Escif en la Bretaña antes y después de la censura.

Vivimos tiempos convulsos donde gobiernos corruptos saquean las arcas públicas sin ningún pudor, amparados por los grandes medios de comunicación y por un un sistema judicial parcialmente asignado. Una de las claves de esta perversa relación de poderes es el soporte directo de una cultura anodina, frívola y silenciada. Es el espectáculo por el espectáculo, donde nadie tiene derecho a aburrirse. Una cultura del entretenimiento cuyo único objetivo es el de alejarnos de nosotros mismos.

Hace unos días pinté una pared en Saint Malo (Bretaña francesa) dentro de un proyecto de murales subvencionado por el gobierno de la ciudad. Como tantas otras veces, mi intervención se construía en una narrativa cruzada, que ponía en relación diferentes historias extraídas del contexto local. Entre otros elementos decidí incorporar pintadas y graffitis que pude encontrar en los alrededores. Este ejercicio, que ya he realizado en ocasiones anteriores, me permite confrontar diferentes planos y lenguajes en una misma pared. Por un lado es una forma de amplificar el ruido de la calle; por otro me sirve para subrayar y homenajear los orígenes del muralismo contemporáneo.

Ya de regreso a mi ciudad, recibí un correo de la organización del evento explicándome que el gobierno local estaba en desacuerdo con esa pintura. En su carta, dicho gobierno expresaba que el mural les parecía correcto, pero que encontraban inapropiados los mensajes escritos por ser de carácter político y encontrarse en un edificio de dominio público. Pedían entonces su retirada inmediata, argumentando que la subvención de estas acciones no contempla la mezcla de política y cultura. En su carta hacen referencia a mensajes sobre “Notre Dame des Landes ( * )” y “la muerte del capitalismo”, entre otros.

Así pues, ateniéndose al contrato de cesión de la pared, los mensajes escritos fueron borrados de la pintura mural, dejando solo el dibujo central y uno de los textos que dice: zona de esperanza.

Todo un acto de terrorismo poético.

(*) Notre Dame des Landes es un territorio cercano a Saint Malo, donde el Estado francés intenta construir un aeropuerto desde 1960. Desde entonces, el proyecto ha sido fuertemente criticado y se ha encontrado con numerosas movilizaciones opositoras por parte de agricultores y ambientalistas, ya que su puesta en marcha significa la expropiación de tierras y expulsión de los habitantes, así como la destrucción de las tierras cultivadas y del ecosistema.

Detalles de la obra de Escif antes y después de la censura.

Detalles de la obra de Escif antes y después de la censura.

Menéalo

Sobre el autor

Un comentario

  • El 17.11.2017 , José Manuel Hueso ha comentado:

    Una vez más… Queda claro que, corren malos tiempos incluso para la cultura. Lamentablemente, la ley mordaza ha llegado hasta nuestro vecino país.

Deja tu comentario