10.04.2017

Cómo escribir una novela por Instagram para quienes siguen creyendo en el amor

Menéalo
El escritor Juan Arcones.

El escritor Juan Arcones.

Tras el éxito de ‘Dextrocardiaco’ (Ediciones Stonewall), Juan Arcones ha acometido la escritura de su nueva novela de amor gay con una herramienta fundamental: Instagram. Así ha hecho ‘Basoréxico’ para Monorraíl Ediciones, una obra de pasión que se presentará en cuanto pase la otra ‘pasión’, la Semana Santa. Así nos lo cuenta.

Quizá por su trabajo de profesor de tenis, el madrileño Juan Arcones no deja que la pelota vaya al azar, no se vaya a salir de la cancha, sino que le gusta darla con efecto. Y que rebote. El simple hecho de lo insistente que ha sido para ver cuándo se publicaba este artículo da idea de su perseverancia (que se lo curra, vamos). Así ha conseguido que Dextrocardiaco vaya por su tercera edición, y que se convirtiera en una obra de teatro que estuvo en la cartelera de Madrid medio año, tres meses en la sala Nave 73 y otros tres meses en el off del Teatro Lara, y en una exposición en la galería Factoría de Arte y Desarrollo, con comisariado del performer Abel Azcona.

Ahora con Basoréxico, la secuela de Dextrocardiaco, ha decidido servirse de las redes sociales para hacer algo distinto. Y sobre todo, de una de ellas: Instagram.

Desde el nuevo sello Monorraíl Ediciones, que parte de la editorial Hidroavión, especializada en temática LGBTi, le propusieron a finales de febrero que diera continuidad a su primer novela. Tenía un mes. La fecha de entrega: el pasado 31 de marzo. Así que Juan Arcones cogió el guante del reto, rescató a los mismos personajes de hace tres años, haciéndoles actuar como si hubiera pasado solo medio año, y decidió ponerse manos a la obra comentando por Instagram, mediante fotos, vídeos y directos -ha tenido en torno a unos 50 conectados al mismo tiempo, y el récord de conexión en todo el tiempo que duró un vídeo fue de 400-, los pasos a dar, para que sus seguidores -cuenta con 18.000- participaran. Un proceso colaborativo de redacción del que han salido hasta la portada -de @jota_studio-, elegida por concurso con premio de 200 €, y el aspecto de algunos de los personajes. “Hay un personaje al que yo veía pelirrojo y más moni”, dice el autor, “pero me convencieron para cambiarle el físico, y ahora es más duro; ha acabado pareciéndose al cantante Zayn Malik, ex de la boy band One Direction; y la verdad es que yo no me lo había imaginado así. Al cambiar tan radicalmente el físico, pues también cambió, claro, su actitud y su comportamiento”.

Una novela a golpe de entradas en Instagram; selfies casi todos, que van mostrando su buen color de piel y de ojos, y las distintas longitudes de pelo y barba, y que logran captar siempre más de 1.000 likes y varias decenas de comentarios.

También las redes le han ayudado a crear una lista colaborativa de reproducción en Spotify, que sirve de banda sonora a la novela. “A la gente le gusta sentirse parte de algo, y, por otro lado, a mí me parece que el gran problema actual de los libros es que tienen una vida muy corta, que aguantan un mes, o dos o tres en las librerías, y si no eres un escritor famoso, rápidamente quedan sepultados por una nueva avalancha de novedades. Me mueve intentar hacer cosas diferentes para alargar la vida de un libro, que parece algo imperecedero, y, sin embargo, cada vez es más fugaz. Así que me movió usar lo que parece que son herramientas efímeras como las redes y los directos de Instagram para crear algo duradero”.

Portada del libro 'Basoréxico'.

Portada del libro ‘Basoréxico’.

Juego entrecruzado. Lo aparentemente duradero se sirve de lo aparentemente fugaz para no resultar tan efímero. Y servirse de esa temporalidad tan signo de estos tiempos para contar algo que solo parece auténtico si va con la etiqueta de eterno, el amor, pero que cada vez más, también esto, se diluye antes.

Tanto Dextrocardiaco -dedicado a los que aman de otra manera- como Basoréxico -los que sienten una pasión irresistible por besar- están protagonizados por quienes aman de forma distinta. Y aman de forma distinta, “porque”, acota Juan Arcones, “siguen creyendo en el amor, son enamoradizos y no saben de estrategias”. Y lo dice alguien al que, como a su personaje principal -Marc es su alter ego- le dejaron por mail.

Juan, danos un extracto que resuma bien tu primera novela.

“La dextrocardia es una enfermedad cardíaca de origen genético: el corazón se ubica en el lado derecho.

El corazón en el lado derecho…. ¿puede afectar eso al comportamiento…, a la personalidad de alguien? Históricamente, la zona izquierda siempre ha sido la mala (por eso se llamaban ‘diestra’ y ‘siniestra’). ¿Nadie reparó en que el corazón estaba en ese lado maldito?

El corazón está muriendo. Empezó su muerte cuando nació internet (y los móviles). Nadie debería ser dejado por un email, o por mensaje.. y ahora, hoy en día, es la forma más común. La gente ya no es valiente. Nos hemos vuelto cobardes. Por internet podemos ser graciosos, atrevidos, simpáticos, sentimentales…, pero cara a cara, en el cuerpo a cuerpo, nos movemos francamente mal. No somos capaces de mostrar nuestros sentimientos, todo se vuelve de cartón piedra, como los efectos especiales de las películas de los setenta, totalmente falso”.

Y ahora uno que nos ponga en situación de la nueva novela:

“Los basoréxicos son los que se arriesgan, los que se lanzan, los que necesitan ese amor. En el lado contrario están los que se dejan besar, los que no se juegan nada (solo juegan contigo), los que esperan, los que saben a ciencia cierta que tienen el poder. Hay veces en la vida que hay que tomar una decisión: cambiar de lápiz a boli, elegir entre un Netflix o HBO, hacer pellas o quedarte en clase, churras o merinas (todos sabemos de qué pie cojeamos ahí)… Y una de esas decisiones es ser el que manda o el que espera. ¿Cuál es la diferencia? Sin ir más lejos, el que manda NUNCA escribe primero, y nunca contesta al momento. El que espera es el que escribe primero, el que propone los planes y el que espera, espera y espera. ¿Tendrá algo que ver con la diferencia entre aprovechados y víctimas? ¿Entre ser basoréxico o no? Al final la señorita Kubelik iba a tener razón y en la vida hay dos tipos de personas. Lo único que hay que hacer es darse cuenta de qué es uno, y eso es lo difícil, porque para unos serás un aprovechado, mientras que para ti mismo siempre serás una víctima. Ser e ir de víctima es un coñazo, la gente se harta de una persona que esté quejándose continuamente. Somos dueños de nuestras decisiones y, casi siempre, de lo que nos pasa. ¿No será mejor pasar al bando de los aprovechados y empezar a dominar la vida? El problema es que para que haya ‘unos’, tiene que haber ‘otros”.

Por cierto, ¿tú sigues igual de enamoradizo a los 30 que a los 20?

Bueno, vale, soy un poco más escéptico.

¿Pero tus personajes y tú habéis aprendido algo, habéis evolucionado?

Sí, hay errores que ya no cometo.

¿Por ejemplo?

Evito las relaciones tóxicas, no me creo demasiadas expectativas y he aprendido que no tiene por qué corresponderse lo que das con lo que recibes.

El asunto es que Juan Arcones, que llegó a la novela desde el mundo de los cortos -el más famoso suyo es Holden-, ha escrito una media de ocho folios por día, con sus inspiradores directos en Instagram. En total, 120. Ya entregados. Listos para presentarse en cuanto pase esta Semana Santa. Reto superado.

Además, quiere que Instagram le acompañe en la postproducción, en las presentaciones y firmas de ejemplares. “Quizá también poner en marcha una webserie…”, aventura. Darle vida a Basoréxico.

Y conociendo lo insistente que es, seguro que lo logra. Entre sus últimos selfies subidos a Instagram, ya anuncia las firmas de ejemplares en torno a Sant Jordi.

Ah, Juan, por cierto, que el artículo se publica hoy mismo.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz

Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en ‘El País’ y 15 años en ‘El País Semanal’-. Autor de los libros de cuentos infantiles ‘Toletis’ y ‘Ninoninoni’, codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario