17.12.2012

Yolanda Andrés borda el arte

Menéalo

MANUEL CUÉLLAR, Madrid

Es pizpireta, guapa y simpática. Se llama Yolanda Andrés (Zamora, 1973) y reivindica lo artesanal frente a la locura de la actualización continua de lo tecnológico. Ella borda. Y lo borda. Sus propuestas son obras únicas, hechas a mano, por supuesto y en las que mezcla un sentido innato por la decoración con un humor blanco, fino y alegre. Así, como es ella.

Yolanda retomó el bordado por pura necesidad. En 2008 nació su pequeña hija Candela, pero llegó con prisa. “Fue gran prematura por lo que tuvo que estar cinco meses en la UVI y más tarde enganchada en casa a una bombona de oxígeno durante dos años. Ahí comenzó todo. No podía utilizar nada que oliera en casa, ni pinturas, ni óleos… Y tenía la necesidad de hacer algo creativo, algo que quedara”, explica la artista rodeada de sus obras en la galería Mad is Mad donde expone por primera vez sus bordados.

Óleos y pinturas porque Yolanda Andrés estudió Bellas Artes en Salamanca y le gusta el dibujo y la acuarela. Aunque el bordado pudo más. “Cogí carrerilla y seguí bordando durante otros dos embarazos”, dice divertida.

Lo del dedal y la aguja realmente fue una imposición. “Aprendí de pequeñita, con seis años en la escuela”. Nació y se crió en un pequeño pueblo de Zamora, Cubo de Benavente, que tiene escasamente 100 habitantes. Le pregunto sorprendido si era una escuela pública y me responde: “Sí, sí. Bordado era una asignatura obligatoria para las niñas y pretecnología, para los niños”. Uno nunca sabe cómo le va a sacar provecho a estas cosas. “Recuerdo que de pequeña cosía y bordaba a escondidas sólo para hacerle regalos a mi madre”. A los 14 dejó los hilos, hasta que llegó Candela.

Se estableció en Madrid en el año 1999 y comenzó a trabajar en una agencia de publicidad en el departamento de arte, pero el ritmo frenético le duró una década. Decidió parar: “No tenía casi vida y no estaba dispuesta”, asegura convencida. Ahora ha decidido profesionalizar sus bordados y francamente no le va nada mal. Sus estanterías, ciervos, gotas y frases como “Muy hipster” o “Como una ola” interesan. Tanto que hasta una gran marca internacional (que aún no se puede decir) se ha interesado por ella y sus bordados.

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar

El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

3 comentarios

  • El 17.12.2012 , Yolanda Andrés ha comentado:

    Gracias Manuel. Un placer!

Deja tu comentario