03.05.2014

Palma de Mallorca se transforma en un espléndido salón de baile

Menéalo
Compañía The Outsiders. 'The last dance'. Concha Vidal y Pedro Mas.

Compañía The Outsiders. ‘The last dance’. Concha Vidal y Pedro Mas.

Zanahorias, tumbas, autolesiones… se instalan en los edificios más emblemáticos de Palma de Mallorca. Se trata del Festival Palm amb la Dansa, que propone una fusión de la danza con la ciudad, con compañías locales, nacionales e internacionales. 

La sevillana María Cabeza de Vaca intenta suicidarse en el patio de Es Baluard. El colectivo The Outsiders se planta a comer zanahorias en el patio de Can’t Vivot, la mansión que fuera del duque de Sevilla en el siglo XVII y pasara luego al de Can Vivot. Resu Rangel reconvierte el patio de la Fundación Sa Nostra en espeluznante tumba abierta para hablar del candente asunto de la memoria histórica de este país… Propuestas coreográficas y lugares emblemáticos o recónditos de la capital de Mallorca se funden en el Festival Palma amb la Dansa, una iniciativa de su Ayuntamiento, que culmina este domingo 4 de mayo tras dos semanas en las que la danza contemporánea ha sido protagonista insospechada, tomando por asalto espacios públicos y reservando también el escenario del Teatro Xesc Forteza para las propuestas escénicas de Mal Pelo e Increpación Danza, compañías catalanas invitadas.

Por segundo año consecutivo, este festival de larga vida ha sido diseñado por Catalina Carrasco, coreógrafa y bailarina mallorquina empeñada en fusionar danza y ciudad, en reconvertir plazas, patios y rincones en escenografías para la danza durante un festival peculiar que invade esta espléndida ciudad dominada por una catedral de luz con cara al mar. La apuesta, claramente, es por la danza contemporánea y procura traer una representación nacional de las nuevas tendencias sin descuidar la creación local y con una pincelada internacional, teniendo en esta edición a las compañías Kristof Szabó FACE, de Alemania, y Panamá Pictures, de Holanda, que clausura el festival este domingo.

La ocasión ha sido propicia para acercarse a la creación local, que se prodiga poco por la península. Aunque se echó en falta conocer la propuesta de Carrasco, que se abstuvo de auto programarse, hubo oportunidad de conocer la tendencia a la fusión de las artes con marcado interés por la performance de iniciativas mallorquinas como la de The Outsiders, un colectivo que integra vídeo, poesía, teatro y acción en The Last Dance, o la curiosa creación El Txorizo (recuerdos de un gudari), en la que la bailarina Resu Rangel y la artista plástica Neus Marroig unen esfuerzos para reconvertir en danza una historia real, la del abuelo de Rangel, desaparecido durante la Guerra Civil y cuya historia ha sido reconstruida por las creadoras a través de una investigación de ocho meses por archivos y bibliotecas que tuvo como punto de partida una foto hallada en un viejo baúl. Los Moñekos y su espectáculo Yi-Ha, Simona Bertozzi, La niña de fuego y la Compañía Ballet Jove cerraron la aportación mallorquina de la muestra.

Compañía María Cabeza de Vaca. 'Una forma de acabar con todo'.

Compañía María Cabeza de Vaca. ‘Una forma de acabar con todo’.

Andalucía tuvo presencia. Por un lado, la versátil y carismática bailarina y creadora sevillana María Cabeza de Vaca fue la encargada de la inauguración el 24 de abril con su solo Una forma fácil de acabar con todo, que con humor indaga en el asunto del suicidio a partir de un texto de la escultora Louise Bourgeois, y, por otro, la compañía andaluza El punto! Danza Teatro, que dirige el brasileño Fernando Lima presentando su fusión de lenguajes en Animal’s Party, propuesta a medio camino entre el hip hop y la danza contemporánea que fue aplaudida en la Plaza de España.

Del País Vasco, la joven agrupación Lasala presentó Hooked, un dueto rigurosamente bailado ideado por su directora, la prometedora coreógrafa Judith Argomaniz. En la sala Forteza se vio el espectáculo celebración de los 20 años de la compañía Increpación Danza y el poético solo de la compañía Mal Pelo Tots els noms, en el que su codirectora María Muñoz se transmuta en conejo y se hace interrogantes acerca de la denominación de las cosas.

Menéalo

Sobre el autor

Omar Khan

Periodista y crítico de danza español nacido en Venezuela.
Graduado en la Universidad Central de Venezuela. Máster en Periodismo Universidad Autónoma / El País. Trabajó durante ocho años en la Revista Cinemanía y desde hace años se ha especializado en danza. Ha trabajado para la revista Por la Danza, de la Asociación de Profesionales de la Danza de Madrid. Ha sido y es colaborador habitual de publicaciones como Cinemanía, El País, El Economista, Babelia y EP3, entre muchas otras. Es fundador y director de susyQ, revista de danza, con ocho años de permanencia en el mercado español. Es también profesor en el Grado en Ciencias de la Danza de la Universidad Europea de Madrid.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

5 comentarios

  • El 04.05.2014 , Javier ha comentado:

    En este Video clip sale Omar Khan viendo el espectáculo El Txorizo
    https://www.youtube.com/watch?v=qxwYDBh8wNU

  • El 04.05.2014 , Ferran ha comentado:

    ¿por qué Palma de Mallorca?
    No lo entiendo. #esPalma

  • El 04.05.2014 , Ferran2 ha comentado:

    ferran, para que nadie confunda esta bonita ciudad con Las Palmas de Canaria, por ejemplo… La página del ayto es
    http://www.palmademallorca.es

  • El 05.05.2014 , vivalobillos ha comentado:

    Pero… ¿Desde cuando arrastrar a una mujer por el pelo muta de violencia de genro a modalidad de baile?

    • El 07.05.2014 , Gaspar ha comentado:

      … la danza, al igual que todas las artes, puede tocar muchos temas … también el de la violencia de género. Personalmente creo que no está demás sacar de los telediarios y los periódicos un tema muchas veces tabú.
      La mujer en todas sus vertientes es probablemente la mayor fuente de inspiración de la artista Concha Vidal.
      Si te interesa, échale un vistazo a su obra.

Deja tu comentario