Inicio » “No escribir en cuadernos pequeños ni sobre papel rayado o cuadriculado”

“No escribir en cuadernos pequeños ni sobre papel rayado o cuadriculado”

Por El Asombrario & Co., el 17 de febrero de 2017, en entrevistas

Menéalo

Gloria Berrocal.

Gloria Berrocal es la alumna elegida por Lola Vivas, profesora del mes del blog de Escuela de Escritores, para la sección de la autoentrevista. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, comenzó trabajando en agencias de publicidad y más tarde en los departamentos de marketing de distintas empresas. Lectora incansable, aficionada al buen flamenco, a viajar y a practicar toda clase de deportes, se declara agradecida a la escritura por permitirle vivir dos veces. Y confiesa manías, como no escribir en cuadernos pequeños y nunca sobre papel rayado o cuadriculado.

Comencemos por el principio: ¿por qué escribes?

Alguien ha dicho que “uno escribe para que lo quieran más”. Y digo alguien porque cuando he rastreado la autoría de la frase, me han aparecido tres o cuatro insignes, así que dudo a quién atribuírsela. En todo caso, yo debo de escribir con otro objetivo, ya que no suelo dar a leer mis relatos a nadie, más que a mi profesor y compañeros de clase. Creo que esto lo hago para no tener que escuchar esa vocecita en mi cabeza que me advertiría sobre lo que escribo y cómo lo hago, y ya no sería tan libre. Lo prefiero así, aunque no me quieran más.

Así que escribes para sentirte libre, ¿es eso?

Escribo porque me hace sentir viva, por la misma razón que salgo a hacer deporte todos los días o subo a veces en la montaña rusa. Es un tipo de libertad con la que sufro, pero me gusta. También porque sueño mucho. Siendo pequeña me di cuenta de que recordaba al despertar mucho más que el resto. La sorpresa vino cuando empecé a sentir que ese mundo podía interesarle a alguien más.

¿Cuándo fue la primera vez que escribiste algo serio?

He escrito desde siempre, igual que he leído desde siempre y de la misma manera natural, espontánea, porque así me sale. Sin embargo, casi nunca eran relatos completos, sólo escenas, descripciones de sentimientos, esbozos de inicios y también algunos finales.

Esto nos lleva a la Escuela de Escritores….

Sí, era algo que tenía pendiente. Y como tantos otros proyectos, lo acometí después de cumplir los 40. No sabía qué me iba a encontrar, pero cuando mi primera clase terminó, supe que ésta iba a ser una relación a largo plazo.

Suena bien eso de una relación a largo plazo, ¿fidelidad incluida?

Empecé en Escritura Creativa con Magdalena Tirado, cuya ayuda y consejos sigo recordando cada vez que me pongo frente al papel, y quien me dejó con hambre de más. Aprendí también con ella a leer, por segunda vez en mi vida. Después Relato Breve con Ignacio Ferrando, un profesor al que admiro, pero con el que sólo pude cursar un trimestre debido a un desagradable suceso que me apartó de las aulas (y de la escritura) por una buena temporada. Cuando decidí retomarlo, me encontré con Lola Vivas. Con ella estoy redescubriendo el gozo de la escritura, y disfrutando cada miércoles como una niña pequeña.

Da la sensación de que vas por el buen camino.

Creo que sí, si tenemos en cuenta que comencé buscando tan sólo algunas herramientas, y he encontrado algo mucho más importante: la capacidad de poder contar a otros esos sueños de los que hablaba.

¿Cómo los cuentas? ¿Hay algo en especial que persigas con la escritura?

Escribo relatos. Disciplinadamente al menos uno por semana, intento basarme en la propuesta del curso aunque no siempre lo consigo. A veces incluso me rebelo y dejo que la cosa vaya por donde decida, siempre pienso que lo que escribo es lo que tengo que escribir en ese momento. Creo que lo que mejor hago es mostrar emociones. Supongo que uno escribe lo que le gusta leer. O al menos eso intento.

Da la sensación de que te sientes muy libre escribiendo, ¿es así o nos estás ocultando algo importante?

Trato de no pensar en un lector, porque se me aparece la figura inquisitiva en cuanto me descuido, la tengo muy presente por mi forma de ser. Al menos intento apartarla en la primera fase, cuando estoy creando. En la fase de corrección pienso en Lola, en Nacho, en Magdalena. Y también en mis compañeros, que lo van a escuchar y a comentar. Me encanta esa parte, cuando ya respiro hondo después de haberlo leído y comienzo a escuchar críticas, comentarios, valoraciones y consejos. Una vez más vuelven el sufrimiento y el gozo.

De modo que ya tienes una rutina diaria. ¿Cuáles son tus herramientas?

Escribo siempre a mano en papel que ya esté escrito (impreso) por la otra cara. Supongo que esto tranquiliza mi conciencia ecológica y a la vez calma también la ansiedad que todos sentimos cuando vemos tanto blanco por llenar. Utilizo bolígrafos de tinta de gel, que deslicen fácilmente por el papel. Voy numerando las hojas, y cuando he terminado la primera fase, lo recojo todo y hago la segunda, la de corrección, en el ordenador. Después lo dejo madurar y enfriar, y vuelvo a ello al día siguiente, hago nuevas correcciones y así hasta que me gusta el resultado.

Así que todo aspirante a escritor es un poco maniático….

Estoy segura de que es así. Por ejemplo, no me gusta escribir en cuadernos, sobre todo si son pequeños, y por supuesto nunca sobre papel rayado o cuadriculado.

¿Cómo se siente uno cuando le proponen una auto-entrevista?

No voy a negar que me encantó que Lola me lo planteara, pero a partir del primer minuto ya me subí en mi propia montaña rusa de sufrimiento y gozo, así que espero bajarme de ella eufórica de emoción y no mareada y vomitando.

Para terminar….

Me siento muy agradecida a la vida por ponerme delante a Escuela de Escritores, a los compañeros y profesores que he conocido y a los que tengo ahora, y por permitirme sentir cómo gracias a la escritura vivo dos veces. Esto creo que lo dijo Natalie Goldberg, pero no voy a mirarlo, por si acaso.

Para participar en el Concurso Escuela de Escritores/El Asombrario pincha aquí.

Escuela de Escritores ha convocado las pruebas de admisión para acceder a una de las 15 plazas de la IX Promoción del Máster de Narrativa. Más información.

Todos los cursos de la Escuela de Escritores.

Menéalo
Palabras relacionadas: , ,

Comentarios

No hay comentarios

Deja tu comentario