29.10.2014

Casi un millón de amapolas: La ‘marea roja’ de Londres

Menéalo
amapolas-londres-apertur

La Torre de Londres vierte una cascada de amapolas en homenaje a los soldados británicos caídos en la Primera Guerra Mundial. Foto: Juan Martín Serrano.

Una marea de amapolas de cerámica rodea estos días la Torre de Londres en una acción tan artística como emocional. Recuerdan a los soldados británicos que murieron en la Primera Guerra Mundial. Este año se celebra el centenario de su final.

Fotografías de Juan Martín Serrano

Cae la tarde en la Torre de Londres. Centenares de curiosos observan los miles de flores rojas de cerámica sembradas en el foso. Un Beefeater, un guardián de la Torre londinense, con su característico uniforme popularizado gracias a la imagen de la botella de ginebra, lee nombres entre el silencio respetuoso de la multitud. Jóvenes y ancianos, hijos y nietos, de quienes combatieron en la Primera Guerra Mundial y murieron en la contienda, permanecen atentos al borde del llanto. El rojo del foso brilla con las luces de los reflectores. Es una marea carmesí cultivada durante tres meses con mimo. Son 888.246 flores de cerámica, una por cada soldado británico caído en batalla. Fueron plantadas en la zanja que rodea la Torre por un ejército de voluntarios desde el pasado 5 de agosto, el día en que se cumplía el centenario de la incorporación de los británicos al frente. Las amapolas de porcelana han sido diseñadas por el ceramista Paul Cummins, que ya tenía experiencia en este tipo de instalaciones. Las flores se han estado vendiendo por 25 libras cada una (31 euros) y esperan recaudar más de 15 millones de libras, que se entregarán a diferentes asociaciones caritativas.

Hay emoción en estas improvisadas ceremonias. La de este año es especial por la conmemoración del centenario de la Gran Guerra, pero siempre, por estas fechas, todo el Reino Unido se llena de flores de tela, de papel, como si fuera un multitudinario día de la Cruz Roja. Las amapolas que cada mes de noviembre lucen los hombres y mujeres en sus solapas conmemoran el fin de la Primera Guerra Mundial con precisión estética y con la hora fijada en aquel 11 del 11 de 1918, a las 11 horas, cuando se firmó el armisticio entre los Aliados y el Imperio Alemán. El rey Jorge V quiso solemnizar aquel momento y rendir un homenaje a todos los muertos que habían entregado su vida por su país. Así decretó que todos los 11 de noviembre serían el Día del Recuerdo, y adoptaron como símbolo una amapola. ¿Por qué la elección de esta flor? Un emotivo poema tuvo la culpa:

“En los campos de Flandes / crecen las amapolas. / Fila tras fila / entre las cruces que señalan nuestras tumbas. / Y en el cielo aún vuela y canta la valiente alondra, apenas oída por el ruido de los cañones”. Estos versos fueron escritos en 1915 por un soldado canadiense, John McCrae, tras ver cómo moría su amigo, el teniente Alex Helmer, en la sangrienta batalla de Ypres, en Bélgica. El poema tuvo tanto éxito que los soldados lo leían y lloraban viendo literalmente los campos cubiertos de sangre. La leyenda, tan conveniente a los sucesos épicos, cuenta que cuando los cañones se silenciaron y los hombres volvieron cojos, ciegos, aterrados de tanto horror, a sus lugares de origen, aquellos campos florecieron en primavera con miles de amapolas.

Y cien años después, el mar rojo se asoma a la City de Londres. Ahora en una singular paradoja convertida en otra atracción más de la ciudad. Todos estos días lucen la amapola en el ojal y en el foso de la torre ya no cabe ni una más. En el recuerdo, el homenaje a quienes combatieron, mientras los labios de muchos musitan otra de las estrofas de los Campos de Flandes: “Jamás descansaremos, aunque florezcan en los campos de Flandes las amapolas”.

amapolas-londres-discurso

amapolas-londres-verde

amapolas-londres

amapolas-londres-caida

londres-amapolas

Menéalo

Sobre el autor

Julia Luzán
Julia Luzán Periodista. Observadora de la realidad. En el diario El País durante 27 años. Antes, corredora de fondo en periódicos y revistas. Me gusta el arte, devorar libros y contar como son las cosas y adivinar que hay detrás de ellas. Puedes seguirme en Twitter @jluzan

¿Quieres leer más artículos de este autor?

3 comentarios

  • El 03.11.2014 , Rodrigo ha comentado:

    Una hermosa manera de recordar las atrocidades que los seres humanos somos capaces de llegar a cometer.

    Muchas gracias por este artículo, desconocía por completo esta conmemoración.

    Saludos

    Rodrigo

  • El 03.11.2014 , samu ha comentado:

    Ejem….
    1ª G.M. 1914-1918… ¿centenario de su final?

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.