Retuna, el primer centro comercial de reciclaje del mundo es sueco
30.05.2017

El primer centro comercial de reciclaje del mundo es sueco

Menéalo
El centro comercial Retuna de Suecia. Foto: Retuna.

El centro comercial Retuna de Suecia. Foto: Retuna.

La imagen de unos grandes almacenes como templo del consumo desenfrenado podría estar dando un giro de 180º gracias a lugares como Retuna, donde la frase “pienso, luego reciclo” cobra todo el sentido. Se trata del primer centro comercial dedicado íntegramente al reciclaje y está, cómo no, une uno de los países que más de verdad se creen el imperativo de la economía sostenible y circular para cambiar nuestro trato con el planeta. Así es.

POR ELENA GÓMEZ

El nombre de este rara avis procede de la combinación de Tuna, un apodo de la ciudad sueca Eskiltuna y de la palabra “reutilización”. Además, nos suena a retunear. Abrió en agosto de 2015 y en sus dos años de vida, este mall escandinavo está demostrando que la economía circular es un negocio redondo. En 2016 todas sus tiendas tuvieron unas ventas totales de 8,1 millones, lo que equivaldría a la cantidad de residuos reducidos. Además han creado entre 50 y 60 nuevos empleos.

Los artífices del proyecto Retuna son un equipo de activistas ambientales cuyo objetivo es hacer de Eskiltuna la mejor ciudad en lo que a gestión de residuos se refiere. En palabras de una de sus fundadoras, Anna Bergstrom, “la decisión de crear el centro comercial surge de una combinación de políticos valientes y un deseo de ser el mejor municipio en la gestión de residuos”.

¿Cómo funciona un centro comercial de reciclaje?

Retuna está abierto los siete días de la semana y tiene entre 600 y 700 visitas diarias. Cuenta con 14 tiendas (3 de ellas pop-ups) en las que ofrecen productos a los que dar una segunda vida que van desde muebles a ordenadores, equipos de música, ropa, juguetes, bicicletas, herramientas de jardinería y materiales de construcción. Además de un restaurante, un centro educativo y una sala de conferencias.

La clave para alimentar el proyecto reside en el centro de reciclaje situado al lado del centro comercial, donde la gente puede dejar cosas que ya no quiere, pero que pueden ser utilizadas de nuevo después de ser reparadas o transformadas en otro producto de forma creativa, lo que se conoce en estos tiempos modernos en los que vivimos como upcycling. Convirtiendo ese desperdicio en una oportunidad, sin cargar al gobierno local con esa responsabilidad. Las mercancías dejan de ser desechos y se vuelven a poner en circulación, ahorrando materiales, tiempo y  energía. 

En este depósito, donde se reciben y clasifican las mercancías entrantes, una empresa social es la encargada de la recepción de los materiales entrantes, evaluarlos y distribuirlos. En concreto, 12 empleados están destinados a esta importante misión. Y en el caso de recibir cosas que saben que no serán capaces de usar, las envían a otras instituciones que puedan hacer uso de ella, como las escuelas. Una vez terminado el proceso, esas mercancías terminan en las tiendas para su venta. De esta manera, reducen residuos, crean nuevas oportunidades de trabajo y aumentan el conocimiento sobre cómo vivir de una forma más sostenible. Esto último, en su centro de conferencias donde semanalmente imparten talleres y charlas sobre reciclaje, consumo consciente y medio ambiente.

Reciclar es “cool”

En Suecia, las estadísticas dicen que el 99% de los residuos domésticos se reciclan, lo que denota una gran cultura del respeto al medio ambiente, pero seamos realistas, también tienen que hacer esfuerzos para llegar al público general y plantear el reciclaje como algo atractivo, digno de ocupar un hueco en nuestros hogares y bolsillos. Por ello, han adoptado estrategias merecedoras de cualquier famosa marca de grandes almacenes, y se podría decir que funciona. Tienen “los lunes locos”, donde venden todos sus artículos rebajados, talleres de reciclaje con niños (para dejar que los padres compren libremente, además de concienciar a los pequeños, claro), horarios hasta bien entrada la noche o su cafetería con comida eco y buenas vistas en lo alto del edificio. Asistiendo así  a un claro ejemplo de economía circular que ha utilizado los cimientos de la sociedad de consumo para cambiar el rumbo hacia una compra responsable y cuidadosa con el planeta.

COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Menéalo

Sobre el autor

7 comentarios

  • El 30.05.2017 , Eva1314 ha comentado:

    Pienso luego existo y no Descartes nunca reciclar.

    Q maravilla de país. :))))

  • El 30.05.2017 , Gonzalo ha comentado:

    Suecia a la cabeza .Bien.Pero 1.- tuvo miles de emigrantes,campesinos empobrecidos ,expulsados .por eso muchas californianas son tan guapas: mestizaje; dy fé. 2- de las mayores tasas d suicidios y alcoholismo 3.- IKEA ,quintaesenca del CAPITALISMO más salvaje. Ok. No todo en Suecia es oro ( suelen ser rubios ,no ? ) en el corazón

    • El 30.05.2017 , Gonzalo ha comentado:

      …¿ hay algo ofensivo para los suec@s o la Humanidad, incluido el bendito mestizaje en mi comentario ? ¿ no es cierto q IKEA es una multinacional capitalista,que te obliga a recorrer toda la tienda,que se ahorra mano d obra asalariada con el buen rollo de hazlo tú mismo ? Entonces …

    • El 30.05.2017 , Gonzalo ha comentado:

      …¿ hay algo ofensivo para los suec@s o la Humanidad, incluido el bendito mestizaje en mi comentario ? ¿ no es cierto q IKEA es una multinacional capitalista,que te obliga a recorrer toda la tienda,que se ahorra mano d obra asalariada con el buen rollo de hazlo tú mismo ? Entonces …

      Esto es un complemento del anterior comentario. Y si no lo publicáis ,pues nada .Buenas tardes .Pero me dá q pensar …,

  • El 31.05.2017 , Lázaro Totem ha comentado:

    Maravilla! Fantástico artículo y fantástica iniciativa!

  • El 02.06.2017 , Conchita Dempere Llinas ha comentado:

    Respondo a Gonzalo;
    Si todo lo que dices puede ser. Pero alegremosnos por esta iniciativa….!!! Como me gustaría que hicieran algo así en España……!!!

Deja tu comentario