29.05.2019

Ayúdanos a acabar con los atropellos de linces ibéricos, su principal amenaza

Menéalo

Un joven ejemplar de lince ibérico. Foto: Alfonso Moreno / WWF Spain.

De 92 ejemplares en 2002 a unos 700 en la actualidad. Los proyectos de conservación y reintroducción del lince ibérico, la joya de nuestra fauna, han sido un gran éxito, del que todos debemos felicitarnos. Pero este felino sigue en un estado de gran fragilidad. Ahora la gran amenaza son los atropellos. Solo en 2018, 29 ejemplares murieron atropellados. Sabemos bien dónde están los puntos negros. Hoy, desde ‘El Arca de la Tierra’, serie de WWF-España con ‘El Asombrario’, os pedimos ayuda para terminar con las carreteras malditas para el lince. Ah, al final del artículo os explicamos también cómo participar en el concurso de relato breve sobre paisajes mediterráneos que ha puesto en marcha WWF.

Por MÓNICA TIMÓN / WWF

Acechando entre la vegetación, una hembra de lince ibérico observa y espera con paciencia el momento preciso para lanzarse a la caza. La lince aguarda en una zona escogida estratégicamente, cerca de un lugar habitual para el paso de conejos. Totalmente inmóvil, casi petrificada, permanece a la espera de que su presa se sitúe justo a la distancia que ella es capaz de recorrer con un solo salto.

Llegado el momento, la joven lince se prepara y salta, pero su presa consigue evitar sus zarpas. Esta vez no ha podido ser. Vuelve a la posición inicial y pacientemente espera a que se produzca una nueva ocasión.

Esta vez no falla. Tras una carrera ajustada, la lince regresa con un trofeo en la boca: un conejo, su presa favorita. Así recorrerá la distancia hasta su refugio, donde sus dos pequeñas crías, de apenas un mes de vida, esperan su comida.

De hábitos solitarios y nocturnos, el lince ibérico es un ágil y excelente cazador. Y los conejos son el plato principal de su dieta, representando más del 80% de su alimentación.

Este felino, especie endémica de la península ibérica, es uno de los mamíferos cazadores más sigilosos que existen. Es huidizo, solitario, muy territorial –necesita unas 600 hectáreas para poder vivir- y un símbolo de la conservación del monte mediterráneo. Pero, además, está considerado como el carnívoro más amenazado de Europa y el felino más amenazado de nuestro Planeta.

A pesar de todo, la historia del lince ibérico es un ejemplo de éxito en la recuperación de una especie en grave riesgo. En el año 2002, solo quedaban 92 linces en la naturaleza, por lo que este espectacular felino llegó a estar catalogado como en “Peligro Crítico de Extinción” a nivel mundial. Pero los esfuerzos de conservación están dando sus frutos y hoy ya son casi 700 los que campean en libertad por la península ibérica.

Esta recuperación ha sido posible gracias a un esfuerzo continuado de muchas entidades, entre ellas WWF, que lleva involucrada en la conservación del felino desde el comienzo de siglo. Las principales labores de conservación se han ejecutado gracias a varios proyectos LIFE consecutivos. El primer objetivo fue detener el declive y asentar las poblaciones existentes para, a continuación, comenzar con la expansión de la especie mediante reintroducciones. Las primeras pruebas se realizaron en Andalucía. Gracias a este trabajo, en 2015 la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) bajó la categoría de amenaza del lince a “en Peligro”.

Con el conocimiento adquirido, era el momento de expandir el área de distribución del lince, creando nuevas poblaciones en otras regiones, elegidas por la presencia de conejo y la calidad del hábitat. Para ello se puso en marcha el  Proyecto Life Iberlince, cuyo principal objetivo ha sido devolver a estos felinos a las zonas de donde nunca debieron desaparecer. Las áreas seleccionadas fueron Sierra Morena oriental (Ciudad Real), Montes de Toledo, el valle de Matachel en Extremadura y el valle del Guadiana en Portugal.

Las reintroducciones han sido un éxito

En 2015 nacieron las primeras camadas de lince fuera de Andalucía (en Matachel, Extremadura). En 2016 hubo reproducción en todas las poblaciones nuevas, con 34 cachorros en total. En 2017, se alcanzaron los objetivos finales del proyecto con más de cinco hembras criando en cada una de las poblaciones y un total de 24 hembras reproduciéndose, que tuvieron 47 cachorros en total. Y las poblaciones continúan creciendo desde entonces.

​Aunque se puede decir que con casi 700 ejemplares el lince se ha alejado del borde de la extinción, su supervivencia sigue sin estar asegurada. El furtivismo, la desaparición de los conejos, pieza imprescindible en su dieta, o la destrucción del hábitat siguen poniendo en peligro a esta especie.

Pero hay una amenaza que sobresale y que hace peligrar gravemente el futuro de este felino: los atropellos. Solo en 2018, 29 ejemplares murieron atropellados en las carreteras. De hecho, cada año, cerca del 60% de las muertes de ejemplares de lince se deben a atropellos. Este número se ha multiplicado en los últimos años hasta convertirse en la mayor amenaza para esta joya de la naturaleza.

Además, la mayoría de las muertes se concentran en unos pocos puntos negros en carreteras, donde es necesario actuar de forma urgente habilitando pasos de fauna que puedan utilizar los linces y el resto de animales para cruzarlas de forma segura.

Para lograrlo, en WWF contamos con una campaña de recogida de firmas para pedir al Gobierno de España que haga los deberes y acabe con estos puntos negros en las carreteras.

Desde WWF trabajamos desde hace 20 años para recuperar la especie y para que los linces que ya viven en la península ibérica, y los que nacerán, tengan un futuro libre de amenazas en la naturaleza.

La lince Minerva con un conejo. Foto: WWF.

***

Concurso de relatos breves para proteger las dehesas

WWF convoca el primer concurso Mediterráneo de relato breve sobre medioambiente. El certamen cierra el 24 de junio; el premio para el ganador sera un viaje a la dehesa con una visita guiada por un experto de WWF.

¿Eres mayor de 18 años y te apasiona escribir historias de conservación? No pierdas esta oportunidad y participa en el primer concurso Mediterráneo de Relato Breve sobre Medioambiente. WWF lanza junto a otras organizaciones, Rooted Everyday’, un proyecto muy especial para concienciar sobre la importancia de conservar paisajes en cinco países del Mediterráneo, como nuestra dehesa.

Los participantes competirán contra escritores de Marruecos, Portugal, Líbano y Grecia. Los premios se otorgan a nivel nacional: sólo habrá un ganador y un finalista. Si el ganador es español se llevará como premio un viaje a una dehesa con una visita guiada con un experto de WWF para conocer uno de los proyectos donde trabaja WWF para apoyar a los productores que cuidan de la naturaleza. Ambas historias ganadoras, serán publicadas en formato eBook, junto a las de los otros ganadores de cada país.

El objetivo de la campaña es crear conciencia y celebrar el patrimonio mediterráneo y los recursos naturales menos conocidos, así  como dar a conocer la amenaza de extinción sobre ciertos paisajes y la cultura rural en las regiones que forman parte de esta campaña. En el caso de España, el paisaje mediterráneo que se quiere dar a conocer para su protección es la dehesa, un ecosistema único en el mundo, que nos ofrece productos de primerísima calidad, pero que atraviesa una grave crisis debido a la falta de apoyo a los productores respetuosos con la naturaleza, la despoblación en el medio rural y el cambio climático.

Los participantes solo tienen que enviar un relato que no supere los 3.000 caracteres y cumpla con todos los términos y condiciones, y enviarlo antes del 24 de junio. Los relatos deben tratar historias que aborden temas de conservación destacados en la campaña Rooted Everyday o de cuentos de tradición oral de las ecorregiones presentadas en la campaña. El concurso cuenta con un jurado mediterráneo, en el caso español es el escritor y periodista Joaquín Araujo, comprometido desde hace 50 años con la comunicación, divulgación y sensibilización ambiental.

  COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Menéalo

Sobre el autor

Un comentario

  • El 29.05.2019 , Israel ha comentado:

    No me extraña nada lo de los atropellos, estuve por Huelva hace unos meses y bajamos a dar una vuelta por la costa, y la gente que conducia por las carreteras aledañas al parque natural iban demasiado deprisa, la mayoria no respetan los límites de velocidad, yo desplegaria radares en todas las carreteras, e incrementaria la presencia policial… Pero realmente no se hará nada, y nadie movera un dedo… Tienen problemas mayores, como las balsas de Fertiberia, o las maravillosas instalaciones petroquimicas. .. Claro que también entiendoque la gente no se conciencie, si quieres ir a ver los linces sólo existe el método paga y te llevamos en cuatro por cuatro… Y si dices la palabra fotógrafo te cobraremos más … Con lo cual han convertido el parque en un agujero negro de ecoturismo casposo a mi entender. Es muy curioso que los tours los hagan solo cobrando en mano, nada de facturas ni tarjetas de crédito… Vamos apesta a chanchullo por parte de los de siempre.
    Ahora vas y te me pones poeta hablando del gatito que caza un conejito…
    Teneís problemas importantes en esa región que se reflejan en que vuestro símbolo de conservación de la naturaleza acaba muerto atropellado, yo me lo haria mirar…

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.