15.09.2013

Los zahoríes de los libros

Menéalo

6a0ebd862c9811e19896123138142014_7

Más de 1.000 títulos nuevos cada mes llegan a la mesa de novedades de los españoles. Entre ellos, hay una historia que te espera. Conozcamos a algunos de los responsables de que ese encuentro sea posible. Son Inés, de Ediciones del Viento; David Cebrián, de Espasa; Román Piña, de Sloper; Mariano Vega, de Talentura; Carlota del Amo, de Random House Mondadori; y Bouman, de Underbrain Books. Son las personas que hacen posible que un lector se detenga entre las más de mil novedades, tome ese libro entre sus manos o en la pantalla y se decida a hojearlo. El éxito de su trabajo se determina en apenas esos segundos. Luego comienza a destilarse el hechizo del autor y su historia hasta encantarnos. Pero la magia no se enciende sin nuestros entrevistados. Son zahoríes que nos muestran dónde están las historias que necesitamos.

SARDIFLOR / Foto: MANUEL CUÉLLAR

Puedes seguir a la autora en twitter  

Nuevo curso, nuevo trimestre, nueva estación y nuevos libros llegan a las mesas de novedades.  Según los datos más recientes del ISBN, durante el primer semestre de 2013 contamos con un  promedio de 1.074 títulos de ficción al mes. En 2011 eran 1.800 al mes. Son las microeditoriales y las macroeditoriales quienes los eligen y editan. Solo el 27,8% de las editoriales pertenecen a grandes grupos empresariales. La mayoría son pequeñas y medianas, suman algo más del 70%. Así se afirma en el informe de la situación de la industria y comercio del libro de la Federación de Gremios de Editores de España. ¿Dónde se refleja esto en los hábitos de lectura? ¿Cómo elegimos un libro? ¿Cómo nos enteramos de que existe? Es aquí donde los equipos de comunicación son absolutamente esenciales. Conozcamos a algunos de ellos.

Inés, de Ediciones del Viento. Estuvo presente en el nacimiento de esta editorial en 2003 de la mano de sus 3 padrinos: Javier Reverte, Soledad Puértolas y Fernando Savater. De estos diez años que acaban de cumplir, ella lleva ocho encargándose de prensa y comunicación. “Tengo 17 brazos en tiempos de paz”, no duda en afirmar.

Inés selecciona tres títulos de su editorial para que leamos en las tardes de domingo:

Las praderas del cielo, de John Steinbeck, porque es la obra más maravillosa que Steinbeck haya escrito nunca. Este libro cuenta la vida de los distintos vecinos de un valle llamado Las praderas del cielo, que se localiza junto a Salinas (Monterrey).
De España al Japón y En el remoto Cipango, de Luis de Oteyza. Una narración muy golfa, muy culta y muy divertida.
Viaje al Japón de Luis de Oteyza en dos entregas. Estos dos libros desbordan originalidad, espíritu crítico y observador, y mucho sentido del humor, una auténtica fiesta.
El bocao, novela de la guerra marroquí, de José Díaz Fernández. Dice José Esteban en su prólogo: “Desde el momento de su aparición logra un éxito casi sin precedentes. Quizá le ayudó el ambiente pacifista de moda entonces en toda Europa, cansada de las guerras”.

David Cebrián, de Espasa, Grupo Planeta. Cuando entrevistaba a las bookbloggers antes del verano, todas sin excepción elogiaban la labor del equipo de comunicación de Espasa. Tanto fue así que me llamó la atención. Por eso contacté con quien dirige ese equipo. David lleva 15 años en comunicación y seis de ellos en Espasa. En Madrid cuenta con un equipo de 5 personas entre 40 y 24 años de experiencia en librerías y en la propia editorial, más la colaboración de becarios que se eligen a partir de los CV enviados. Y además cuentan con colaboradores en Barcelona, Valencia, Sevilla y Bilbao.

De su editorial, David selecciona tres títulos para los domingos tranquilos:

La felicidad es un té contigo, de Mamen Sánchez. “No lo digo yo, lo dice Ana Mª Matute: ‘Hacía mucho tiempo que no me divertía tanto leyendo un libro”.
Nadie es más que nadie, de Miguel Ángel Revilla. Políticos hay muchos, pero como Miguel Ángel Revilla, ninguno
La mujer que vivió un año en la cama, de Sue Townsend. “Si no es el mejor libro que se ha publicado este año, me como mi estantería”, (Daily Mirror).

Román Piña, de Sloper. Lleva cinco años en la editorial y se encarga de todo, solo con la ayuda puntual de una colaboradora. Trabajó en El Mundo y El día de Baleares durante 15 años. “No sé cuántos brazos tengo porque no tengo un número fijo. Caen y crecen según el momento, el libro y la complicidad de la prensa”. En estos cinco años ha tenido dos becarios de la Fundación Santillana, “pero he decidido no aceptar más becarios. Sloper no tiene las condiciones para ofrecerles una formación satisfactoria”.

Y de su editorial, Román nos recomienda para nuestros fines de semana:
Bellas y bestias, de David Torres. Porque tiene ritmo de vermú.
Cómo apedrear a un escritor de éxito, de Octavio Cortés, porque la inteligencia de este hombre es como un melón fresco y dulce infinito.
Disecciones, ensayos de Johannes A. von Horrach. Da muchas ideas para consumir cine y literatura para un tercio del otoño.

Mariano Vega, de Talentura. También lleva cinco años con su editorial. “Tengo solo dos brazos, por lo que para suplir esta carencia no me queda otra que trabajar muchas horas de lunes a domingo. De momento no hemos utilizado becarios. No lo descartamos, pero no a corto plazo”.

Mariano elige tres libros de su editorial:

Equilibrio/Entre cuatro paredes una sábana invisible, de Alberto García Salido. Un libro de doble cara que contiene una novela corta y una colección de relatos sorprendentes.
Rompeolas, de Pere Cervantes. Una novela a tres voces con sus respectivos puntos de vista y sensibilidades, en la que los tres personajes han subsistido sin saberlo a la espera de este día, interponiéndose entre ellos un secreto tan capaz de destruirles como de salvarles.
Lo que tarda un caramelo, de Clara Redondo. Una colección de relatos donde a veces puedes pasar de puntillas, y otras veces meterte los pies hasta el fondo en los charcos.

Bouman, de Underbrain. Desde el 14 de febrero de 2010, fecha del nacimiento de la editorial,  se encarga de todo, desde la redacción hasta el envío. “No trabajo ni he trabajado con becarios. Me parece inoportuno hacer trabajar a alguien si no tengo opción de pagar por su trabajo. Underbrain books publica ficción. Nuevos valores del mundo del cómic y de la literatura. Un poco de pulp, un poco de underground, pero, en cualquier caso, obras por la que pondría las manos en el fuego”.

Los 3 títulos que elige Bouman de su editorial para los domingos son:

Vloggers now! Vloggers now! 2, varios autores. Es nuestra apuesta para los jóvenes, relatos de distintas temáticas escritos por gente de su misma edad.
Play Room, de Patricia Muñiz. Una novela de misterio, con elementos eróticos y toques futuristas. Lo tiene todo.
Contrafabulario ilustrado, de Maribel Carod y varios autores. Es un librito ilustrado realizado con mucho mimo, con relatos de una calidad asombrosa.

Carlota del Amo, de Random House Mondadori. Cuenta con 13 años de experiencia en la editorial, aunque cuando empezó era el Grupo Editorial Plaza & Janés. Trabaja con un equipo de 9 personas entre las oficinas de Madrid y Barcelona, un equipo cuyas edades oscilan entre los 27 y los 40 años. La mayoría ha estudiado Periodismo y se ha formado trabajando al acabar la carrera. Cuenta además con dos becarios. Habitualmente proceden tanto de masters como directamente de la carrera. Carlota no señala nada más, pero RH también contrata una agencia externa de comunicación para una serie de títulos que se establecen al inicio de cada campaña.

Son editoriales con líneas muy diferentes las unas de las otras. Cada uno de los profesionales aquí presentes trabaja en circunstancias que los distinguen. Y sin embargo, los cinco son felices, realmente felices, cuando uno de sus autores recibe una buena crítica, cuando se encuentran con un autor ilusionado con su primer libro, cuando llega la reimpresión, cuando su autor sabe defenderse bien en una entrevista. Detestan hacer paquetes o la campaña de mailing, o cuando no se aprecia el esfuerzo constante que requiere su trabajo de zahoríes. Inés, Román y Mariano representan a las microeditoriales. Los tres reclaman una mayor igualdad en los medios, no se sienten escuchados, demasiadas puertas se les cierran por no pertenecer a un grupo grande, más allá de la calidad de sus libros. David y Carlota quisieran que se tomara más en serio a sus autores y que no se asumiera que por el hecho de pertenecer a grandes grupos lo tienen todo fácil.

“Disfruto cuando leo una buena crítica de alguno de nuestros libros, es un subidón.
Lo más difícil es siempre conseguir el respaldo en la prensa especializada (me refiero a las secciones de cultura), están sobresaturadas de novedades”. (Inés, de Ediciones del Viento).

Son un puente y permiten que un libro tan bueno o tan malo, tan literario o tan comercial, tan profundo o tan banal, que nos guste tanto o tan poco como todos los demás del mercado pueda llegar a ser notado. Además hacen falta medios para poder distribuir muestras y ejemplares destinados a darse a conocer. Una microeditorial no puede entregar libros a los bookbloggers, por ejemplo, en la medida que quisiera. No tiene ni la cantidad de ejemplares necesarios para ello ni el equipo que haría falta.  Los agentes de las macroeditoriales han de hacer presupuestos medidos al milímetro. Hay excelentes libros que pasan desapercibidos a sus potenciales lectores. Lo que une a nuestros cinco profesionales es el amor por los libros sin excepción, la entrega, las jornadas de trabajo sin horario que se alargan, los fines de semana con horas arañadas.

El décalogo del buen comunicador de libros

  1. “Fundamental ser versátil y estar dispuestos a aprender continuamente. Hoy en día en una empresa hay que ser capaz de hacer de todo, habrá cosas que se te darán mejor, otras que te gusten mucho, otras que no, pero cuanto más amplias sean tus capacidades más oportunidades tendrás”. Inés, de Ediciones del Viento.
  2. “Los cambios se van produciendo paulatinamente. Lo importante es tener interés y estar atento”. Inés, de Ediciones del Viento.
  3. “Abandona esa editorial que te está haciendo vender basura”. Román, de Sloper.
  4. Newsletters breves, por favor”. Román, de Sloper.
  5. “Comunicar cultura no es un trabajo de 9 a 3; si lo que se busca es un trabajo cómodo y sin complicaciones, este no es el mundo más indicado”. David, de Espasa.
  6. “La profesionalidad.  Todo el que trabaje por la literatura, por la cultura en general, es un valiente.  Si consigues que te perciban como un profesional de la edición, tienes muchos pasos ganados”. Mariano, de Talentura.
  7. “No repetir pautas, lo mejor es buscar su propio camino, inventar, creer y analizar”.  Mariano, de Talentura.
  8. “Escuchar, tener capacidad de trabajo, ser muy empáticos, pero sobre todo escuchar. Cuando escuchas, te das cuenta de lo que necesita el resto. No solo los autores, también los editores, los periodistas, los libreros… Escuchar y aprender de cada experiencia vivida”. Carlota, de RH.
  9. “Conoce el medio y conoce su  funcionamiento”. Bouman, de Underbrain Books.
  10. “Cambia el sistema, no hagas lo mismo que los otros; o si lo haces, mejóralo”. Bouman, de Underbrain Books.

El ritmo de trabajo

El ritmo en edición es vertiginoso. De septiembre a  junio no hay semanas tranquilas. En Espasa publican unos 100 libros al año y todos en mayor o menor medida necesitan del tiempo y el trabajo del departamento que coordina David. “Hay comités editoriales y comités de producción. Hay que analizar las implantaciones, las ventas, las devoluciones, ver portadas, decidir inversiones, hablar con los autores y con los periodistas…”. No hay fin ni principio. Mariano, de Talentura, no recuerda una semana tranquila desde que empezó con la editorial hace cinco años: “Puedo enumerar las tareas que suelo hacer en semanas en las que no hay ninguna novedad ni ningún evento promocional, las tareas ordinarias: lectura de manuscritos, corrección de textos, relación con autores de la editorial, actualización de la web y el blog, y mantenimiento de Facebook y Twitter, servicio a librerías, servicio a particulares a través de nuestra tienda online, tareas administrativas, control de stock, coordinación con la responsable de diseño y la imprenta…”.

Una semana tranquila para Carlota, de RH, es aquella en la que puedes “parar la pelota y mirar la cancha, la que puedo pensar cuál es la mejor manera de promocionar los libros que tengo por delante, mirar los periódicos con cierta calma, cotillear qué pasa por el mundo online descubriendo nuevos proyectos a los que no habíamos llegado…. Pero de estas hay muy pocas. E incluso siempre puede haber algo esperándote tras una llamada de teléfono. La gran diferencia entre este trabajo y muchos otros es que tú no haces tus horas de oficina y luego te olvidas, este trabajo es una forma de vida”.

La experiencia de Bouman no difiere tanto: “Si por enviar decenas de mails al día, no recibir respuesta y aun así no paras de idear o buscar nuevos medios a los que escribir, se entiende como semana tranquila… pues sí, así es mi semana más tranquila. El hecho de subsistir en esta jungla te obliga a no poder respirar ni un momento. Y tener que encargarte tú de todo; cuando no estás enviando un mail, estás mirando dónde puedes escribir. Sin contar el momento de lanzamiento de un libro, durante el resto de tiempo, para dar más salida al título, en una semana pueden ser una veintena de mails. Luego hay que mantenerse comunicado constantemente con los autores, que no se sientan olvidados, para que así ellos también sigan hablando del libro”.

Inés, de Ediciones del Viento, lo corrobora con una imagen muy clara: “De nuestro trabajo todo el mundo presupone que es ‘muy bonito’, y que cuando no estamos revisando algún manuscrito mientras escuchamos música clásica ante una chimenea encendida, vamos a presentaciones y cócteles mientras alternamos con sofisticados escritores. Nada más lejos de la realidad, una semana tranquila no existe”.

“En comunicación, se disfruta del trabajo de los demás, no del propio; es decir, de ver cómo críticos o periodistas conectan con nuestros libros y los comentan con cariño. También es muy grato observar el éxito de las redes sociales de un book-trailer”. (Román, de Sloper).

Lo más importante

Pero entre tanto correr, ¿cómo reconocer lo fundamental? “Lo más importante es la organización y también la capacidad de priorizar e improvisar. Es difícil que un día sea tal y como lo habías planificado”, afirma David, de Espasa La experiencia en Talentura tiene un matiz ligeramente diferente: “Soy muy caótico dentro de un orden. El orden lo marcan los plazos. Y dentro de ellos, pues eso, el caos. Me gusta ir cambiando de actividad, así que raro es el día o la semana que me dedico solo a una de las dos cosas. Suelo alternar comunicación y edición. Lo más interesante es conseguir que tu línea editorial y tu trayectoria se conviertan en la mejor herramienta de prensa y comunicación. Difícil, pero muy interesante”.

Román, de Sloper, pone el peso en lo personal; al fin y al cabo, él es quien conquista llamada a llamada, mensaje a mensaje, a cada uno de sus nuevos interlocutores. “Tener una voz que enamora, ser agradable, vestir impecable, y paciencia para insistir a todo el mundo en que ese libro que ‘te envié es la bomba”. Bouman también defiende lo personal, saber comunicar “y tener labia”. Inés lo tiene claro: “Hoy día, en una empresa hay que ser capaz de hacer de todo, habrá cosas que se te darán mejor, otras que te gusten mucho, otras que no, pero cuanto más amplias sean tus capacidades más oportunidades tendrás. La clave está en saber adaptarse y disfrutar”.

“La gente piensa que estamos todo el día de fiesta con famosos e intelectuales, y la realidad no es exactamente así. Hay presentaciones y famosos e intelectuales, pero sobre todo hay muchísimo trabajo para conseguir que todo salga bien”. (David, de Espasa).

Son conquistadores de espacios para sus libros. Luego, si hay suerte y sudor suficientes, oiremos hablar de ellos en los medios. Hay medios que son receptivos y hasta seguidores entusiastas, con los que hay confianza. Y hay medios sordos, a los que llaman de diferentes maneras, incluso  por cauces estrafalarios -señala alguno de los entrevistados-, como un soldado que intenta penetrar en las líneas enemigas. Son todos muy conscientes de que cada medio tiene unas necesidades específicas. Tienen que adaptarse de forma constante. Han de conocer a cada periodista, a cada crítico, a cada uno que reseña para conocer sus gustos. Enviar un dossier de prensa o un libro a alguien  a quien puede no interesarle un título no solo es una pérdida de tiempo sino tirar a la basura  oportunidades que escasean. Todos, sin excepción, se han encontrado con muchos casos en los que no quieren escucharlos o no se leen los dossiers de prensa. Abunda la idea de que las editoriales pueden regalar libros sin más. Talentura y Underbrain han apostado también por el vínculo fuerte con sus lectores con nuevas estrategias. Bouman afirma: “No solo tratamos de que en medios hablen de nuestros títulos, sino que queremos que el propio lector llegue a nosotros para saber de nuestros títulos. Es ahí donde además comunicamos al lector (y no a periodistas); se convierte en una relación editorial-lector. A través de redes sociales, campañas publicitarias para ellos (trailers, promociones, concursos…)”.

“Lo más difícil en general es saltar del escalón de las editoriales independientes que permanecen en la sombra al escalón de las editoriales independientes con visibilidad. El problema es que el paraguas ‘editorial independiente’ es enorme y recoge a un montón de editoriales con características muy diferenciadas. Uno de nuestros objetivos claros es empezar a aparecer en aquellos artículos que hablan de editoriales independientes pequeñas y que hasta ahora nos han ignorado”. (Mariano Vega, de Talentura)

Los autores

La relación con los autores no siempre es fácil. Hay una generación que necesita el éxito y no asume que escribir es una carrera profesional como cualquier otra que requiere mucho tiempo, esfuerzo y una serie de aciertos y errores, además de muchas horas de dedicación. Inés, de Ediciones del Viento, nos cuenta: “Es bastante frecuente que un autor novel crea que su editorial no lo promociona lo bastante, y que por eso no vende. Pero una editorial es una empresa a la que no le interesa en absoluto gastar dinero en la publicación de un libro (que es carísimo) si no cree que lo va a vender. Por tanto, creo que los autores deben confiar en sus editoriales; grandes o pequeñas, son sociedades que necesitan ganar dinero, como todas”. Mariano, de Talentura, a veces siente que su trabajo no es comprendido: “Todavía hay gente, a escritores me refiero, que piensan que con levantar el teléfono o escribir un mail sus libros estarán reseñados en los mejores suplementos culturales. Nada más lejos de la realidad. Para una editorial pequeña como nosotros, con autores desconocidos casi siempre, conseguir que un libro tenga repercusión es toda una odisea.” No es el único en afirmarlo y haberlo vivido; la gran mayoría de editores parte de una experiencia muy similar. Y, aunque no se conocen, Carlota del Amo plantea exactamente lo mismo: “¿Qué es lo que mucha gente presupone de tu trabajo que en la realidad es diferente o muy diferente? Muchas cosas; por nombrar una: mucha gente se piensa que por llamar a un periódico, una tele o una radio, la entrevista ya está conseguida. O que si mandas un libro a un medio de comunicación, los periodistas te van a llamar corriendo para cerrar la entrevista. Nadie sabe las dificultades y el trabajo que hay en medio”. Cada uno de ellos conoce muy bien las dificultades, pertenezcan al tipo de editorial que pertenezcan. Por eso, son los mejores consejeros para aquellos autores que pretenden dar a conocer su libro.

Recomendaciones para escritores

Inés, de Ediciones del Viento: “Sube un fragmento de tu obra en la red que más te guste, compártelo y crea un enlace con la web de tu editorial, para que la persona que lo desee lo pueda comprar en papel o libro electrónico. La eficacia viral de Internet es la herramienta que más éxitos está dando actualmente, y las creadas por los propios autores son las que más gustan; sé  accesible;  acude a todas las actividades que te propongan, por absurdas que te parezcan (que las hay) y sobre todo no decaigas. Si has publicado tu primer libro y no ha tenido la repercusión que esperabas, sigue escribiendo”.

Bouman, de Underbrain: “ Cuida el aspecto de todo lo que envuelve la obra; nadie va a hablar mejor de ti que tú mismo. Aprovecha Internet y coloca el libro en redes sociales, webs, foros…, sobre todo busca a tus lectores, logra lectores con blogs que puedan difundir la obra”.

David, de Espasa: “Cambia de editorial; conviértete en tu propio jefe de prensa, dedica mucho tiempo a blogs y páginas web de referencia”.

Román, de Sloper: “Hacer llegar tu obra a gente que escribe en prensa y puede hacerte publicidad. Abrir un blog del libro y darle vida. Ir a todas la librerías que puedas personalmente a mendigar un hueco en el escaparate”.

Mariano, de Talentura: “Aunque no sea una sugerencia directamente de comunicación de su obra, mi sugerencia es que siga escribiendo. El autor novel al que la editorial no apoya es un caso prototípico, y por desgracia el desánimo de muchos de estos autores suele ser tal que dejan de escribir. La sugerencia es que compaginen la promoción de la obra ya editada con la escritura”.

Jesús Ortiz dirige la Feria del libro independiente, que ya ha celebrado su segunda edición en Cantabria y crece a pasos agigantados. Ha declarado que “el sector del libro independiente en España supone, aproximadamente, un 20% de la facturación total del sector”. Y no olvidemos que representan, como fuerza, un 72% de la realidad editorial. Quizás estén presentes en las listas de libros más vendidos. Listas, hay muchas. Selecciono tres al azar: La de julio de 2013 de la revista ‘Qué leer; la de la cadena FNAC y las de un blog que se especializa en los libros más vendidos y sus listas semana a semana. Luego merece mención aparte por su valor la lista de los libros más vendidos en  las librerías de España. En general, las editoriales independientes apenas figuran entre los 10 primeros puestos. Y lo de “apenas” es, efectivamente, un eufemismo. Comunicar un título, hacerlo llegar al público que lo espera es un arduo camino. Más de mil nuevos libros acaban de ser publicados. ¿En cuáles te has fijado? Hay más de un libro para ti, que te habla a ti, más de una historia que busca tus ojos y tu espíritu como su único lugar en el mundo.

Felices lecturas, maravilloso hallazgos, ríos de descubrimientos.

Menéalo

Sobre el autor

5 comentarios

  • El 17.09.2013 , Ricardo ha comentado:

    Tomo buena nota de los libros recomendados por David Cebrian de Espasa. Creo que pueden hacerme pasar un buen rato sentado en mi sillon preferido mientras tomo los ultimos rayos de sol de la tarde tras los cristales del mirador de mi casa.

  • El 17.09.2013 , Sardiflor ha comentado:

    Mi querido Ricardo, te aseguro con la fuerza de los mares que cada uno de los libros propuestos por cada uno de los entrevistados te lo hará pasar genial con mirador, sin mirador, con sol, sin sol y siempre con mucho amor

    🙂 Sardi

  • El 17.10.2013 , Luislu ha comentado:

    Muy buen post, Sardiflor. Completo, como siempre. Me quedo alucinado con la proporción de libros de editoriales pequeñas: 70%. ¡Mama mía! ¡Sí sólo veo 50 sombras de Grey y Juego de tronos en el metro!

    Un saludo.

Deja tu comentario