14.06.2019

Cinco libros para saber de una vez qué nos espera con la crisis climática

Menéalo

La activista ambiental Greta Thunberg. Foto: Anders Hellberg.

Ha dejado de ser una amenaza para convertirse en una realidad que puede cambiar para siempre el mundo conocido. Aquí repasamos cinco libros –de Greta Thunberg a Jonathan Franzen–, la mayoría editados en los últimos meses, con diversas perspectivas sobre el cambio climático, pero con una nota común: estamos hablando de una emergencia, nos estamos jugando el futuro de la humanidad, debemos actuar ya.

Frente a quienes piensan que lo que está en juego es el planeta, la realidad es otra. Si los peores pronósticos de Naciones Unidas y de decenas de organismos se cumplen, el planeta seguirá ahí, pero tal vez nosotros no estemos para contarlo, o quizás solo una minoría privilegiada que ya se está preparando para sobrevivir a lo peor. El planeta seguirá, pero la naturaleza sobre la que se ha asentado la vida, la biosfera, será otra.

Los efectos del aumento de temperatura los estamos viviendo ya: millones de personas desplazadas y de especies amenazadas; aumento del nivel del mar, de la sequía y de los fenómenos meteorológicos extremos. Aunque los científicos nos llevan alertando desde hace años de estas consecuencias, no parece que nos hayamos tomado demasiado en serio la urgencia del problema. La imagen de una humanidad que viaja en el Titanic se utiliza a menudo para ilustrar el momento en el que nos encontramos.

Ha tenido que ser una adolescente sueca, Greta Thunberg, quien, a partir de un gesto, haya logrado unir a la causa por el clima a millones de personas, la mayoría jóvenes. Son ellos quienes van a padecer más las consecuencias del aumento de la temperatura global por la desmesura de los padres y abuelos. Por primera vez en la historia, el mundo que dejaremos a nuestros hijos será peor que el que conocimos. El Parlamento británico ha declarado la emergencia climática. Según el Eurostat, la mayor preocupación de los ciudadanos alemanes de cara al futuro no es la inmigración, como algunos pudieran pensar por el auge de la extrema derecha, sino el cambio climático. En España esa sensibilidad aún no ha calado del todo, de ahí que más de una veintena de colectivos de distintos ámbitos (la educación, la ecología, la ciencia) hayan pedido al gobierno del Estado y al de las comunidades autónomas y ayuntamientos que declaren también la emergencia climática y que se tomen medidas para que el desastre no sea mayor.

Durante siglos, los humanos hemos adorado el mito de Prometeo (el titán que roba el fuego a los dioses) y despreciado a Casandra. ¿Pero qué ocurre si es Casandra quien lleva razón?

El mundo editorial no es ajeno a esta preocupación creciente por las consecuencias del cambio climático y busca aportar respuesta e información a unos lectores que demandan herramientas para enfrentarse a un mundo volátil, que ha entrado en un nuevo paradigma. Cada vez son más los libros que abordan esta cuestión.

Se acaba de editar un pequeño libro que recoge algunos de los discursos con los que Greta Thunberg ha removido algunas conciencias, Cambiemos el mundo (Lumen). Un libro apto y obligatorio para mayores y niños. Yo ya se lo he regalado a mi hijo adolescente.

Quien aún tenga dudas sobre lo que está en juego y quiera entender de qué hablamos cuando hablamos de cambio climático, les recomiendo que lean Y vimos cambiar las estaciones. Cómo afrontar el cambio climático en seis escenas (Errata Naturae), de Philip Kitcher y Evelyn Fox Keller, dos reputados científicos y divulgadores. El planteamiento del libro es muy original. A partir de una serie de conversaciones, los autores nos aclaran todas las dudas posibles sobre las implicaciones en nuestra vida del aumento imparable de las temperaturas. Conscientes de las lagunas que todavía tienen los ciudadanos en torno a este problema que necesita soluciones urgentes, Kitcher y Keller huyeron de la frialdad de los números y optaron por la narración de los hechos. ¿Es verdad el cambio climático? ¿Por qué preocuparse? ¿Qué puede hacerse?¿Quién paga? ¿Es necesaria una nueva política? Y el resultado es una narración fluida y amena que bien podría ser una novela de terror si no fuera porque aún estamos a tiempo de evitar el desastre y tener un final feliz. “Una guía de navegación para el pensamiento y el debate, una necesidad urgente si queremos conservar un mundo habitable”, ha escrito sobre este libro Noam Chomsky.

Si vivimos en una emergencia climática y nuestra casa, la biosfera, está en llamas, necesitamos un acuerdo para apagar el fuego. Un acuerdo global porque lo que haga y hace Estados Unidos (el país más contaminante del mundo junto a China, que ahora andan en una disputa comercial) supone implicaciones en todo el planeta y en sus habitantes. Con prólogo de Íñigo Errejón, en ¿Qué hacer en caso de incendio? Manifiesto por el Green New Deal (Capitan Swing), el bioquímico Héctor Tejero y el antropólogo Emilio Santiago analizan, desde una perspectiva fundamentalmente económica y social, los efectos del cambio climático y las posibles soluciones, que necesariamente pasan por lo que se ha llamado un Green New Deal. Se trata de una idea lanzada hace años por algunos economistas y que ahora ha revitalizado la joven política norteamericana Alexandra Ocasio-Cortez. Igual que hubo un plan Marshall para reconstruir Alemania y en los años treinta se optó por una salida keynesiana a la crisis financiera tras el crack del 29, ahora necesitamos algo parecido, un impulso a la economía verde, una inversión millonaria y ambiciosa que cambie el modelo productivo y de consumo y que ponga freno a los desmanes neoliberales. El planeta es finito, eso lo sabemos todos, aunque algunos no quieran darse cuenta porque intentan alargar el beneficio fácil a costa de hipotecar el futuro de las próximas generaciones. Los autores, que huyen tanto del catastrofismo como del nihilismo, proponen incluso un programa transversal para la próxima década que aborde una revolución energética, económica y social. Desde el activismo social y político, al modo Naomi Klein, Tejero y Santiago nos recuerdan además que luchar contra el cambio climático no solo supone defender el mundo que habitamos sino que también es un deber moral, pues son las personas más desfavorecidas quienes más van a padecer sus efectos.

Casi desde la perspectiva contraria, tanto por el tono (más literario e intimista) como por el enfoque (alejado del activismo, del cual recela), en El fin del fin de la tierra (Salamandra) Jonathan Franzen reúne 16 textos publicados en diversas revistas. Aunque el libro incluye alguna lectura de novelistas recientes, la mayoría de los textos son viajes hilvanados en torno la observación de aves (Franzen es un apasionado de la ornitología). Todo ello bajo el trasfondo de un mundo afectado ya por el cambio climático y que inexorablemente se aproxima a su fin. Destaca el viaje que hace a la Antártida, un espejo donde los humanos podemos ver los efectos de la desmesura humana. Franzen parte de la idea de que el cambio climático es irreversible y que todo nuestro esfuerzo debería estar centrado ahora en la conservación de lo que queda, por ejemplo la preservación de especies como el albatros. Franzen, uno de los novelistas más solventes de la narrativa norteamericana actual, peca en este libro de un nihilismo que ha despertado la crítica de numerosos sectores conservaciones, tanto dentro como fuera de su país, pues, a pesar de los dardos que lanza contra Donald Trump, de alguna manera su postura puede parecer demasiado benévola con los responsables del desastre en el que nos encontramos.

Aunque editado hace un par de años, sigue siendo imprescindible la lectura de ¿Vivir como buenos huérfanos? (Libros de la Catarata), de Jorge Riechmann. Este profesor de Filosofía y poeta es una de las voces ineludibles para entender la crisis ecológica actual. Con este libro cierra su trilogía en torno a la autoconstrucción en el siglo XXI. El Siglo de la Gran Prueba lo llama, por la dimensión que el cambio climático tiene ya y tendrá en nuestras vidas, y por una crisis civilizatoria que aún es posible revertir, no con pequeños gestos, sino con un giro de 180 grados en nuestra manera de producir y consumir. A partir de una crítica incisiva del capitalismo y de la ilusión de un falso progreso, Riechmann propone una nueva forma de relacionarnos con la naturaleza y con nosotros mismos que pasa por la autocontención, la mesura, la solidaridad, el buen vivir y la certeza de que somos ecodependientes.

En el discurso que dio en el Foro Económico de Davos a principios de este año y que recoge Cambiemos el mundo, Greta Thunberg les dijo a las personas más poderosas del planeta:

“Los adultos dicen continuamente: ‘Tenemos que infundir esperanza a los jóvenes, se lo debemos’.

Pero yo no quiero su esperanza.

No quiero que sean optimistas.

Quiero que entren en pánico.

Quiero que sientan el miedo que yo siento todos los días.

Y entonces quiero que actúen.

Quiero que actúen como lo harían si estuvieran en una crisis.

Quiero que actúen como si nuestra casa estuviera ardiendo.

Porque así es”.

¿Qué vamos a hacer para apagar este incendio?

 ECOLEC se suma a ‘El Asombrario’ #SúmateAlReciclajeResponsable

Menéalo

Sobre el autor

Javier Morales
"Soy escritor, periodista y profesor de escritura creativa. He publicado el relato autobiográfico "El día que dejé de comer animales", las novelas “Trabajar cansa” y “Pequeñas biografías por encargo” y los libros de relato “Ocho cuentos y medio”, “Lisboa” y “La despedida”. Imparto clases de escritura creativa en el taller de Clara Obligado y en la Escuela de Escritores. En Área de Descanso hablo de los libros que me gustan. Puedes seguirme o escribirme en: escrituracreativajaviermorales@gmail.com Puedes seguirme en:

Facebook: www.facebook.com/javier.moralesortiz

Twitter:https://twitter.com/javiermoralesor www.javiermoralesortiz.com

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

  • El 18.06.2019 , Oscar Holguin ha comentado:

    El futuro que nos espera no es el mejor para la humanidad si no cambiamos los hábitos de vida tan contaminante,el consumismo desmedido e irresponsable que contamina el entorno es imparable por la falta de concientizacion. Añadido con la tala de bosques primario, pesca descontrolada del mar y arrojo de basuras como el plástico. En fin una locura esto de emision de gases efecto invernsdero. No es alentador lo que nos precede.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.