18.01.2013

Andreas Dresen, la verdad del cine alemán

Menéalo

EL AUTOR NOS HABLA SOBRE UNO DE LOS DIRECTORES DE CINE ALEMÁN MÁS INTERESANTES DEL ÚLTIMO LUSTRO. SU CINTA ALTO EN EL CAMINO LOGRÓ EL MÁXIMO GALARDÓN EN SU PAÍS Y EL PREMIO EN LA SECCIÓN ‘UNA CIERTA MIRADA’ DE CANNES. 

LUIS ROCA ARENCIBIA

observatorioaudiovisualdecanarias.com

Que la única certeza de la vida es que nos conduce directos a la tumba nos lo recuerda el director Andreas Dresen (Gera, 1963) en uno de los filmes alemanes más celebrados de 2012, triunfador de los Premios Lola, los equivalentes a nuestros Goya. Conociendo el carácter alemán llama menos la atención que un filme tan despojado de ornamento como Halt auf freier Strecke (Alto en el camino, 2011) lograra, entre otros, el galardón a la Mejor Película del año. En España un Goya así es impensable.

Morir en casa de forma anunciada es el tema de esta película que también fue premio en la sección Una cierta mirada del festival de Cannes. O la evolución, paso a paso, del drama que se produce cuando a un padre de familia del este de Alemania, con hijos de 8 y 14 años, se le comunica que tiene un tumor cerebral irreversible. La coincidencia con la Navidad hace aun más terrible este relato de despedidas. Precisa y delicada, sin concesiones, Alto en el camino es un trozo de realidad sobre lo efímera y azarosa que es la vida contaba con la menor cantidad de filtros posibles. El equipo técnico mínimo, actores con margen para la improvisación y apenas un millón de euros.

Hace poco tuve la oportunidad de ver tres de las más importantes películas de Dresen en el ciclo de cine alemán reciente organizado en Gran Canaria por el consulado de Alemania en Canarias. Gracias a eso también pude hacerle una entrevista vía Skype. Yo en Las Palmas y él en su casa de Postdam, a punto de partir hacia Grecia para la retrospectiva que le dedicaba el festival internacional de Tesalónica. Dresen se inspira, entre otros, en el cine de los hermanos Dardenne y busca en sus filmes el sello de Luis Buñuel, su autor más querido.

Una historia de amor en la tercera edad es el tema de Wolke 9 (En el séptimo cielo, 2008), donde la sexagenaria Ursula Werner da vida a Inge, costurera casada que se enamora del cliente Karl (Horst Westphal), diez años mayor. Se agradece la falta de prejuicios en la presentación del tema. Los besos y lametones que se dan los viejos mientras practican sexo oral le llegan al espectador a palo seco, como si en la guarnición de la hamburguesa nos sustituyeran sin previo aviso las papas fritas por crudités. La historia de este filme que también fue premio en la sección Una cierta mirada de Cannes es en apariencia menos dura que la anterior. Sin embargo, el desenlace, también con muerte de por medio, la hace más dolorosa para el espectador.

Halbe Treppe (A media escalera) es el nombre del modesto bar que da título a la tercera película vista de Dresen, la más antigua (2002) y también la única que contiene elementos de comedia. No es la risa el fuerte de lo alemán. Aún con estos, sigue siendo un filme con una construcción de la historia que parece crecer de la forma en que siempre estuvo previsto que lo hiciera. El dueño de Hable Treppe, Uwe (magnífico Axel Prahl), es el último que se entera de la noticia de que su mujer Ellen (Steffi Kühnert, único intérprete que repite en los tres filmes) le ha estado poniendo los cuernos con su mejor amigo, conductor de un programa de radio. Y el último, también, que advierte que mientras la relación del amigo se recompondrá, el suyo está abocado a la más cruel de las rupturas. Otros elementos inyectan a esta historia dosis de realismo mágico que tampoco existen en las propuestas posteriores. Parece que Andreas Dresen ha ido despojando a sus filmes de humor y elementos fantásticos con el paso del tiempo. La poesía en su cine es ir directo a la esencia de las cosas.

Menéalo

Sobre el autor

Luis Roca Arencibia
Tras titularse en Comunicación Audiovisual, trabaja en el cine desde 1992. Ha publicado biografías sobre el productor Andrés Santana (“El vuelo de la cometa”, 2003) y sobre el distribuidor Francisco Melo Sansó (“El sueño del Monopol”, 2010). Autor en el libro colectivo “Graphiclassic: Moby Dick” (2013). Comisario con Arantxa Aguirre del ciclo “Buñuel/Galdós: Vasos Comunicantes”, exhibido en Belgrado, Nueva Delhi y Tel Aviv. Única firma española en el monográfico sobre Luis Buñuel editado por la Cinemateca de Tel Aviv (2013). Es director de los proyectos formativos “Cinexprés” y de recuperación documental “Salvar la Memoria: 50 años de Tirma y Moby Dick”. Desde 1996 es colaborador de cine del diario La Provincia. Desde 2003 de viajes en El País. Ha publicado textos de cine en El País Semanal. Dirigió la sección de Canarias del festival de Las Palmas, que consolidó como una de las principales de la cita. Ha sido vocal del Ministerio de Cultura para las ayudas al cine en España. Puedes seguirme en: Twitter: @LuisRocaA Facebook: Luis Roca Arencibia Instagram: @luisrocaarencibia

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

    Deja tu comentario

    He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
    Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

    ¿Qué hacemos con tus datos?
    En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

    Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

    Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.