Inicio » ¿Por qué el 93% de los humanos son religiosos? Del vudú a ‘Apocalypto’

¿Por qué el 93% de los humanos son religiosos? Del vudú a ‘Apocalypto’

Por El Asombrario & Co., el 25 de marzo de 2016, en Divulgación

Menéalo
Un fotograma de La Pasión de Mel Gibson.

Un fotograma de La Pasión de Mel Gibson.

¿Por qué el ser humano es esencialmente un animal religioso? En líneas generales, en torno a un 93% de la humanidad profesa alguna creencia religiosa. Los ateos constituyen el 7% restante. El debate no está en ver qué porcentaje tiene la razón. Hay muchas razones para criticar las creencias religiosas, en cuyo nombre se han cometido atrocidades, quemado mujeres y lapidado científicos. Pero, por otra parte, una gigantesca parte de la cultura y el arte en Occidente está ligada a ese sentimiento religioso. Visiten los Museos Vaticanos y lo comprenderán mejor. Esta es una aproximación -la tercera sobre la Semana Santa en ‘El Asombrario’- desde el cine, con películas casi ‘gore’ como ‘La pasión de Cristo’ a las excepcionales fotografías de Giorgia Fiorio.

Para aquellos que profesan un profundo sentimiento de rechazo a todo lo que suene a clérigo, a religión o Vaticano: están en minoría, según rezan los números (lo que no quiere decir que estén equivocados). Hay cerca de 1.200 millones de católicos, 1.300 millones de musulmanes, 300 millones de cristianos ortodoxos, 600 millones de protestantes y 13 millones que profesan el judaísmo. Y eso que contamos sólo las religiones de un solo dios.

Las religiones politeístas –de varios dioses– agrupan a 900 millones de hindúes, 700 millones de budistas, 110 millones de sintoístas, 700 millones de religiones chinas, 27 millones de sijistas, 300 millones de religiones sincretistas e indígenas y ocho millones de jainistas.

No. Aquí no se trata de atacar a unos ni defender a los contrarios. La cuestión es: ¿por qué el ser humano es esencialmente un animal religioso? Es una realidad innegable. Que yo sepa, los chimpancés, que son los animales genéticamente más próximos a nosotros, no profesan religión alguna. Salvo en el cine, en esa maravillosa película, El planeta de los Simios, protagonizada por Charlton Heston.

Y ya que hablamos de cine, reconozco que La Pasión de Cristo, de Mel Gibson (2004) me impresionó menos que el filme que este excelente actor y extraordinario director realizó poco después, Apocalypto.

Gibson es una estrella caída en desgracia dentro de Hollywood por sus críticas a los judíos, pero sin duda, como director, es uno de los mejores talentos. Estas dos películas tienen en común la potencia visual que refleja como ningún otro filme las pasiones humanas, y sobre todo, las creencias. La crucifixión y tortura de Jesucristo se muestra con todo lujo de detalles, sin escatimar elementos que casi rayan en el gore. ¿Y qué me dicen de ese ritual maya de cortar cabezas en lo alto de una pirámide para calmar a las masas, al que asiste atónito el indio protagonista de Apocalypto?

Son escenas poderosas, que desde luego rechazamos desde nuestro confortable sillón occidental. Pero no podemos olvidar que el dolor, la sangre y el sacrificio tienen su espacio bien definido en las religiones de la Tierra. El Homo sapiens es una criatura que sufre una fuerte inclinación en la creencia de lo sobrenatural. Hace unos años tuve la ocasión de conversar con una fotógrafa, Giorgia Fiorio (www.giorgiafiorio.com), que ha viajado alrededor del mundo para captar imágenes increíbles sobre los rituales religiosos, que rivalizan con estas impresionantes películas de Gibson.

Por ejemplo, en Plaine Du Nord, en Haití, no muy lejos de la costa que alcanzó Cristóbal Colón en las Navidades de 1492, hay una piscina sagrada de unos 20 metros de largo y uno de profundidad que está hecha de barro y sangre de animales. Los peregrinos acuden allí y arrojan alcohol y comida al cieno, que se mezcla con los excrementos. Se bañan durante tres días mientras los tambores no cesan, y entran en una especie de éxtasis sexual, mientras tratan de fusionarse con espíritus agresivos. La piscina apesta, pero el observador no puede tocar el barro. Es sagrado.

Es algo que nos parece chocante. Como nos recuerda el antropólogo Wade Davies, algunos aspectos de los rituales vudú, como beber sangre de gallina, recuerdan ciertos ritos eclesiásticos católicos, como el hecho de que el sacerdote pueda convertir el vino en sangre para darlo a beber. ¿Por qué sería absurdo beber sangre de gallina en un rito vudú?

Fiorio ha recogido imágenes realmente impresionantes sobre estas pasiones religiosas. Es asombrosa la variedad de manifestaciones religiosas. Al sur de Tailandia, los penitentes atraviesan sus cuerpos con agujas; en el río Ganges, millones de indios dejan los cadáveres de sus seres queridos en barcos que se pierden en la bruma. Hay montañas sagradas en el Tíbet a las que acuden los peregrinos desde diversas artes de China e India que están a más de 4.000 metros de altura. Y en los volcanes de Sumatra, los fieles se asoman hasta el cráter humeante para arrojar animales y regalos a los dioses, convirtiéndose en los vulcanólogos más atrevidos del planeta.

¿Les parece una exageración? ¿Creen que estas escenas no representan a toda la humanidad?

La película Contact nos da una respuesta que no es ficción, aunque lo parezca, en una escena que nos viene al pelo. Jodie Foster, o la doctora Eleanor Arroway tiene que someterse a un escrutinio de un comité que quiere seleccionar a un representante de la humanidad para viajar en la nave cuyos planos han sido enviados por los extraterrestres. Ella es quien ha descubierto el mensaje de ET, el proyecto al que ha dedicado toda su vida. Pero se confiesa atea. Como científica, Arroway no puede afirmar que Dios existe. Y Foster es rechazada. En su lugar, su reconvertido jefe, Tom Skerrit, se declara cristiano fervoroso para conseguir el billete en la nave, “como representante del 97% de la humanidad”.

Skerritt es un trepa y nos cae fatal. ¡Pobre Foster! Pero tiene razón. En realidad, en el mundo hay unos 6.158 millones de creyentes, y unas 14 religiones mayores, que contabilizan un 93% de la humanidad. Una humanidad creyente.

Somos un planeta esencialmente religioso, y su retrato múltiple, de peregrinos que hunden los cuerpos de sus seres queridos en un río, de cascadas sagradas e invocación de espíritus, de peregrinos que se martirizan o de filipinos que se someten a la crucifixión con clavos reales –pese a la oposición de la Iglesia católica– es auténtico. Es un retrato de una humanidad invadida por la creencia en lo sobrenatural, pese a los aviones, los rayos láser e internet. Aunque haya un 7% de escépticos. Nos guste o no.

Menéalo
Palabras relacionadas: , , ,

Comentarios

Hay un comentario

Deja tu comentario