11.02.2013

Ecosistema del asesinato de tres mujeres por la Mafia

Menéalo
Sabrina espera para salir a escena a cantar “La letrera”.  Durante la canción comienza a llorar (bajo demanda) paraemocionar a la audiencia.

Sabrina espera para cantar en ceremonias. Bajo demanda llora para emocionar a la audiencia.

ES EL ROBERTO SAVIANO DE LA FOTOGRAFÍA. HA DESAFIADO LA ‘OMERTÁ’, LA LEY DEL SILENCIO. EL ITALIANO VALERIO SCAMPA DOCUMENTA CON SUS FOTOGRAFÍAS, SOBRE TODO DE NIÑAS Y ADOLESCENTES ATRAPADAS EN SANGRIENTAS ‘VENDETTAS’, EL OPRESOR AMBIENTE DE LA CAMORRA EN NÁPOLES.

MILUCA MARTÍN

Todo empezó con una negativa. La policía negó al fotógrafo italiano Valerio Scampa (Milán, 1972) el permiso para fotografiar las pruebas originales del asesinato de Annalisa Durante, el 27 de marzo de 2004, en Forcella, uno de los barrios de Nápoles donde reina la Camorra. A Spada le llamó la atención la muerte de tres mujeres en la misma semana por asuntos relacionados con la Mafia y decidió investigar. Annalisa, de 14 años, estaba charlando frente a la tienda de su padre con su amigo Salvatore Giuliano, miembro de los Giuliano, una de las dos familias de la Camorra que se disputan el poder en Nápoles. Aparecieron dos miembros de la familia rival Mazzarella, empezó un tiroteo y una bala atravesó la cabeza de Annalisa.

No pudo fotografiar las pruebas originales pero sí le permitieron tomar imágenes del cuaderno del informe policial de la investigación. Y así empezó este trabajo, Gomorrah Girl, que se puede ver en la Galería Cero. “Quería fotografiar a las chicas que viven en ese barrio. Fui a buscar al padre de Annalisa para que me contara la historia. Al principio fue difícil que hablara, pero luego se abrió y me contó todo. No ha querido mudarse de barrio, sigue con su tienda frente al lugar donde mataron a su hija y le lleva el desayuno a su tumba todas las mañanas”. Una foto de una medalla colgando del cuello del padre con el rostro de su hija abre la exposición.

Spada ha tratado de reflejar la vida de esas niñas y adolescentes a las que por sus circunstancias vitales se les roba parte de su infancia. Un claro ejemplo de esto es el fenómeno de las “cantantes melódicas”: son niñas de 11 a 15 años que cantan en ceremonias, bodas, bautizos, y que pueden llegar a cobrar 1.000 € por una actuación de 15 minutos. A veces son utilizadas por la Camorra para enviarse mensajes entre bandas en las letras de las canciones. Sabrina, de 11 años, con su jersey rosa con la imagen de Daisy, es una de las más conocidas. Otra muestra de esas jóvenes cuyo destino parece escrito es Giovanna, en arresto domiciliario por vender droga. Se tatuó una pistola cuando fue detenida para recordar que no lo volverá a hacer. La mayoría vive en el barrio de Scampia, en un grupo de edificios llamados Las Velas en casas de 2 habitaciones, una para dormir y otra para la droga. Pero Spada también ha querido reflejar que aún existe una esperanza en jóvenes como Viviana Tuccillo, campeona de boxeo de Italia a los 18 años. Entrena todos los días cinco horas en el gimnasio y luego enseña gratis a los niños del barrio. Y la imagen de Liviana, como una Gioconda, con la mano en la cara y la suave iluminación natural recortando el rostro. “Con ella traté de hacer otra cosa. En Italia creces con las fotos de la Camorra en blanco y negro. Con ese retrato quería enseñar que la belleza sobrevive a pesar de todo”.

En la realización del trabajo ha habido de todo, incluidos algunos momentos peligrosos. Tuvo que utilizar sus mejores artes para convencer al Killer of Scampi, de 31 años, 13 de los cuales los pasó en prisión por matar a alguien cuando tenía 18. Después de discutir con él, le convenció y accedió a posar orgulloso con su moto. Pero sin duda el peor momento fue cuando se adentró en lo que llaman la escuela. Un edificio abandonado lleno de camellos, yonkis y prostitutas. Es uno de los lugares más peligrosos de Nápoles. En esos casos, cuando las fotos no son consentidas, utiliza la cámara digital, pero se dieron cuenta y empezaron a rodearle y a increparle. “Me vieron hacer fotos y me persiguieron; traté de razonar con ellos, pero era imposible, son como zombies, con las jeringuillas colgando y completamente colocados. Logré salir de allí con la ayuda de los capos de la zona”.

Esta exposición no se ha visto en Nápoles. “Me han amenazado por teléfono y también cara a cara. Roberto Saviano, el autor del libro Gomorra, me ha escrito para mostrarme su apoyo. Él también tuvo problemas. Al resto de los artistas parece no importarles mucho este tema”.

Gomorrah Girl. Hasta el 28 de marzo. Galería Cero. Fuenterrabía, 13. Madrid, De lunes a viernes: 08.30 a 14.30 y de 16.30 a 22.00. Entrada gratis.

Además de la exposición se puede ver el libro que Spada ha publicado con todo este trabajo y que ha sido galardonado con el premio Photography Book Now 2011. Se puede ver en su web www.valeriospada.com

Menéalo

Sobre el autor

Un comentario

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.